El venezolano Jorge Linares aseguró, unas horas antes de la pelea ante Vasyl Lomachenko, que el ucraniano aún estaba en proceso de aprendizaje en el boxeo profesional. De ser cierto, este sábado en la noche se graduó con honores.

El europeo sumó una nueva victoria, una que lo colocó en el libro de récords, al noquear a Linares (44-4, 27 nocáuts) en el décimo asalto de la refriega que se realizó en el Madison Square Garden. De esta forma, Lomachenko (11-1, nueve nocáuts) le arrebató el título de las 135 libras al “Niño de Oro” en un combate de bastantes intercambios desde el principio al final.

Embed

La victoria le permitió a Lomachenko convertirse en el hombre que más rápido ha alcanzado títulos en tres divisiones diferentes, al hacerlo en apenas 12 peleas. En contraste, por ejemplo, Oscar de La Hoya, promotor de Linares y considerado uno de los mejores pugilistas en la historia, lo hizo en 22 combates.

Rápido inicio

Linares, quien tenía una seguidilla de 13 victorias, pareció apuntarse el primer round, pero a partir del segundo, Lomachenko fue subiendo su nivel. El ucraniano, quien ha sido uno de los mejores en la historia del pugilismo aficionado, fue encontrando con más frecuencia el rostro de Linares y con su variedad de ángulos diferentes y gran movimiento de piernas fue sumando poco a poco hasta romperle la ceja izquierda al entonces campeón.

El tornado de golpes de Lomachenko, sin embargo, sufrió un revés cuando en el sexto round Linares logró pescar al ucraniano con un rectazo al rostro para enviarlo a la lona por primera vez en su carrera como profesional.

Embed

Pero fue una alegría efímera para Linares. Lomachenko siguió su incesable ataque hasta que llegó el momento decisivo del combate en el décimo asalto. Cuando habían transcurrido 2:08 del round, Lomachenko colocó un golpe en el hígado que mandó a la lona al venezolano, quien pese a poder levantarse antes de terminar la cuenta, no pudo continuar.

Otra victoria

La victoria le permitió a Lomachenko continuar su ascenso en su deseo por convertirse en uno de los mejores de la historia. Unos meses antes sumó otra conquista importante al batir al cubano Guillermo Rigondeaux, quien abandonó tras seis asaltos, en una pelea que enfrentaba por primera vez a dos doble campeones olímpicos.

Si bien este sábado el camino fue un poco diferente, el resultado fue el mismo que ante Rigondeaux. Lomachenko volvió a mostrar la fórmula que lo ha catapultado al ansiado título del “mejor libra por libra”: una técnica sobresaliente, una inteligencia por encima del promedio en el ring y una capacidad impresionante de lanzar golpes desde cualquier ángulo. Con esta receta se llevó por el medio al hombre más alto y corpulento del ring.

El revés de Linares dejó a Venezuela con apenas dos monarcas en la actualidad, Carlos Cañizalez, campeón regular de las 108 libras de la Asociación Mundial de Boxeo, y José Uzcátegui, interino de la Federación en las 168 libras.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario