Una medalla olímpica vale muchísimo más que su precio en metal. Para un país es un símbolo de orgullo y sobre todo un poderoso argumento de propaganda para exaltar su sistema. Por eso hay tantas maneras de reconocimiento a los triunfadores como naciones hay en el mundo.

Uno los países que más dinero ofrecía al ganador de una presea dorada en Tokio 2020, Singapur con $764,000, no logró ningún metal, en cambio Hong Kong obtuvo seis en total y una de oro con un premio de $644,000 para el vencedor de los laureles máximos.

Te puede interesar

Por Latinoamérica, Brasil fue el mejor ubicado en el medallero con 21 preseas ganadas, siete de ellas de oro. El gobierno brasileño se comprometió de antemano premiar con 49,000 dólares a los campeones.

Cuba fue el segundo equipo mejor ubicado de la región con 15 medallas, siete de ellas doradas. Los premios a los atletas, sin embargo, siempre han sido un motivo de controversia en la Isla.

Bastará decir que, en 1992, con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, Fidel Castro proclamaba: “Nuestro pueblo les paga [a los medallistas] no con oro, no con dinero a los atletas, les paga con admiración, les paga con simpatía, les paga con cariño”.

Castro no decía, en ningún momento, que la dictadura se queda con la parte del león de los premios.

“El antillano Javier Sotomayor, plusmarquista mundial al aire libre [2.45 metros] de salto alto, me dijo que tras uno de sus triunfos en Alemania y de regreso a Cuba con un cheque de 25,000 dólares en el bolsillo, ni siquiera podía tomarse un refresco”, comentó Omar Claro, director de deportes de la estación radial La Poderosa 670 AM. “El premio en metálico estaba a su nombre, pero únicamente el Estado cubano podía hacerlo efectivo”.

En su libro “Medallas de oro y rostros de bronce”, publicado en el 2006, Claro revela que Sotomayor le contó que directivos del gobierno cambiaron el cheque y le entregaron 2,500 dólares.

Periodistas deportivos cubanos basados en Miami señalaron que años atrás los premios establecidos por el INDER variaban según el color de la medalla y el oro era recompensado con 300 dólares pagados en CUC, que era el peso convertible cubano.

En la actualidad no se sabe a cuánto ascenderá el premio en efectivo o en especies para los medallistas de la Isla.

La frustración, sin embargo, repercute en las redes sociales.

“Todos los países pagan diferente por el oro y Cuba en Tokio 2020 quedó en el puesto 14 con siete medallas doradas”, comentó un deportista de la Isla. “Cada Comité Olímpico Nacional reparte los premios. La dictadura cubana recibe billete por todos lados. Y los deportistas cubanos se mueren en la más perra miseria. Es triste decirlo, pero es la verdad. Yo amo la internet, porque gracias a la internet todas estas cosas aparecen y salen a flote. Y muchas cosas más van a salir a flote sobre la dictadura cubana y la manera tan vil cómo les ha robado el dinero a todos los deportistas cubanos. Por eso los deportistas se quejan. Son unos ladrones y abusadores”.

Según la cadena NBC, que transmitió los Juegos de Tokio 2020, cada presea de oro tiene un costo de 820 dólares.

Venezuela y Ecuador cumplieron la mejor actuación de su historia olímpica. Yulimar Rojas se convirtió en la primera mujer venezolana en teñirse de dorado y además el equipo sumó tres de plata.

Los pesistas Julio Mayora y Keydomar Vallenilla fueron los únicos medallistas que aterrizaron el martes en el aeropuerto de Maiquetía, porque Rojas y el ciclista Daniel Dhers residen en España y Estados Unidos, respectivamente.

No se conocen los premios establecidos por el Comité Olímpico Venezolano para sus medallistas, lo único cierto es que Mayora imploró por una casita para su madre.

Ecuador finalizó en el puesto 60 pero por primera vez en su historia logró dos medallas de oro en un solo Juego y además una tercera de plata. No se conoce a cuánto asciende el premio en metálico para sus campeones.

Colombia no pudo conseguir el oro como sí lo había hecho en Río de Janeiro con tres títulos a cargo de la saltadora de triple Caterine Ibarguen, la ciclista Mariana Pajón y el pesista Oscar Figueroa. En Tokio, los cafeteros lograron cuatro preseas de plata y una de bronce.

Por cada metal dorado, Colombia había asignado 57,500 dólares, por la plata 48,500 y por el bronce 34,500.

Mientras, República Dominicana consiguió tres medallas de plata y dos de bronce.

El programa de premios más innovador de todos, sin embargo, es el que anunció el martes pasado el Comité Olímpico de Estados Unidos. A partir de ahora, sus atletas podrán participar de los beneficios que dejan los auspiciadores y pueden hacerlo a través de diversos programas.

El amateurismo quedó en el pasado en los Juegos Olímpicos. La preparación de un atleta es muy costosa y compromete su futuro. Por eso a la hora del reparto hay que considerar el enorme esfuerzo realizado y hay que encontrar vías para compensarlo de una manera justa.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.34%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.67%
61063 votos

Las Más Leídas