viernes 23  de  febrero 2024
Béisbol

Serie del Caribe: El inolvidable "Dream Team" boricua del 1995

Un recuerdo único del mejor equipo boricua que disputó un torneo en la historia de la Serie del Caribe
Por ROBERTO COLÓN - UNANIMO Deportes

Antes del nacimiento del Clásico Mundial de Béisbol para un pelotero latinoamericano lo más cercano a representar los colores de su patria era el participar en la Serie del Caribe, pero aun así era prácticamente imposible el poder reunir a los mejores peloteros en un solo equipo.

Hace años un puñado de figuras de las Grandes Ligas jugaban en sus torneos invernales para llegar listos a los entrenamientos primaverales, pero la mayoría optaban por descansar, muchas veces por recomendación de sus novenas en las mayores para así no arriesgarse a una lesión.

Hoy día las estrellas del mejor béisbol sencillamente brillan por su ausencia tanto en los torneos locales como en la Serie del Caribe, pero es bueno recordar que no siempre fue así en momentos que arranca una nueva edición del certamen.

En el 1995, Puerto Rico presentó una de las novenas más poderosas en la historia de la llamada “Pequeña Serie Mundial Latinoamericana”.

Fue denominado como el “Dream Team“, la versión del béisbol del famoso “Equipo de Ensueño” de baloncesto que presentó Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 compuesto por estrellas como Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird, Charles Barkley,

Karl Malone, John Stockton, Patrick Ewing, David Robinson, Clyde Drexler, Scottie Pippen, Chris Mullin, y Christian Laettner, el único universitario que también tuvo una carrera decente en la NBA.

Debido a la huelga que afectó la temporada de las mayores en el 1994, muchos peloteros latinoamericanos decidieron ver acción en sus respectivas ligas invernales. En el caso de Puerto Rico, como la isla era la sede del evento, los directivos del equipo campeón de los Senadores de San Juan decidieron formar el mejor equipo posible con miras a conquistar el título ante su gente.

Un trabuco ofensivo

Y el resultado fue una de las alineaciones más explosivas jamás vistas. La alineación de la Serie del Caribe incluía al receptor Carlos Delgado, el primera base Carmelo Martínez, el segunda base Roberto Alomar, el torpedero Rey Sánchez, el tercera base Carlos Baerga, los jardineros Rubén Sierra, Juan “Igor” González y Bernie Williams, mientras el bateador designado era Edgar Martínez.

Tan poderosa era la ofensiva que Sánchez, quien fue el campeón de bateo de la liga puertorriqueña con un promedio de .348, era el noveno bate. De ese grupo, hay dos miembros del Salón de la Fama de Béisbol, Alomar y Martínez, y dos de los jonroneros más prolíficos en la historia en González (434 vuelacercas) y Delgado (473 bambinazos), además de un cuatro veces campeón de Serie Mundial con los New York Yankees, Bernie Williams.

El cuerpo monticular no era de “ensueño”, pero contaba con sólidos brazos como Ricky Bones, Doug Brocail, Eric Gunderson y Chris Haney, y un cerrador de primera en Roberto Hernández, quien en su carrera en Grandes Ligas salvó 326 juegos.

Los Senadores ganaron la Serie del Caribe de forma invicta contra los Naranjeros de Hermosillo (México), Leones de Caracas (Venezuela) y los Azucareros del Este (República Dominicana), que tenían en sus filas al miembro del Salón de la Fama, Pedro Martínez, y uno con buenas posibilidades de acompañarlo en el futuro, el tercera base Adrián Beltré, además de Raúl Mondesí, Julio Franco, José Rijo y José Offerman.

Dominicana quedó en el segundo puesto con marca de 4-2, y la novena boricua ganó sus dos encuentros ante los pitcheos de Martínez y Rijo.

Grandes recuerdos “El apoyo del país fue una cosa inolvidable”, dijo Delgado sobre esa novena puertorriqueña durante la pasada Serie del Caribe del 2020.

En aquel entonces Delgado tenía apenas 23 años y recordó que, al llegar al camerino de la escuadra, vio a sus compañeros de equipo y decía: ‘yo quiero ser como ellos’. Al equipo lo podemos medir por el legado que dejó. Todavía hablamos del equipo como si hubiese sido ayer”.

Alomar, quien fue exaltado al Salón de la Fama en el 2011, fue escogido el Jugador Más Valioso de la Serie del Caribe al terminar campeón de bateo con .560 y líder en carreras impulsadas con 10, mientras que Williams fue el líder en bambinazos con tres.

Fue una increíble demostración con el estadio Hiram Bithorn repleto cada noche que jugó la novena puertorriqueña en medio de un ambiente festivo caribeño.

“Es una experiencia única y me siento honrado de pertenecer al grupo. Es una bendición, que sigan pasando los años y esa hazaña sea recordada”, recordó Bones, quien jugó 11 temporadas en las mayores, y comparó el triunfo “como tener un anillo de Serie Mundial”.

“Representar a Puerto Rico y tener ese nombre en el pecho, es algo increíble. Y estar rodeado de tantas estrellas de Grandes Ligas en un parque lleno a capacidad, es una experiencia imborrable y fue lo que sembró la semilla del hambre en mí de seguir trabajando y seguir adelante en mi carrera”, agregó.

El impacto de ese equipo fue tal que se le dedicó la Serie del Caribe de 2015 y 2020 que se realizaron en la Isla del Encanto. Y es muy probable que tampoco sea la última vez que reúnan las figuras en el marco del clásico de béisbol caribeño.

Con la llegada del Clásico Mundial de Béisbol, ahora cada cuatro años los fanáticos tienen la oportunidad de ver a las grandes figuras juntos en busca del campeonato.

Pero por siempre vivirá ese recuerdo de ese “Dream Team“, una novena que puso a soñar a una pequeña isla amante del béisbol, y le brindó una alegría al fanático que se quedó sin su pasatiempo nacional por la huelga.

FUENTE: UNANIMO DEPORTE

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar