MIAMI. El jamaiquino Usain Bolt, el hombre más veloz del mundo, se cansó de ganar medallas en las pistas de atletismo y se aventuró a ir por el sueño de ser futbolista. Lo cumplió.

Ahora, con ambas metas en las manos, el velocista puede decir con firmeza que es el humano más rápido de la galaxia. Bolt sumó otro triunfo. Esta vez encerrado en un avión con gravedad cero, donde venció a dos adversarios.

Embed

En un acto en Francia de una conocida marca de champán, el ocho veces campeón olímpico se jugó su prestigio, pero su velocidad lo mantuvo en lo más alto. Incluso, pudo celebrar antes de cruzar la meta como lo hacía en sus mejores momentos.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario