Vivimos sumergidos en un océano de ondas de radio. En casa, tenemos ondas emitidas por nuestro routers, en la calle las provenientes de las grandes antenas para los teléfonos. En los autobuses y los trenes contamos con servicio WiFi como en la mayoría de los hoteles y cafeterías. Pero esto no es la noticia lo novedoso es si ¿Es posible identificar objetos y personas en un recinto mediante el análisis de esta información, aunque estén detrás de una puerta, en una habitación cerrada?

Un grupo de científicos sostiene que sí, que con el WiFi se puede ver lo que pasa en una estancia hermética y a distancia.

Y ni siquiera hace falta tener acceso a la red WiFi que esté funcionando en ese lugar. Yanzi Zhu, candidato a doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de California, ha descubierto una forma de leer el WiFi y cómo se disemina por una habitación, y de esa forma revelar todo lo que haya en ella, con el uso de un simple smartphone, publicó Yahoo finanzas.

El propio Zhu es el primero en calificar su invento como algo ‘invasivo y peligroso’. “Una persona con malas intenciones puede localizar a una a su víctima en su casa o en una oficina, y conocer su ubicación exacta, mediante la medición e interpretación de las señales WiFi del lugar”.

Los humanos también reflejan y distorsionan esta “luz” WiFi. La distorsión, y la forma en que se mueve, serían claramente visible a través de los ojos de WiFi.

La señal WiFi de nuestra casa es capaz de atravesar paredes y llegar a ordenadores o teléfonos alejados. Pero esa señal siempre será más débil que si nos colocamos cerca del router. Con el programa adecuado, se puede evaluar no solo el nivel de señal y su calidad, sino también qué obstáculos están impidiendo que lleguen con total potencia… y esos obstáculos pueden estar en movimiento. Solo hay que saber leer la información para conocer si hay una persona andando, o alguien escondido detrás de una pared.

El invento de Zhu primero localiza el emisor de señales WiFi -el router- y a partir de ahí va registrando los cambios en la señal. Con ayuda de una base de datos que almacena los planos de las casas, en Estados Unidos prácticamente todos los planos están online, la app de Zhu genera un mapa con las paredes, los muebles y también las personas o animales que se pueden encontrar dentro de la estancia. Con un 92,6% de exactitud, que podría llegar al 99% si dentro de esa habitación hay más de dos aparatos que se conecten a Internet vía WiFi.

Este trabajo sugiere que la mera presencia de señales de WiFi es un riesgo significativo para la privacidad. "Mientras nos beneficiamos en nuestra vida cotidiana con el uso de las nuevas tecnologías, estas transmisiones inalámbricas revelan, sin ser ese su propósito, información sobre nosotros mismos y nuestras acciones", dice Zhu. “Por el momento, en gran medida, este riesgo se ha pasado por alto, pero eso tendrá que cambiar rápidamente”.

Todos debemos estar tranquilos, el app diseñada por Zhu y su equipo, no será comercializada. Creen que existe demasiado peligro de que caiga en las manos equivocadas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas