jueves 26  de  enero 2023
INFLACIÓN EN EEUU

Fed anticipa tres subidas de tasas de interés en 2022

En un abrupto cambio de política, el Banco Central también anunció que reducirá sus compras mensuales de bonos al doble junto al alza de tasas

Por REDACCIÓN

WASHINGTON — La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos se decidió a cambiar por fin su política de estímulo económico creada para la recuperación de la recesión causada por la pandemia de COVID-19 ante la alarmante inflación de 6,8% y anticipa elevar las tasas de interés tres veces el año entrante.

En un abrupto cambio de política, el Banco Central estadounidense anunció el miércoles que reducirá sus compras mensuales de bonos al doble del ritmo anunciado previamente, con lo que probablemente los cesará totalmente para marzo. Ello allana el camino para que la institución monetaria empiece a elevar las tasas de interés en la primera mitad del próximo año.

La reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en sus siglas en inglés) del Banco Central estadounidense cumplió con las expectativas de acelerar la desaparición de estímulos a la economía por la pandemia de Covid-19 en un momento en el que corre el riesgo de sobrecalentarse e intenta con la subida de tasas contener la grave inflación.

El pronóstico de elevar las tasas de interés tres veces en el 2022 contrasta con la previsión anterior, emitida en septiembre, de subirlas una sola vez. La tasa clave de la Fed, actualmente casi en cero, incide en los préstamos a empresas y particulares, incluso hipotecas, tarjetas de crédito y compras de vehículos.

El precio de esos préstamos podría empezar a subir en los próximos meses con el aumento de las tasas de interés que se mantenían en 0 y 0.25% para la recuparación económica. No obstante, las medidas de la Reserva Federal no siempre tienen un impacto inmediato. Incluso si el Banco eleva las tasas de interés tres veces el próximo año, las tasas se mantendrían por debajo del 1%.

En un comunicado, el Banco indicó que, aunque la inflación ha superado tres veces su meta del 2%, probablemente no empezará a aumentar las tasas de interés hasta que se cumpla su objetivo de “máximo empleo”. La institución no ha definido cuándo será eso.

La marcha atrás después de 11 meses de restar importancia a la inflación

La marcha atrás de la actual administración había sido presagiada por el titular de la Fed, Jerome Powell, durante una comparecencia ante el Congreso, donde explicó las medidas extraordinarias de estímulo económico que la entidad ha aplicado como respuesta a los estragos económicos causados por la pandemia de coronavirus.

Powell como la secretaria del Tesoro, Yanet Yellen, y el presidente Joe Biden le restaron importancia a la inflación desde el comienzo de la nueva administración, incluso, Yellen reiteró su apoyo a la política económica de Biden, calificada por analistas independientes y conservadores como desastrosa.

Biden tildó a los republicanos de hacer comentarios irresponsables sobre el peligro de la inflación en el país y los calificó de impulsar un pánico infundado entre los estadounidenses.

El cambio es un reconocimiento luego de 11 meses por parte de Powell de que, ante las actuales presiones inflacionarias, el Banco debe restringir el crédito para empresas y particulares a un ritmo más acelerado de lo que preveía hace pocas semanas.

Anteriormente, el Banco Central había calificado las presiones inflacionarias de “fenómeno transitorio” que se disiparía una vez que se resolvieran las demoras en las cadenas de suministro causadas por la pandemia. Pero economistas vieron las medidas de Biden como un retroceso importante para la recuperación económica que experimentaba EEUU desde finales de julio del 2020, durante la administración Trump.

Los impactantes aumentos de precios han durado más de lo que preveía la Fed y ya no solamente afectan a productos como alimentos, energía y vehículos, sino también a los alquileres de viviendas, restaurantes y hoteles.

Los altos precios han impactado a los consumidores, particularmente a los de ingresos bajos y medios, empresarios pequeños y medianos; también a las grandes compañías con una histórica escases de mano de obra. Todo lo anterior ha opacado los avances salariales recibidos por muchos trabajadores.

Como respuesta, la Fed o Reserva Federal está alejándose rápidamente de su estrategia anterior de reducción del desempleo —que se encuentra a 4,2% comparado con el 4,8% durante la última reunión— y concentrándose más en la inflación, después de 11 meses restándole trascendencia.

Los precios al consumidor aumentaron en 6,8% en noviembre comparado con un año antes, el alza más abrupta en casi cuatro décadas.

FUENTE: Con información de AP, AFP y el diario ABC

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar