Por décadas, GMC, la división de General Motors especializada en fabricar y comercializar vehículos utilitarios, es decir camionetas y camiones ligeros, ha venido conquistando terreno en el área de los más lujosos y sofisticados. Es así como una marca doméstica ha logrado competir de igual a igual con los más caros alemanes, ingleses y japoneses. GMC, que se precia de producir vehículos de grado profesional, ha impuesto en el mercado la categoría Denali, con la que denomina a sus productos de categoría más alta, entre ellos la ya casi legendaria Yukon Denali, que se ha convertido en un referente en el segmento de las SUV de gran tamaño e imponente sofisticación.

Hoy nos vamos a ocupar del modelo Terrain de GMC, en la versión Denali. Lo primero que llama la atención en este vehículo, completamente renovado para su segunda generación en su modelo 2018, es el bajísimo nivel de ruido y su gran comodidad, sumadas a una dinámica de manejo definitivamente sorprendente. Viene con tres opciones de motorización, todas de 4 cilindros y turbocargadas. Dos a gasolina, la primera de 1.5 litros con 170 caballos y la segunda de 2.0 litros, con 252 caballos, ambas acopladas a una muy eficiente transmisión automática de nueve velocidades. También está disponible una motorización diesel de 1.6 litros que entrega 137 caballos, emparejada con una transmisión automática de seis velocidades.

En su nueva generación la GMC Terrain llegó completamente rediseñada, más liviana y con una reducción de más de cinco pulgadas en su distancia entre ejes, que en nada sacrifica su amplio espacio interior, pero que la ubica en un lugar privilegiado en el segmento de los crossovers compactos. Esta GMC Terrain ostenta una enorme versatilidad, porque logra pasar, en cuestión de segundos, de ser una muy cómoda camioneta de pasajeros, a convertirse en un cavernoso vehículo de carga, cuando se dobla su silla trasera y se disloca el asiento del pasajero frontal.

Ese espacio entre conductor y pasajero ha sido optimizado con un enorme cajón para guardar objetos, ya que la habitual palanca de cambios ha sido reemplazada por un novedoso sistema de botones, que no se empujan, sino que se halan, justo debajo de los controles del sistema de climatización, en el centro del tablero de comandos. Todas las versiones de la nueva GMC Terrain vienen con un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil y compatibilidad con los sistemas Apple CarPlay y Android Auto, además de un enrutador de Wi-Fi 4G LTE. En la versión de lujo Denali, como era de esperarse, merecen destacarse los detalles de alto nivel de sus acabados.

La GMC Terrain, con motor turbo de 2,0 litros, rinde 21 millas por galón de gasolina en la ciudad y 26 en la autopista. El precio básico comienza en los $32.340 dólares, pero la versión que manejamos, Denali con tracción integral AWD y una generosa lista de equipamiento opcional, superó los $44.000 dólares.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas