Te puede interesar

Camioneros ven la caída de sus beneficios

Mientras debe lidiar con el aumento de los precios del combustible, el camionero Lamar Buckwalter ve señales a su alrededor que le dicen que los consumidores están recortando gastos.

La demanda por la comida para mascotas refrigerada, un negocio álgido hace tres meses, virtualmente ha desaparecido. Los consumidores también están cambiando su propia dieta, ordenando menos carnes de alta calidad como ternera y cangrejo.

"La gente ha aumentado el recorte de sus gastos extras", dice Buckwalter, hijo y nieto de camioneros que vive en Pennsylvania. "ya no compran "filet mignon".

La última vez que repostó, Buckwalter gastó 5,79 dólares por galón de diesel, más del doble del precio de hace un año, un cambio exacerbado por las bajas tasas de empleo según se enfría la demanda de servicios para camiones.

Para mitigar un poco la situación, Buckwalter es miembro de una asociación de pequeños camioneros que ofrece descuentos en combustible.

Sin embargo, la dolorosa subida de precios "basta para hacer maldecir a un creyente", dice Buckwalter, quien ha tenido que rechazar algunos viajes porque las cuentas no dan.

También planea apretarse el cinturón con los beneficios que ofrece a sus tres empleados, como el pícnic de verano familiar.

"Todavía damos bonos de Navidad", dice. "Desafortunadamente, debo recortar por donde pueda".

Tiempos difíciles para los taxis

El impacto también lo percibe Rutz Alliance, un taxista de Nueva York y en otros estados a quien diariamente le toca el bolsillo.

"Solía poner 25 dólares de gasolina cada día", le dijo Alliance a la AFP. "Ahora son más de 50".

"Estamos tratando de vivir. No tengo opción. La inflación está en todas partes. El alquiler, la comida, todo; pero es 'tómalo o déjalo'".

En marzo, la Alianza de Taxistas de Nueva York calificó la disparada de precios como una "emergencia" y solicitó una sobretasa temporal de 75 centavos. Sin embargo, los funcionarios no han llegado a tomar acción.

Aerolíneas esquivan el golpe

Las aerolíneas han estado entre los sectores más directamente afectados por los picos en los precios de la energía, con el del combustible de avión escalando casi 50% desde mediados de marzo, según Argus.

Un escenario así normalmente derivaría en un enorme resbalón para la industria, pues el combustible y la mano de obra son dos enormes fuente de costos.

"La regla en esta industria es que puedes atravesar por dos tercios de aumento en el precio del combustible entre 3 y 6 meses y por un aumento completo entre 6 a 12 meses", dice Savanthi Syth, experto del sector en Raymond James.

Las aerolíneas no se encuentran ahora en el fondo del panorama, porque los consumidores que desean viajar luego de permanecer casi dos años confinados por la pandemia de COVID-19.

Los boletos aéreos han subido 38% en comparación con el año anterior, mientras ejecutivos de la industria dicen que hasta el momento compensan el impacto del combustible más caro.

Los altos precios y el aumento de la demanda

Para Chayzz Devyant, los precios de la gasolina la ha dejado sin la habitual visita de verano a Atlantic City.

Solo ir y volver a la ciudad de los casinos puede costar unos 162 dólares en gasolina, sin contar los gastos de alojamiento.

Devyant espera trabajar desde casa para ahorrar dinero de combustible.

Sin embargo, expertos en viajes todavía esperan un verano movido incluso si consumidores como Devyant recortan sus traslados.

"Vemos mensajes encontrados. Los precios del petróleo obviamente tienen un efecto", prevé Aaron SzyF, economista de la Asociación Estadounidense de Viajes.

"Sin embargo, la demanda reprimida es tan alta que se espera que hoteles, atracciones, parques nacionales y vuelos estén en una alta capacidad este verano".

Además, la escasez de semiconductores y otros componentes clave han dejado a los vendedores de autos con inventarios limitados, estrangulando las ventas.

En mayo, Toyota y Lexus vendieron 46.000 vehículos híbridos, 17% menos que en el mismo período del año pasado en medio de la contracción de suministros.

Con Tesla, el fabricante líder en ventas de eléctricos en Estados Unidos, el tiempo de espera es de al menos tres meses para el envío del Model 3 y seis meses para el Model Y.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.97%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.69%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.34%
22321 votos

Las Más Leídas