Embed

cmenendez@diariolasamericas.com

Uno de los condicionantes cuando se asiste a los grandes centros comerciales es el estacionamiento. Aunque existan suficientes espacios, muchas veces el tiempo dedicado a encontrar dónde parquear o la distancia a recorrer desde el estacionamiento hasta la puerta del Mall resultan extenuantes.

Para borrar de la ecuación la incertidumbre que podría arruinar una bonita tarde de compras y esparcimiento, dos boricuas afincados en Miami han creado una aplicación para teléfonos “inteligentes” que permite reservar desde casa un espacio de estacionamiento justo frente a la entrada del centro comercial.

Los creadores, Ricardo Blanco y Luis Mayendía, conversaron con DIARIO LAS AMÉRICAS en Dadeland Mall, una de las 16 ubicaciones donde tienen instaladas desde hace 15 meses MyPark y revelaron los pormenores de su ingenioso invento.

Fruto de una frustración

La idea comenzó a gestarse hace más de 10 años. Nació de una necesidad que tenía Blanco cuando era contratista en Puerto Rico. Todos los días al llegar a su oficina, se encontraba su estacionamiento ocupado. “Siempre encontraba el vehículo de otra persona. Generalmente de alguna muchacha linda a la que el custodio le permitía parquear, como si las plazas fueran de su propiedad”.

Un día, muy mal humorado, llamó a su sobrino, quien también era ingeniero, para ver si existía alguna solución. No encontraron ninguna que le pudiera satisfacer. “Entonces dijimos: si no existe, vamos a inventarla porque sin lugar a dudas tendrá un gran éxito”.

Así comenzó una larga investigación que no terminó hasta el desarrollo de la solución para estacionar MyPark.

El desarrollo

Ricardo y Luis se reunían por las noches después de terminar cada uno su jornada laboral. “Ricardo tenía su compañía de construcción y yo dirigía una embotelladora de agua en Puerto Rico”, recuerda Mayendía. “A las siete de la noche, cuando acostaba a mis hijos, nos juntábamos para visualizar, dibujar, diseñar los primeros prototipos. Buscamos entre los talleres de maquinaria quién los podía construir”.

Los prototipos tuvieron diferentes etapas, las primeras muy rústicas, algunas contemplaban incluso el uso del motor de un taladro eléctrico. “En un negocio la idea es solo el 5 o el 10 por ciento, el resto es convertirlo en realidad. El desarrollo es la parte más difícil”, sostuvo Blanco.

“Queríamos que fuera una experiencia bien fácil y divertida para los usuarios, por ello invertimos mucho tiempo investigando y buscando las personas idóneas que pudieran desarrollarla”, explica Mayendía.

Estando los dos creadores enfrascados en su investigación, se popularizaron los teléfonos inteligentes y sus aplicaciones tecnológicas. Este hecho les permitió integrar el desarrollo mecánico del invento en una plataforma tecnológica para operarla desde una aplicación en el celular.

Se conjugaron todas las condiciones para que naciera MyPark con las características que vemos en centros comerciales, no solo en Miami, sino en Orlando, Jacksonville, Tampa, Nueva Jersey, Nueva York y Atlanta.

Financiación

Para llevar a la práctica un proyecto, además de la intervención de ingenieros, programadores y talleres mecánicos, es clave el capital.

“Después de construir los prototipos iniciales, cuando la idea se convirtió en algo tangible y nos habíamos gastado todos nuestros ahorros, fuimos capaces de involucrar a algunos inversionistas”.

“Recientemente finalizamos una ronda de financiación donde logramos 2.500.000 dólares para seguir ampliando la comercialización de MyPark”, puntualizó Blanco.

Patentes y expansión

“Tenemos dos patentes registradas y otras, asociadas a nuestra creación, están en proceso. Es lo que se conoce como una familia de patentes. Hemos vendido la franquicia para su explotación a una empresa de Puerto Rico y a otra de Emiratos Árabes Unidos”, relata Mayendía, y agrega, “la aplicación está disponible en cuatro idiomas: portugués, español, inglés y árabe”.

La empresa se encuentra en un proceso de expansión que dura un año y medio. En este período ha venido creciendo más del 100% cada trimestre. “No solamente estamos expandiéndonos a nuevos emplazamientos y mercados, sino que estamos ampliando la cantidad de plazas en muchas de las localizaciones existentes. Eso demuestra la aceptación que está teniendo MyPark”, aseveró Mayendía.

“Hemos vencido la etapa de ver dónde podemos ubicar MyPark, para llegar al momento empresarial de responder a la demanda generada por nuestra aplicación”.

El “Uber” del Parking

La aplicación permite a sus usuarios reservar desde su teléfono móvil un lugar Premium donde estacionar su vehículo. Estas plazas, todas ubicadas cerca de las puertas del centro comercial o del restaurante en cuestión, están custodiadas por un dispositivo mecánico que permite parquear a la persona que lo ha reservado.

MyPark está disponible en IOS y Android y, una vez instalada en el teléfono, el usuario deberá ingresar los datos de pago de su tarjeta de crédito.

La aplicación ofrece un listado de los lugares disponibles en los centros comerciales donde está funcionando.

Cuando el usuario llega frente al sitio reservado, lo único que tiene que hacer es un clik en “Let me in” y estacionar su vehículo.

Si el cliente va a tardar, la aplicación permite retrasar la ocupación de la plaza hasta 15 minutos sin cargo adicional. MyPark también te permite cambiar de estacionamiento por uno más cómodo o hacer la reserva in situ.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario