WASHINGTON - Los casos de COVID-19 están aumentando nuevamente en los hogares de ancianos de Estados Unidos debido a la variante ómicron del coronavirus, y las muertes también se están incrementando, lo que está obligando a reforzar las medidas precautorias, como las restricciones a las visitas de familiares y el uso de vacunas para los residentes y empleados de los asilos.

Los hogares de ancianos fueron el epicentro letal de la pandemia antes de que la vacuna permitiera que muchos reabrieran a los visitantes el año pasado. Pero la variante ómicron, que es más contagiosa, les ha dado un revés.

Te puede interesar

Los asilos reportaron casi un récord de 32.000 casos de COVID-19 entre los residentes en la semana que finalizó el 9 de enero, un aumento de casi siete veces respecto del mes anterior, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Además, se registraron 645 muertes relacionadas con el COVID-19 entre los residentes durante la misma semana, un aumento del 47% respecto del período anterior.

A pesar de las cifras crecientes, la situación no es tan grave como en diciembre de 2020, cuando las muertes en hogares de ancianos por semana superaron las 6.200. Los expertos acreditan las altas tasas de vacunación en las residencias para adultos mayores: un 87% están completamente vacunados, según los CDC.

Las vacunas y sus refuerzos brindan una fuerte protección contra enfermedades graves, hospitalización y muerte, pero los enfermos y los ancianos son especialmente vulnerables al virus.

Entre otras medidas, los responsables de los asilos están permitiendo las visitas sólo en áreas comunes en lugar de permitirles ingresar a las habitaciones de los residentes y restableciendo el distanciamiento social.

Algunos estados, como Nueva York, han implementado sus propias medidas, como exigir una prueba negativa de coronavirus a los visitantes y proporcionar a todos mascarillas sanitarias.

Los asilos también están trabajando para aumentar los números de vacunación, especialmente para los refuerzos. El 63% de los residentes de hogares de ancianos a nivel nacional han recibido una dosis adicional. En comparación, el 83% de los empleados de asilos están completamente vacunados, pero solo el 29% tiene inyección de refuerzo.

Alrededor de 57.200 trabajadores de hogares de ancianos —por mucho, el número más alto registrado durante la pandemia— tenían el virus en la semana que terminó el 9 de enero, 10 veces lo reportado el mes anterior, según los CDC.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.75%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.41%
13092 votos

Las Más Leídas