MIAMI.- Este jueves el Senado de los Estados Unidos se transformará en un juzgado para llevar adelante el juicio político contra el presidente Donald Trump, acusado formalmente de abuso de poder y obstrucción al Congreso, por una polémica llamada telefónica que realizó a su homólogo de Ucrania.

Según la Constitución el presidente de la Corte Suprema John Roberts deberá llevar el proceso y será él quien tome juramento a los senadores que fungirán como jurado, quienes deben asegurar que habrá “justicia imparcial”.

Te puede interesar

Los demócratas pretenden que los testigos que no pudieron comparecer durante la investigación en la Cámara de Representantes, la mayoría miembros de la Administración Trump o colaboradores suyos, lo hagan ahora en el juicio en el Senado.

Cabe recordar que el mandatario norteamericano dio expresamente la orden a sus subordinados para que no cooperaran con el Congreso en la investigación del impeachment -de ahí el segundo cargo en su contra-, si bien algunos, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, ya han avanzado que están dispuestos a hacerlo en el Senado.

El impeachment se hizo realidad el pasado mes de diciembre, cuando la Cámara de Representantes (de mayoría demócrata) acordó acusar formalmente a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso, lo que obliga a celebrar un juicio político en el Senado que concluirá con su absolución o su cese, ya que éste es de mayoría republicana.

Trump está acusado de presionar a su par ucraniano, Volodimir Zelenski, para que abriera dos investigaciones: una sobre las supuestas corruptelas del precandidato demócrata Joe Biden y su hijo Hunter en el país europeo y otra sobre la "desacreditada teoría" de que fue Kiev, no Moscú, quien interfirió en las elecciones presidenciales de 2016.

Según los congresistas norteamericanos, Trump condicionó a la apertura de estas dos investigaciones una "ansiada" visita de Zelenski a la Casa Blanca y la ayuda militar que Estados Unidos da a Ucrania en el marco de la guerra en Donbas.

La cámara baja está convencida de que Trump buscaba perjudicar a Biden y los demócratas de cara a las elecciones presidenciales de 2020, en las que intentará conseguir un segundo mandato.

El magnate neoyorquino ha defendido en todo momento su inocencia, incidiendo en que no hubo "quid pro quo" con Zelenski, denunciando que es víctima de una "caza de brujas" de los demócratas porque aún no han digerido su victoria electoral de 2016. Se ha mostrado seguro de que el Senado tumbará el juicio político.

"El presidente Trump no ha hecho nada malo", ha reiterado la Casa Blanca. "Espera disfrutar del derecho al debido proceso en el Senado que la presidenta Pelosi y la Cámara de Representantes le han negado y espera ser exonerado", ha añadido.

"Ya estamos otra vez", ha reaccionado Trump en Twitter. "Otra estafa de los demócratas que no hacen nada", ha dicho, argumentando que "todo este trabajo (los testimonios) debería hacerlo la Cámara de Representantes, no el Senado".

FUENTE: Con información de Europa Press/AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la propuesta del gobernador de Florida de aplicar una verificación de estatus migratorio como requisito para acceder a un empleo?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas