GINEBRA.- Estados Unidos afirmó hoy que "no le sorprenden" las acusaciones del Gobierno de Reino Unido de que Rusia es responsable de múltiples ciberataques en el mundo y advirtió que Washington seguirá reforzando sus sistemas para evitar que Moscú se inmiscuya.

El Ministerio de Exteriores británico acusó ayer a la agencia de espionaje militar rusa, el GRU, de estar detrás de diversos ciberataques contra organismos, medios de comunicación, bancos y otros objetivos en diversos países entre 2015 y 2017.

A partir de datos del Centro de Ciberseguridad Nacional británico (NCSC, en inglés), el Gobierno de Reino Unido señaló a Moscú como responsable de ataques a redes de transporte, medios y bancos en Ucrania, una base de datos internacional de atletas y el Comité Nacional Demócrata estadounidense (DNC, en inglés), entre otros.

Consultado sobre esta acusación, el embajador permanente de Estados Unidos en la Conferencia de Desarme de la ONU, Robert Wood, dijo que la denuncia no le sorprendía.

"Claramente Rusia ha estado envuelta en ciberactividad maligna, algo que ha sido y es de gran preocupación para Estados Unidos. No me sorprende", afirmó en rueda de prensa.

En este sentido, Woods explicó que la ciberseguridad y los ciberataques serán uno de los tres ejes que la delegación estadounidense presentará en el Primer Comité de la Asamblea General de la ONU, el espacio que vela por el desarme y los desafíos y amenazas a la paz en la esfera internacional y que mantendrá una sesión en breve.

Asimismo, el embajador dejó claro que Estados Unidos seguirá construyendo sus "defensas" ante cualquier ataque exterior y descartó cualquier implicación estadounidense en actividades malignas.

"Nuestras defensas están diseñadas para evitar que otros países que amenazan nuestras instituciones, gobiernos y nuestra habilidad de mantener una comunicación cibernética normal lo hagan. No hacerlo implicaría no cumplir con nuestro deber", zanjó.

Por otra parte, Woods informó que Washington llevará al Primer Comité la necesidad de defender la Convención sobre Armas Químicas y denunciar cualquier tipo de uso de armas químicas en el mundo.

De nuevo denunció a Rusia por "apoyar y alentar a Siria en su uso, y por el hecho que Moscú las haya usado en Salisbury" (Reino Unido).

Londres acusa a dos supuesto agentes del GRU de haber envenenado con un producto químico al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado marzo en la localidad de Salisbury.

Wood afirmó que es prioridad estadounidense lograr que Moscú y Damasco "rindan cuentas" por el uso de armas químicas prohibidas, y si bien asumió que es algo difícil "no por ello debemos dejar de denunciarlo".

"Tenemos que denunciar la violación de esta ley fundamental, no podemos permitir que esta norma se abandone", concluyó.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario