lunes 20  de  mayo 2024
Casa Blanca

En la Casa Blanca hay un complot contra Trump, sugiere Scaramucci

El exdirector de comunicación de la Casa Blanca afirma en una entrevista concedida a la cadena de televisión ABC, que el presidente necesita un equipo "más leal" para proteger su agenda

WASHINGTON.- Anthony Scaramucci duró apenas diez días como director de comunicación de la Casa Blanca. Fue despedido fulminantemente después que él mismo iniciara una purga verbal de personal y funcionarios del gobierno del presidente Donald Trump.

Aún así, y en medio de graves tensiones nacionales e internacionales, decidió seguir adelante con su incontinencia verbal y, en una entrevista concedida al programa This Week de la cadena de televisión ABC, afirmó que el presidente necesita un equipo "más leal" para proteger su agenda.

Ésta no es la primera vez que sugiere que en la Casa Blanca hay funcionarios del Gobierno que están conspirando contra el presidente Donald Trump.

"Lo que pasa en Washington es que el presiente no representa a la clase del 'establishment' político y por la razón que sea la gente (en la Casa Blanca) ha tomado la decisión de que quiere expulsarlo", dijo el empresario de Wall Street, que había sido nombrado para erradicar las filtraciones de las intrigas del Gobierno a la prensa.

"Creo que hay elementos en Washington, incluso dentro de la Casa Blanca, que no necesariamente están respaldando los intereses del presidente o su agenda", dijo más en concreto Scaramucci.

Sobre la llamada telefónica a un periodista del New Yorker, en la que llamó "paranoico esquizofrénico" al entonces jefe de gabinete, Reince Priebus, y arremetió contra el estratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, y que le valió el despido, Scaramucci insistió en que no sabía que estaba siendo grabada e insinuó que su destitución le pareció excesiva.

"Obviamente me gustaría que me hubieran dado una pastilla de jabón y me hubieran mandado al baño a lavarme la boca y seguir adelante", dijo el empresario en relación con el rosario de insultos y malas palabras con los que trufó esa entrevista.

Sin embargo, reconoció que tras el incidente le iba a ser "muy difícil permanecer el puesto" con el jefe de gabinete, John Kelly, recién nombrado por Trump para poner orden en la Casa Blanca, una persona a la que, dijo, le tiene "respeto".

El financiero de Wall Street también criticó la influencia de Bannon y de la extrema derecha en la Presidencia de Trump y sugirió que el gobernante debe avanzar en una política más para la población, más moderada para conseguir que su agenda legislativa avance.

Scaramucci calificó la influencia de Bannon en el Gobierno de "rémora" e insinuó que el gobernante acabará por deshacerse de él, aunque, dijo, esa es "una decisión que debe tomar él".

"Lo que quiero decir es que en definitiva, creo que el presiente tiene una muy buena idea de quiénes dentro de la Casa Blanca son quienes filtran (a la prensa) y de quienes socavan su agenda para servir sus propios intereses", añadió.

Finalmente, Scaramucci criticó la tibia respuesta de Trump al incidente racista de este sábado en Charlottesville (Virginia), donde una persona que había participado en una manifestación neonazi atropelló deliberadamente a un grupo de contramanifestantes antirracistas, matando a una persona e hiriendo a más de veinte.

Aunque calificó de "terrible" lo sucedido, en su primera reacción, este sábado, Trump no citó expresamente a los supremacistas blancos que habían convocado la marcha, entre los que se encontraban miembros del Ku Klux Klan, y dijo que los responsable del hecho era, "muchas partes".

La Casa Blanca aseguró hoy que la condena de ayer del presidente Trump al acto "de odio y fanatismo" de ayer en Charlottesville, "por supuesto" también se refería a los supremacistas blancos que convocaron la marcha "Unir a la Derecha".

Las críticas recibidas obligaron ayer a la Casa Blanca a salir al paso para precisar que el presidente lo que había hecho era condenar "con mucha contundencia" todas las muestras de violencia, fanatismo y odio, "incluidos supremacistas blancos, el Ku Klux Klan, neonazis y todos los grupos extremistas".

"Yo no hubiera recomendado" esa declaración inicial, dijo Scaramucci, quien aseguró que Trump "debe ser más duro con los supremacistas blancos" y desde un principio debía haber calificado el hecho como un caso de terrorismo interno.

Scaramucci fue destituido hace dos semanas por el propio Trump pero, sigue echando leña a un fuego que el mismo contribuyó a encender al amenazar de forma velada y repetida al personal de la Casa Blanca y al querer erigirse como el gran salvador del gabinete presidencial.

FUENTE: EFE

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar