NUEVA YORK.- La ciudad de Nueva York puso hoy en marcha su nueva política dirigida a reducir en unos 10.000 los arrestos al año por fumar marihuana en público.

La persona que sea sorprendida fumando en las calles estará sujeta a una citación, siempre y cuando no estén en libertad condicionada o tengan una orden de arresto previa.

La medida prevé que si la persona tiene un historial reciente de violencia, no tiene identificación o si representa un riesgo porque, por ejemplo, está conduciendo mientras fuma marihuana, será arrestada.

La nueva política es resultado de un informe y recomendaciones de un comité de trabajo nombrado por el alcalde Bill de Blasio.

Un 86% de los arrestados por consumo y posesión de la hierba es de la raza negra y latino, y menos de un 14% blanco.

"El futuro de nadie debe depender de una ofensa menor", dijo De Blasio el pasado junio cuando se anunció la iniciativa.

El estado de Nueva York comenzará a evaluar el uso de la marihuana con fines recreativos, que ya tiene el aval del jefe de salud, Howard Zucker y del gobernador Andrew Cuomo.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario