DETROIT .- Las divisiones ideológicas que atenazan al Partido Demócrata se intensificaron el miércoles en un agrio debate entre los aspirantes a la candidatura presidencial centrado en la sanidad, la inmigración y las cuestiones raciales, una contienda que puso a prueba la fortaleza de la candidatura de Joe Biden.

El exvicepresidente, favorito en los primeros compases de las primarias, se vio obligado repetidas veces a defender sus antecedentes políticos de décadas frente a ataques específicos de sus rivales más jóvenes, que argumentaron que la relación de ocho años de Biden con el presidente Barack Obama no es una razón suficiente para que él sea el nominado demócrata.

Te puede interesar

Los ataques más directos a Biden en el segundo debate presidencial del partido llegaron de la senadora Kamala Harris de California, que declaró que la disposición de él para trabajar con partidarios de la segregación en el Senado federal durante la década de 1970 pudo tener consecuencias dramáticas sobre el avance de candidatos de minorías étnicas en puestos políticos. Y, señaló, podría haber evitado que ella y el también aspirante presidencial Cory Booker, ambos de raza negra, llegaran a ser senadores.

Cuando se vio presionado, Biden, de 76 años, aludió varias veces a su conexión con Obama.

“Estamos hablando de cosas que pasaron hace mucho, mucho tiempo”, dijo Biden. “Todo el mundo está hablando de lo terrible que soy en estos asuntos. Barack Obama sabía quién era”.

La dinámica mostró los desafíos que esperan a Biden y su partido mientras los demócratas intentan reconstruir la coalición joven y multirracial que ayudó a Obama a ganar dos elecciones presidenciales. El debate dejó al descubierto las muchas caras de esas diferencias, desde la sanidad y la inmigración a los derechos reproductivos de las mujeres.

La segunda noche de debate enfrentó a Cory Booker, Julián Castro, Kirsten Gillibrand, Michael Bennet, Andrew Yang, Bill de Blasio, Tulsi Gabbard, Jay Inslee, Joe Biden y Kamala Harris. Hubo interrupciones por protestas sobre el caso de Eric Garner y las deportaciones de Obama.

El alcalde de Nueva York fue interrumpido por un grupo de presentes que exigían el despido del funcionario policial señalado de matar a Eric Garner, un hombre afroamericano, es una discusión en la calle donde le aplicó una llave de fuerza prohibida que lo dejó sin aire.

Los señalamientos de los presentes hicieron a Cory Booker suspendiera su presentación mientras se escuchaba la arenga de los presentes exigiendo justicia.

Sin embargo, fue la conversación sobre la raza lo que supuso una escalada en las primarias. Los sondeos muestran que Biden tiene mucho más apoyo entre los votantes de minorías que sus rivales, especialmente en el crucial estado de Carolina del Sur, que vota antes.

Booker, que en ocasiones adoptó la posición de mediador, también criticó a Biden por cuestiones de justicia penal como su papel en la aprobación de una reforma penal cuando era senador por Delaware en la década de 1990. Biden contraatacó criticando la labor de Booker como alcalde de Newark, Nueva Jersey, antes de ser un senador por el estado.

En Detroit, una ciudad donde los demócratas necesitan desesperadamente una fuerte participación de las minorías para derrotar a Trump, Biden chocó varias veces con los dos aspirantes afroamericanos de las primarias y con el único candidato con raíces mexicanas, todos ellos más de veinte años más jóvenes.

Muchos demócratas preferirían evitar la lucha interna, habitual en casi todas las primarias, y que los aspirantes se centraran en cambio en derrotar a Trump. Varios aspirantes dijeron que Trump debería ser impugnado y otros le llamaron racista.

“Lo primero que voy a hacer es desinfectar la Oficina Oval”, dijo la senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand.

Por primera vez en la campaña, Harris recibió duros ataques a su plan de ofrecer sanidad universal. Esta semana recibió críticas de todas direcciones tras presentar un plan en el que los seguros privados jugarían un papel con estricta regulación del gobierno, pero quiere una transición a un sistema de pagador único gestionado por el gobierno en 10 años.

También fue cuestionada por su labor como fiscal y secretaria de Justicia de California, especialmente por la representante por Hawai Tulsi Gabbard.

“La senadora Harris dice estar orgullosa de su historial como fiscal y que será una presidenta fiscal, pero a mí me preocupa mucho su historial”, dijo Gabbard. “Hay demasiados ejemplos para mencionarlos, pero envió a prisión a unas 1.500 personas por infracciones de marihuana y respondió riéndose cuando le preguntaron si ella había fumado marihuana alguna vez”.

También hubo momentos de tensión sobre inmigración entre Biden y el exsecretario de Vivienda de Obama Julián Castro, el único latino en las primarias.

Biden sugirió que algunos de sus rivales apoyan normas migratorias demasiado laxas. Castro, por ejemplo, despenalizaría los cruces ilegales de fronteras.

Castro replicó: “Parece que uno de nosotros ha aprendido de las lecciones del pasado y otro no”.

Biden tuvo una especie de aliado en el senador Michael Bennet por Colorado, que arremetió contra el coste y el impacto del “Medicare para todos” sobre las familias de clase media y las personas con seguro privado.

Aunque las votaciones no comienzan hasta dentro de seis meses, hay una cierta urgencia entre los demócratas por reducir el número de candidatos. Más de la mitad podrían quedarse fuera de la próxima ronda de debates _y posiblemente fuera de la carrera_ si no alcanzan nuevos objetivos de respaldo y financiamiento introducidos por el Comité Nacional Demócrata.

La presión ha hecho que muchos demócratas se vuelvan unos contra otros en las últimas semanas. Sin embargo, lo que tenían en común era su visión del impacto de Trump en Estados Unidos.

Uno de ellos, el gobernador de Washington Jay Inslee, fue especialmente directo.

“No podemos dejar que siga habiendo un nacionalista blanco en la Casa Blanca”, dijo.

Embed

FUENTE: AP/REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas