WASHINGTON.- La espectacularidad se impone cada vez que Donald Trump sale a escena en un mitin electoral. En la recta final de la campaña electoral para las elecciones legislativas de este martes, el presidente de Estados Unidos voló con el Air Force a una manifestación en Florida. En el hangar de Pensacola, la multitud escucha por los altavoces a todo volumen "The Best", de Tina Turner. Nada se sabe de lo que la cantante de 78 años opina de que se utilice su éxito para caldear el ambiente.

Sin embargo, cada vez son más los artistas que protestan porque sus canciones están siendo utilizadas en la campaña electoral del mandatario republicano. Entre ellas figuran grandes estrellas como Rihanna o el músico Pharrell Williams, pero también Steven Tyler, de Aerosmith, o el cantante británico Elton John, informan medios estadounidenses.

El domingo fue Axl Rose, el líder de Guns N' Roses, quien estalló en twitter al afirmar que hay alguien en la Casa Blanca que respeta poco la verdad, la moral y no tiene empatía de ningún tipo.

Embed

En una serie de tuits, el cantante dio rienda suelta a su frustración porque el político republicano buscó los vacíos legales para que la música de su grupo sonase en actos políticos. Y es en cierto modo una ironía que los seguidores de Trump escuchen "música anti-Trump", puntualizó Rose. "No me puedo imaginar que muchos no lo entiendan o es que les importa un comino".

Rose se refería a la canción de Guns N' Roses "Sweet Child O' Mine", que la multitud escuchó durante un acto electoral. El músico instó la semana pasada a votar a los demócratas, en la oposición, en las elecciones de medio mandato que se celebran mañana martes.

Al parecer también sonó "Don't stop the Music", una canción de Rihanna, sin el permiso de la artista en un acto de Trump en Tennessee. Cuando se lo dijeron a la artista treintañera, prometió poner fin a eso. Aseguró que ella nunca aparecería ni se acercaría a esos "trágicos" mítines. Además, horas antes Rihanna recomendó sin ambages a sus casi 89 millones de seguidores que votaran demócrata.

También los herederos de Prince, fallecido hace dos años, se revuelven contra el uso de "Purple Rain" en varios actos de los republicanos. Y el productor y rapero Pharrell Williams emprendió la semana pasada acciones legales contra Trump por haber utilizado su éxito "Happy" en un acto de campaña en Indiana.

Lo que particularmente irritó al músico fue sobre todo que la canción sonó apenas horas después de que muriesen 11 personas en una atentado en una sinagoga en Pittsburgh, en el estado de Pennsylvania.

El cantante Steven Tyler lucha incansablemente desde hace años contra el uso que se hace de sus canciones. Ya en la campaña electoral de 2015, su abogada envió dos cartas a Trump con la petición de no utilizar más el título de Aerosmith "Dream On" en sus eventos. En el escrito se indicaba que Trump, que a la postre acabaría siendo presidente, no tenía derecho alguno sobre la propiedad intelectual de Tyler sin que éste le haya dado expresamente su aprobación.

Pero Donald Trump siguió como si nada y en 2018 volvió a recibir de nuevo correo de la abogada, en esta ocasión por el tema de Aerosmith "Livin' on the Edge", que se escuchó hace unos meses durante una manifestación en Virginia Occidental.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas