Donald Trump dice que expandir el uso del voto por correo aumentará el fraude, pero varios funcionarios estatales republicanos están procediendo con ello, minando uno de los argumentos del presidente estadounidense sobre cómo deben realizarse las elecciones en medio de la pandemia de COVID-19.

Aunque Trump se ha quejado de que la votación por correo podría crear oportunidades para el fraude, funcionarios estatales republicanos en Iowa, Ohio y Virginia Occidental han dado pasos para facilitar el acceso a las boletas por correo, siguiendo advertencias de las autoridades de salud de que votar en persona puede aumentar el resigo de transmisión del virus. El republicano de Nebraska llamó a los votantes a solicitar las boletas de voto en ausencia. El líder del Partido Republicano en Florida dijo que el partido seguirá manejando un fuerte programa de voto por correo.

Te puede interesar

La desconexión entre Trump y funcionarios republicanos estatales ilustra el abrupto giro que Trump y sus aliados políticos nacionales han dado en el asunto. Antes de que estallara la pandemia, muchos en el partido habían expresado aceptación del voto por correo, diciendo que podía realizarse sin fraude e incluso usado para su ventaja política.

Pero la posición intransigente de Trump parece impulsada por sus propios recelos y preocupaciones sobre sus prospectos de reelección. Esta semana tuiteó que la votación por correo en los estados "no resulta bien para los republicanos".

Los comentarios de Trump ponen a sus aliados republicanos en los estados en la incómoda posición de tratar de defender sus prácticas sin criticar al presidente. Algunos dicen que concuerdan con Trump, pese a que sus acciones indican lo opuesto. Otros indicaron que Trump se pasó de la raya.

Es "decepcionante cuando alguien en posición de liderazgo" hace acusaciones de fraude, dijo Kim Wyman, la republicana secretaria de gobierno del estado de Washington, que ha tenido voto universal por correo desde 2010. "Cuando sucede, el público pierde la confianza en el pilar fundamental de nuestro sistema".

Wyman fue parte de un grupo bipartidista de funcionarios electorales que hablaron con reporteros el jueves para presionar por fondos del Congreso para lidiar con la pandemia.

En Iowa, el secretario de gobierno estatal, el republicano Paul Pate, no criticó directamente a Trump, pero dijo también que sembrar "dudas sobre la integridad del proceso es tan peligroso como el fraude electoral".

Iowa está enviando pedidos de boletas en ausencia para sus 2,1 millones de votantes registrados antes de comicios especiales en julio. Pate dijo que el paso es una reacción "a una emergencia".

"Hay que tener cierta flexibilidad", dijo.

No hay pruebas de fraude electoral en las votaciones por correo. El caso más prominente ocurrió en el 9no distrito congresional de Carolina del Norte en 2018, cuando un consultor contratado por el candidato republicano fue vinculado con un intento de alterar votos en ausencia.

El propio Trump solicitó una boleta por correo en Florida el mes pasado. Aun así, esta semana dijo que "el voto por correo es horrible, es corrupto" y el Comité Nacional Republicano dio pasos para ayudar a los partidos estatales a bloquear la expansión del proceso. Ese esfuerzo fue especialmente notable en Wisconsin, donde los votantes se vieron forzados a esperar en largas colas luego de que la mayoría republicana en la legislatura impidió el esfuerzo del gobernador demócrata de aplazar la elección.

Pero no hay consenso sobre la posición de Trump.

En Ohio, el gobernador Mike DeWine y el secretario de gobierno Frank LaRose, ambos republicanos, llamaron esta semana a los votantes a enviar sus boletas por correo en la primaria del 28 de abril. La contienda fue cambiada a una elección totalmente por correo el mes pasado al empeorar la pandemia.

El gobernador republicano de Nebraska Pete Ricketts ha llamado a todos los votantes a solicitar boletas en ausencia para las primarias de mayo.

En Virginia Occidental, todos los votantes están recibiendo solicitudes de boletas por correo para las primarias en el estado. El jueves, en una teleconferencia con reporteros, el secretario de gobierno estatal Mac Warner, que es republicano, dijo que concuerda con Trump en que "votar por correo abre oportunidades para el fraude", pero agregó que el estado tiene las salvaguardas necesarias.

En Florida, donde los republicanos han dominado las votaciones por correo, el presidente del Partido Republicano estatal Joe Gruters coincidió con Trump en que todo el estado no podía votar usando ese método, pero añadió que "el Partido Republicano de Florida va a proceder con solicitudes y envíos de boletas por correo entre los republicanos".

Wendy Weiser, de la organización Brennan Center for Social Justice, que promueve la expansión de las votaciones por correo, dijo que hay un acuerdo bipartidista sobre los cambios electorales necesarios para ajustarse al coronavirus, pero apuntó que los comentarios de Trump esta semana estaban "añadiendo leña al fuego partidista a decisiones que deberían ser obvias".

Trump tiene un historial de hacer acusaciones infundadas de fraude electoral. Tras ganar las elecciones presidenciales de 2016 perdiendo la votación popular, insistió en que hubo un fraude generalizado. Estableció una comisión para investigarlo, pero la disolvió sin hallar ningún ejemplo.

Cada estado tiene alguna versión de votos por correo, con reglas diversas. Eso va desde sistemas como los usados en Utah, Washington y Colorado, donde los votantes reciben automáticamente las boletas por correo, hasta Wisconsin, donde se requiere la firma de un testigo para solicitar una boleta de voto en ausencia. En aproximadamente un tercio de ellos los votantes necesitan una excusa autorizada por el estado para hacer el pedido.

Las preocupaciones de Trump sobre los votos por correo parecen derivadas de su convicción de que la práctica beneficiaría a los demócratas. El presidente tuiteó: "los republicanos deberían pelear muy duro en lo que se refiere a votaciones por correo a nivel de estado. Los demócratas las están demandando".

En realidad, los republicanos en Florida y otros estados han usado las boletas por correo para aumentar la participación de sus votantes, especialmente ancianos y de áreas rurales. El miércoles, Trump cambió sus argumentos, diciendo que la votación por correo era legítima para grupos como las personas mayores de 65 años o miembros de las fuerzas armadas, que tienden a favorecer a los republicanos, pero que no debería estar disponible extensamente. Trump tuiteó que "el 100% de los votos por correo" eran algo vulnerable a abusos y no deberían ser permitidos".

En Utah, las quejas de Trump desconcertaron al director estatal de elecciones, Justin Lee. El único fraude que detectó el estado fueron casos aislados, como el de una persona firmando una boleta por su cónyuge. El sistema no ha perjudicado para nada a los republicanos.

"Las personas están participando, 90% lo están usando en un estado muy republicano", dijo. "No veo un problema para nosotros".

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.81%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.8%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
13056 votos

Las Más Leídas