MIAMI.- En medio de la querella que supone la trama rusa, vuelve a saltar la liebre de las dudas, cuando apenas comienzan los protagonistas a hablar.

El presidente Donald Trump negó rotundamente las alegaciones de su otrora hombre de confianza Michael Cohen, quien dijo que el mandatario supo de antemano de la polémica reunión que su hijo Donald Trump Jr. mantuvo con una abogada rusa, que aparentemente fue enviada por el Kremlin, antes de las elecciones presidenciales de 2016.

"No sabía del encuentro con mi hijo, Don Jr. Parece que alguien está intentando inventarse historias con el propósito de zafarse de algún lío sin relación (...). Incluso se apoyó en el abogado de Bill y la 'Malvada' Hillary (Clinton). ¡Caramba! Me pregunto si le ayudaron a crear esa historia", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Y volvió a insistir en que "la única confabulación con Rusia fue la de los demócratas", sin especificar qué, y lamentó que, pese a ello, el equipo del Gran Jurado, que preside el fiscal especial Robert Mueller, esté analizando sus tuits: "¡La caza de brujas continúa!", subrayó.

También escribió: "Qué estúpido e injusto para nuestro país. No hace falta que los medios falaces me hagan perder el tiempo con preguntas tontas".

La balanza

De esta manera, Trump desmiente a Cohen, quien tras haber sido uno de sus más próximos colaboradores durante años es investigado por Mueller, quien trata de dilucidar si el equipo de Trump se confabuló con el Kremlin para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, y conseguir la victoria electoral.

Analistas afines a un lado y el otro de la ecuación coinciden al decir que Cohen parece haber dado la espalda a Trump y ha comenzado a divulgar información, además de grabaciones, que podrían comprometer al Presidente ante los ojos de la Fiscalía, el Congreso y la opinión pública.

“Hemos entrado en un capítulo que me preocupa”, declaró a DIARIO LASAMÉRICAS Charlie Anderson, profesor de ciencias políticas de George Washington University.

“El fiscal Mueller tendrá que emplear toda su habilidad para definir si Cohen dice la verdad o no, y aun si logra desmentirlo prevalecerá la interrogante y el país, la Casa Blanca y la presidencia serán afectados de alguna manera”, subrayó.

Por otra parte, Cohen aseguró que Trump era consciente de la reunión mantenida entre Donald Jr. y la abogada rusa Natalia Veselnitskaya, en la que también tomaron parte el asesor y yerno de Trump, Jared Kuschner, y el entonces jefe de campaña de Trump, Paul Manafort.

La reunión con la abogada rusa, que tuvo lugar en la Trump Tower de Nueva York, donde funcionaba la oficina central de campaña, se convirtió en una de las piezas clave de la investigación sobre la llamada trama rusa, por lo que Trump Jr. tuvo que comparecer ante los comités del Congreso que investigan los presuntos lazos entre el Kremlin y equipo del ahora presidente.

El Kremlin

Fuentes cercanas al Gobierno ruso revelaron que la abogada Veselnitskaya, que protagonizó la cuestionada reunión con el hijo del entonces candidato Trump, “está muy bien conectada con el Kremlin y que formó parte del equipo asesor de letrados de Putin”.

De hecho, el grupo investigativo Dossier Center, con sede en Londres, que escruta las relaciones de rusos que apuestan por la corrupción para enriquecerse, también investiga los lazos Veselnitskaya, quien supuestamente “habría” ofrecido la ayuda del Gobierno ruso para derrotar a Clinton.

El mandatario ruso, Vladimir Putín, dijo lo que ya escuchamos y muchos anticiparon, que no hubo intromisión, que no hubo robo de datos contra Clinton, que haya sido organizada por el Kremlin.

Y Veselnitskaya también lo ha negado.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas