Embed

MIAMI.- Durante un evento de la campaña Cuba Decide, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmó que bajo ninguna circunstancia debe permitirse una sucesión de poder no democrática en la isla cubana, que ha gobernado el castrismo por casi seis décadas.

En el acto celebrado en el Museo Americano de la Diáspora Cubana, al que asistieron connotados empresarios, artistas y líderes del exilio cubano en el sur de la Florida, Almagro sostuvo que “Cuba está en la jurisdicción de la OEA”, y por lo tanto conminó a la dictadura castrista a someterse a la democracia.

Como se recuerda, el dictador Raúl Castro pospuso su retiro del poder para el 19 de abril de este año, casi dos meses después de la fecha prevista inicialmente, aduciendo que el retraso era consecuencia de los estragos dejados en la isla por el huracán Irma, en septiembre del año anterior. El relevo del gobernante se esperaba el 24 de febrero.

Almagro, durante un discurso pausado pero contundente, según el criterio de varios de los asistentes, advirtió que “no podemos ni remotamente aceptar ningún reclamo de legitimidad hecho por este régimen cubano. En los ojos del pueblo cubano y en el ojo de la corte que significa la opinión pública internacional no podemos aceptar una sucesión no democrática en Cuba”.

El excanciller uruguayo fue más al fondo en su disertación sobre lo que representa el gobierno dictatorial de Castro, y aseveró que “el régimen cubano es la peor clase de dictadura en el continente, una dictadura que se ha querido extender entre todas las Américas, y a través del mundo”.

Al régimen de Cuba se le atribuye la implantación del denominado “socialismo del siglo XXI” en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, país último cuyo rumbo hoy trata de enderezar el presidente Lenín Moreno, apartándose de los postulados de su antecesor Rafael Correa.

Almagro lanzó un fuerte reclamo a la comunidad internacional por el avance del castrismo, de la que dijo “se ha mantenido en un estado de complacencia generalizada”, al tiempo que enfatizó que “la dictadura cubana ha privado a millones [de personas] de sus derechos básicos y seguridad por seis décadas, sirviendo de peligroso ejemplo para otros países”.

También dijo que la comunidad internacional no debería aceptar ni invitar a dictadores en ámbitos como la Cumbre de las Américas, palabras que causaron una larga ovación entre el público asistente a la ceremonia. Uno de los invitados especiales, el excongresista Lincoln Díaz-Balart, se congratuló con los planteamientos de Almagro.

El titular de la OEA anotó que “cuando confrontamos al régimen de Nicolás Maduro [en Venezuela] antes debemos confrontar al régimen cubano, para revertir esa caída profunda que significan esos 60 años del régimen cubano”.

Y agregó: “Venezuela hoy sufre también por la dictadura de Nicolás Maduro, un burdo intento de replicar a la dictadura cubana, de sacarle la democracia a la gente, sacarle su libertad política, social y económica, y consolidar el poder en manos de unos pocos”.

Cuba Decide

Almagro elogió el trabajo realizado por Rosa María Payá, hija del desaparecido opositor cubano Oswaldo Payá Sardiñas, al frente de la campaña Cuba Decide, pero al mismo tiempo hizo un llamado al pueblo en la isla para involucrarse mucho más en esa causa.

De acuerdo con Almagro, es necesario “abrir brechas que puedan representar aires de libertad” en Cuba, y acto seguido dijo que “hay que darle una voz a la gente, al pueblo cubano, para construir luego de esta larga pesadilla que el pueblo y la diáspora cubana están viviendo, un futuro que debemos trabajar juntos con la comunidad internacional”.

Cuba Decide propone la realización de un plebiscito en el que los cubanos podrán aceptar o rechazar la pregunta: “¿Está usted de acuerdo con que se convoque a elecciones libres, justas y plurales, ejerciendo la libertad de expresión y de prensa; y organizándose libremente en partidos políticos y organizaciones sociales con total pluralidad? ¿Sí o No?”.

La idea de un plebiscito en Cuba nace después del llamado “Proyecto Varela”, que impulsó Oswaldo Payá, en busca de una serie de reformas en esa isla. Este año se cumple el sexto aniversario de la muerte del reconocido opositor, hecho que su familia atribuye a un accidente automovilístico ocasionado por el régimen cubano.

“Por ese trabajo incansable de Cuba Decide, Rosa María [Payá] recibe acoso constante y necesita de toda nuestra protección. Desde la OEA seguiré haciendo todo lo que sea necesario para apoyar esta causa”, subrayó Almagro, quien recibió varias distinciones de la comunidad cubanoamericana de Miami por su labor en la OEA.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la respuesta de la comunidad internacional ante las elecciones ilegítimas en Venezuela?

Positiva y contundente
Insuficiente
Aún es temprano para calificarla
ver resultados

Las Más Leídas