MIAMI.-Andrew Gillum, exalcalde de Tallahassee (la capital de Florida) y excandidato a la gobernación del Estado del Sol, calcula que su campaña para inscribir un millón de nuevos votantes podría costar entre 10 y 20 millones de dólares.

Dice que cuenta con donantes pequeños y grandes, y que las investigaciones de un jurado de instrucción, al que fue citado junto con un grupo de cercanos colaboradores -no le impedirán cumplir su meta: “Negarle al presidente Trump un segundo periodo en la Casa Blanca."

Te puede interesar

Desde 2015 el nombre del exalcalde fue mencionado en una investigación sobre corrupción y tráfico de influencias en Tallahassee, llevada a cabo por el FBI. Sin embargo, dicha investigación no lo vinculó a él.

Embed

Pero una demanda en contra de Gillum por unos viajes a Nueva York y Costa Rica, presentada ante la comisión de ética de Florida, terminó en que al exfuncionario electo le impusieran una multa de 5.000 dólares.

En 2018 perdió por un estrecho margen contra su oponente republicano, Ron DeSantis, lo que lo convirtió en el candidato demócrata que más votos ha recibido en los últimos 24 años, pero reconoce que no llegó a tener el número necesario para “cruzar la meta”.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con él acerca de estos y otros asuntos.

-¿Cree que sus copartidarios lo ayudan en su tarea de inscribir nuevos votantes y convencerlos del mensaje demócrata, cuando un candidato como Pete Buttigieg viene a Miami y no se refiere a temas cruciales como Venezuela o Cuba?

Si visita la Florida y no habla sobre los peligros que representa el régimen de Maduro en Venezuela, no le está hablando a una parte importante del electorado que nos ayudará a ganar. Trump da por hecho que esta comunidad lo apoya, compra esa página en Facebook en la que lo muestra dentro de la comunidad, pero cuando se trata de hablar del TPS (estatus migratorio temporal), no hace nada. Él tiene, como presidente, el poder de extender ese alivio migratorio a los venezolanos que huyen de ese desastre de régimen, son cientos de miles, y sin embargo este presidente anuncia redadas, deportaciones de esos individuos. Por una parte va a Doral y habla de lo que significa compartir el dolor de la tragedia de Venezuela, y por otra es totalmente ausente cuando se trata de políticas para ayudar a aquellos que lo necesitan. He visto análisis de las elecciones de 2018 que se preguntan por qué los hispanos en Florida no asistieron a las urnas de la misma manera que los latinos de la costa oeste. Primero que todo, la comunidad hispana de Florida no es monolítica, es extremadamente diversa e internacional. Vienen de algunos de los países más peligrosos del mundo. Los demócratas deben ofrecer soluciones, deben estar muy presentes, y ciertamente no pueden venir a un sitio como Miami y no señalar la importancia de esos temas.

-Durante el lanzamiento de la coalición latina que busca la reelección del presidente Trump, se plantearon dos cosas: un supuesto peligro de socialismo y el éxito económico de esta administración en términos de empleo. ¿Cómo ve usted que su partido pueda contrarrestar eso?

Creo que tenemos que salir y decir quiénes somos. Yo hice la campaña para gobernador de Florida en la que me dijeron que era un socialista. Sin embargo, presidía la ciudad que tuvo el crecimiento económico más alto en el estado de la Florida. Soy capitalista, pero no hay que confundir nuestra economía de mercado con que no podamos pagarle a la gente salarios que les permitan vivir de ellos. Cuando Trump se refiere a esta economía, gran parte es herencia de la gestión de Obama, no menciona que tenemos una brecha entre ricos y pobres que nunca habíamos visto en la historia de este país. El 1% en la cúspide gana más dinero que el 60% del resto de los estadounidenses. Eso es una tragedia. Creemos en la capacidad de la gente de arrancar un nuevo negocio, de convertirse en lo que quiera en este país, pero también creemos que los bancos no deben tomar ventaja de los más débiles, que los grandes tiburones no deben tener la capacidad de poner a sus hijos en una deuda universitaria de toda la vida. Estamos hablando de que nadie debe quedar en la miseria porque se enfermó, y no tenía un plan de salud. Todos los candidatos del Partido Demócrata, a excepción de uno, son capitalistas. Incluso esa excepción cree en el capitalismo pero trae a colación la idea de la socialdemocracia, lo cual no significa que todo quede en manos del Gobierno, pero sí cree que el estado tiene la responsabilidad de asegurar la salud y el bienestar del pueblo.

-Florida parece dividirse en dos mensajes muy poderosos: en el norte está el miedo a la inmigración y al indocumentado y en el sur el miedo al socialismo y la idea de que todo demócrata es un Maduro en potencia.

Entiendo eso, pero lo del socialismo es una falacia construida por los republicanos. Cito el caso de mi campaña: ¿Era socialista porque hablamos que había que pagarles a los maestros un salario que arrancara en los 50.000 dólares, porque ahora son de los que menos ganan entre los 50 estados; porque dijimos que cada niño, sin considerar su origen o su idioma, tiene el derecho a ir a la escuela? ¿Eso es socialismo? Eso es democracia, son exactamente los valores con los cuales esta nación fue fundada. Lo más peligroso de la política migratoria de este gobierno es que se está centrando, no en los indocumentados –como suele decirlo- sino, en general, en los hispanos. Esas redadas que se han anunciado van contra personas con ciertos rasgos físicos, que hablan cierto idioma, y van a sus comunidades a pedirles sus documentos migratorios. Entiendo que somos un país de leyes y con fronteras, no estamos en desacuerdo con eso. En lo que diferimos es que se ha convertido en objetivo a ciertas personas sólo por la manera cómo lucen o el idioma que hablan.

Sin decir nombres, ¿Cuál sería el candidato ideal, desde su punto de vista, para ganar en Florida? ¿Qué atributos debería tener?

Quiero un candidato que sea capaz de hablar del futuro, que plantee una visión que toque los problemas fundamentales. Tiene que ir a todas las comunidades, pero en especial a las comunidades hispanas, tienen que verlo, conocerlo. Tienen que saber, por el propio discurso del candidato, que no es socialista, que cree en la democracia, en un sistema justo, en reglas que no solo favorezcan a los más ricos y famosos, sino que le den oportunidades a cualquiera de montar un negocio, ir a la universidad, tener acceso a la salud. Este presidente es un mentiroso incorregible. Lo ha demostrado en su presidencia, y en el curso de su campaña, que está dispuesto a hacer lo que sea necesario para ganar. Debemos contar con un candidato que sea capaz de contrarrestar a ese presidente de manera decidida, pero tampoco es deseable que toda su campaña sea solo ir contra Trump. Tiene que hablar del futuro de los floridanos, no esperar al último minuto para entrar en contacto con las comunidades. Debe empezar ya a hablar de los temas importantes en el sur de Florida.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas