MIAMI.- Tras nueve largos años de negociaciones infructuosas, Miami aprueba la construcción del estadio de fútbol que propone el astro internacional de fútbol y empresario inglés David Beckham, esta vez secundado por un complejo comercial y la fuerza económica de Jorge y José Mas en terreno público, el parque de golf Melreese, sin costo visible para la ciudad.

El debate, que duró seis horas, culminó con una votación que parecía estar en el aire y resultado de cuatro a uno, con el voto del comisionado Manolo Reyes en contra, tal como era esperado.

Te puede interesar

“Mi deber es proteger los intereses del pueblo”, recalcó Reyes.

Los comisionados Alex Diaz de la Portilla, Ken Russell, Joe Carollo y Christine King votaron sí.

El aparente bajo pago de 3.5 millones de dólares al año por el terreno de 58 acres durante 99 años fue la manzana de la discordia para aprobar la construcción, que albergará al equipo de fútbol Inter Miami CF.

Un estudio independiente, que fue solicitado por la Comisión, a solicitud del comisionado Reyes, estaba supuesto a dictar el valor ‘adecuado’ a pagar por arrendamiento.

“Dicen que ganarían unos 500 millones dólares al año y solo pretenden pagarnos algo más de 3,75 millones”, declaró Reyes.

Además, no está claro aún cuál es el plan para facilitar el flujo de tráfico, en una zona que colinda con el Aeropuerto Internacional de Miami y miles de casas y familias.

El gobierno condal de Miami-Dade, que administra el aeropuerto y las vías de tráfico, mira con atención el desarrollo del estadio de fútbol.

“Construir de manera responsable, sin afectar el aeropuerto y los residentes de la zona”, comentó Johanna Cervone, jefa de gabinete de la alcaldesa Daniella Levine Cava.

Debate

Durante el debate final, que no parecía ni tener fin ni posibilidad de votación, contó con la alocución del empresario Jorge Más, quien aseguró que no costará un centavo a la Ciudad.

“Estuve aquí hace tres años y hoy digo lo mismo”, enfatizó.

“Sabemos que hay preocupaciones por negocios que hubo antes, como el estadio de los Marlins que seguimos pagando, pero este proyecto es diferente. Esta construcción no va a gastar un solo centavo de los contribuyentes”, aseguró.

Luego argumentó: “Nací aquí, vivo aquí y no nos iremos a otro lugar. Quiero a mi ciudad y esto es un proyecto de legado. Sí, debemos hacerlo bien por el bien de los contribuyentes y yo soy uno de ellos”.

El comisionado Carollo presentó una larga intervención, tras convencer a la presidenta del grupo legislativo, King, de que necesitaba más tiempo de lo normal, para subrayar “una serie de asuntos que podría mejorar el negocio”.

De La Portilla defendió la propuesta y cuestionó la oposición de Reyes, así como la aparente indecisión de Carollo, además de mencionar a Russell que supuestamente trataba de pedir dinero para su distrito, “cuando es la zona más rica de la ciudad”.

“Los 20 millones (de dólares que proponen aportar a la Ciudad) deben quedarse en esa zona, que es el área que será impactada y que yo represento aquí”, enfatizó.

Más tarde, Russell dijo que al menos “la mitad de los 20 millones prometidos deben quedar en el distrito 1”, donde ocurrirá la construcción.

No obstante, la oferta del grupo constructor especifica que el monto está destinado a las áreas verdes de la ciudad, no un distrito en específico.

“Estoy de acuerdo con la propuesta. Pensemos como una gran ciudad, no un pueblo. Creo que es un buen negocio”, resumió De La Portilla.

Según el proyecto de construcción, que contará con un complejo comercial con hotel, tiendas, oficinas, parque y estadio de fútbol aportaría:

  • 2.6700 millones en arrendamiento
  • 6.300 millones de impuestos
  • 15.000 puestos de trabajo
  • 20 millones en contribución adicional
  • 5 millones para construcción para los proyectos Baywalk y Riverwalk
  • Minutos después, tras la votación, el alcalde, Francis Suárez, habló con la prensa que estaba presente en el ayuntamiento y aseguró que se trata “del mejor negocio de parques que haya tenido el país”.

Queda en el aire la incógnita de que si los 25.000 asientos que tendrá el estadio serán suficientes. Bastaría recordar la construcción del Miami Arena, en 1988, que albergó al equipo de basket Miami Heat con 17.000 localidades, costó 52 millones de dólares a la Ciudad de Miami y en 10 años fue desechada y demolida.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.77%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.56%
27962 votos

Las Más Leídas