Cuando pasen los años y se escriba la historia de las luchas por el acceso a la educación superior de los inmigrantes, dreamers, indocumentados, minorías y familias en situación de vulnerabilidad social, en Estados Unidos, el pensamiento pedagógico padroniano -término al que me atrevo a dar vida y acuñar en este reportaje- será vital y trascenderá cualquier época, dejando prueba fehaciente de que la educación es el único pasaporte al éxito.

Bien lo sabe un hombre que comenzó a estudiar y trabajar realizando todo tipo de tareas. Desde las más humildes, como limpiar baños y lavar carros, hasta convertirse en el líder que por más de un cuarto de siglo llevó las riendas de la institución universitaria más grande de la unión americana.

Te puede interesar

La fábrica de sueños

Pronto a cumplir 60 años de vida, el Miami Dade College (MDC) permanece más actualizado y vigente que nunca y le abre las puertas a todo el que quiera sacrificarse por lograr una mejor vida en EEUU. Es una institución académica capaz de unir a un pueblo y llenar de orgullo a la comunidad que la ha visto crecer.

Como lo definió el expresidente Barack Obama, Miami Dade College es una fábrica de sueños para miles de jóvenes y adultos, y el Dr. Eduardo Padrón deja en esta institución un horizonte que es mucho más profundo que simples “objetivos” y “metodologías”.

Gracias a su incansable labor, hoy el College es reconocido y aplaudido en todo el continente. El Dr. Padrón ha sido condecorado por su labor por seis presidentes de Estados Unidos, que consideran su visión como vital para el desarrollo de Miami y del país.

Al entregar las riendas de la institución educativa, deja un legado profundo e inmenso, y una misión que busca seguir combatiendo las barreras elitistas del acceso a la educación superior. Su figura está ligada íntimamente a la razón de ser de MDC, una casa de estudios que por más de medio siglo ha respondido -como ninguna otra- a las necesidades de sus alumnos y la comunidad.

Misión de vida

El profundo compromiso con la educación y la inteligencia del Dr. Padrón para hacer realidad los sueños son algunas de las claves que han impulsado el éxito de MDC.

Padrón fue y es profesor, pero también un dreamer. Por eso asumió su posición de presidente como una tarea sagrada, casi apostólica, y no simplemente como una carrera administrativa en el área docente.

Esta misión que sus cercanos han atestiguado como una vida de sacrificios, también ha obsequiado importantes triunfos al líder que aboga con fervor por la democratización del acceso a la enseñanza superior. Lo que ha logrado: enriquecer por medio de MDC la vida cultural e intelectual de Miami en favor de sus jóvenes, la libertad, el arte y toda la comunidad.

El Dr. Padrón, a diferencia de otros dirigentes académicos, ha confiado más en los jóvenes que en los burócratas y educadores, y ha logrado nuclear un excelente equipo de docentes para proteger y potenciar las oportunidades y vocaciones profesionales.

Ha conseguido que en MDC se puedan ofrecer carreras nuevas para el siglo XXI, y ha hecho posible que esta casa de estudios sea capaz de capacitar en breve tiempo a miles de hombres y mujeres que luchan por sacar adelante a sus familias. La labor del incansable educador deja de manifiesto que existe una evolución vital de la institución desde sus inicios a la actualidad, sin descuidar la capacitación técnica y el sentido práctico de carreras enfocadas en las urgencias de este tiempo.

Es por eso que MDC siempre será una brújula confiable y la dirección del Dr. Padrón será recordada como muestra de amor fecundo por la educación, derecho universal que dará siempre los mejores frutos a las generaciones futuras.

Una casa de todos

Sin educación y preparación, la inteligencia se trunca y el trabajo se vuelve brutal servidumbre. Sin duda, la capacitación a nivel superior nos ayuda a crear el mundo del mañana. Esa es la doctrina que nos lega el Dr. Padrón. Sencilla, pero a la vez profunda, convirtiendo al College en la casa de todos y en una incubadora de sueños para trasformar el mundo.

Si no se realza la cultura dentro de la escuela, ¿dónde más se hará?

Fue bajo este precepto que nacieron la Feria del Libro de Miami, el Festival de Cine de Miami, el prestigioso Teatro Prometeo, y la adquisición de la Torre de la Libertad, por mencionar algunas de las iniciativas impulsadas por el Dr. Padrón en la ciudad.

Economista de carrera, el Dr. Padrón es un convencido de que no hay forma de estimular la imaginación y creatividad sin aprender a valorar y disfrutar de las manifestaciones culturales universales. Por eso se esforzó en que quienes asistieran al College se fuesen de allí con experiencias que lo engrandecieran académica y emocionalmente. Así, logró consolidar la institución como una pieza clave en la vida de Miami.

No hay misión más noble en la vida que educar. El ser que vale no es el que más dinero o éxito tiene, sino el que es capaz de traspasar sus conocimientos a otro ayudándolo a cumplir sus sueños y metas. De ahí que el Dr. Padrón valorara tanto el ejercicio docente como una manera de devolver a la institución lo que esta le había ofrecido.

Su esfuerzo ha estado encaminado a convertir al College en un puente para que hombres y mujeres elijan y diseñen su futuro. También se ha dedicado a descubrir y potenciar vocaciones profesionales. Se trata -según su visión- de educar, inspirar, descubrir talentos y brindar orientación para crear verdaderos líderes.

De ahí surge el Salón de la Fama de Exalumnos del Miami Dade College, que hace más de 17 años distingue cada año a un nuevo grupo de miembros por los logros en sus respectivas carreras, servicio e impacto positivo tanto en la comunidad como en la nación, y que además proporciona becas de estudio a las nuevas generaciones de líderes.

La voz de la comunidad

El Dr. Padrón nunca ha olvidado su condición de inmigrante, es por eso que en cada una las graduaciones de las que ha sido parte, nunca se ha dejado de conmover. Como él mismo señala, se ve representado en los cientos de jóvenes y adultos que reciben un título profesional.

Esta es una de las razones por las que decidió rodeare de un equipo que siente la obligación de representar el sentimiento de los estudiantes, un grupo de trabajo que le permitió llevar al College a otro nivel salvaguardando el libre acceso a la educación superior y a las oportunidades.

Cuna de líderes

MDC se ha convertido en la casa de grandes empresarios, artistas, líderes sociales y políticos, pero no solo eso, también ha logrado acercar a los intelectuales a la comunidad. Destacados hombres de negocios y personalidades son, d e hecho, parte de esta casa de estudios a través de charlas magistrales únicas.

Este es otro legado del Dr. Padrón, quien han logrado que el College extienda las fronteras del espíritu. Es por eso que su trabajo y legado quedan conectados con la historia de Miami y permiten que el pasado siga dialogando con el futuro.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas