MIAMI.- Los alumnos del instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida), donde el pasado 14 de febrero un joven de 19 años mató a 17 personas, comenzaron hoy el nuevo curso escolar rodeados de fuertes medidas de seguridad que, según la prensa, han costado al menos 6,5 millones de dólares.

Seis meses después del tiroteo, los alumnos de esta escuela secundaria volvieron a las clases para iniciar el nuevo curso escolar, aunque para muchos de ellos nunca volverá a ser lo mismo.

La inversión de 6,5 millones de dólares en nuevos dispositivos de seguridad incluye lectores de tarjetas de acceso a las instalaciones, que se efectúa a través de un solo punto de entrada, y un total de 18 monitores, señalaron medios locales.

Asimismo, una nueva ley estatal obliga a que todos los colegios públicos dispongan de al menos un guardia de seguridad armado.

La junta escolar del condado Broward, al que pertenece Parkland, ha destinado además cinco millones de dólares a servicios de salud mental y la fabricación y distribución de tarjetas de identificación para los estudiantes, personal escolar y visitantes.

"Todo el mundo quiere regresar a como estaban las coswas (antes del tiroteo) o lo más cerca posible", dijo al canal Local 10 News Chris Mullinga, capitán de la Policía del condado.

Pero hay alumnos que se encuentran todavía lejos de sentir que todo ha vuelto a la normalidad.

El estudiante venezolano de 15 años Anthony Borges, que resultó herido de gravedad en la matanza ocurrida en el instituto Marjory Stoneman Douglas, aseguró este martes que no volverá este año a clase.

En una entrevista con el canal Local 10 News, Borges explicó que no se siente listo para volver al colegio donde se produjo el tiroteo que segó la vida de 14 estudiantes y 3 docentes.

Borges recibió el día de la matanza cinco tiros al bloquear con su cuerpo la puerta de un aula para proteger a otros estudiantes del ataque de Nikolas Cruz, de 19 años, autor confeso del tiroteo.

"No estoy listo para volver porque (el colegio) es peligroso para todos. Nadie quiere recibir un tiro y quizá hay otro Nikolas Cruz allí", dijo al citado medio.

Borges ha sido intervenido quirúrgicamente varias veces para recomponer sus intestinos y una pierna destrozada por los tiros, aunque probablemente tendrá que pasar de nuevo por el quirófano.

La estudiante Jaclyn Corin, de 17 años, que perdió a un amigo y compañero en el tiroteo, dijo al canal NBC News: "al final no me siente segura en el instituto porque no me siento segura en ningún lado".

El pasado 14 de febrero, El exalumno Nikolas Cruz ingresó en el centro educativo armado con un rifle semiautomático AR-15 y segó la vida de 14 estudiantes y 3 profesores, además de dejar una veintena de heridos.

Cruz se halla actualmente detenido en una cárcel de Broward, en el sureste de Florida, sin derecho a fianza y afronta 17 cargos por asesinato en primer grado por los que podría ser condenado a la pena de muerte.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario