MIAMI.- Un contenido diferenciador, lograr engagement y conseguir una acción inmediata del receptor son algunas de las cualidades del post perfecto, Gaby Castellano las tiene toda. Para quien suscribe fue difícil plasmar en 5 mil caracteres una amena y densa conservación de casi una hora, donde más allá de la lista de empresas exitosas que ha construido y la rehíla de premios y galardones obtenidos en más de 30 años de experiencia, esta venezolana con ascendencia española nos cuenta sus orígenes y cómo logró llegar a ser una de las 100 mujeres más influyentes de España.

Posee una personalidad que atrapa la atención en pocos minutos. No solo por su voz que lleva un marcado acento español, o por su cabello con un peinado asimétrico que a veces viste de colores, o por sus ademanes caraqueños con algunos dejos masculinos, sino porque al hablar hace gala de su inteligencia con un desparpajo que saca sonrisas. Ella es una celebridad del Social Media Algunos la llaman La Reina del Marketing, por lo que en su nombre lleva una corona.

Te puede interesar

Nació en el este de Caracas, en una familia donde la ingeniería era un camino certificado al éxito. Sus padres habían planificado una carrera universitaria que la llevaría por los mismos rumbos que ellos transitaron, pero en ella la creatividad no estaba dispuesta a doblegarse ante los números y las fórmulas, por lo que tuvo que negociar para demostrar que servía tanto para la ingeniería como para la carrera de sus sueños: Comunicación Social. Así, terminó graduándose de ingeniero en la Universidad Metropolitana y en la Universidad Católica como comunicadora.

Comenzó a trabajar a muy temprana edad. El antojo por comprarse un costoso reloj y la negativa de su madre de darle el gusto, con el añadido reto de que debía trabajar para adquirir la lujosa prenda, la lleva, a los 14 años, a aplicar para entrar en la empresa de comida rápida que se estrenaba en la nación caribeña y en la que los jóvenes de clase media alta, conocidos como sifrinos (pijos) trabajaban: McDonald. Al finalizar la secundaria se compró su primer coche.

Su ingreso al mundo de la televisión se da cuando en la universidad lee un cartel en el un canal que buscaba una conductora de TV por lo que pedían chicas rubias con las clásicas medidas 90,60,90. “No soy rubia y tampoco tengo las medidas pero quiero trabajar en el canal televisión” le dijo a la persona que le contestó el teléfono, y con ese primer sí, ingresó a RCTV sirviendo café y cargando cables, pero al poco tiempo ya estaba en la producción de importantes shows como Club Disney o los premios Ronda.

“Yo produje el momento, pero estaba en los ojos de quien me vio entender que yo tenía un valor. Todo se junta. Tú generas el proceso, pero el que está del otro lado también tiene que verte. Coincidió que eran las personas adecuadas que yo me tenía que encontrar en el camino (…) Tuve la suerte de tener gente sobre mi cabeza que vio el talento que yo tenía y que no hicieron otra cosa que darme las oportunidades” asegura.

España, para ser libre y feliz

A muy temprana edad se destacó en el área de la publicidad y el mercado. Entró en un mundo dominado por hombres, y alcanzando reconocimientos importantes que la llevaron a estar entre los creativos más cotizados de Venezuela. Mientras saboreaba el éxito su jefe le dijo que si quería crecer debía salir hacia otros mercados y tuvo que elegir entre ser la CEO de la empresa Young & Rubicam en New York o irse a Europa a realizar especializaciones en su área, y se decantó por la que había sido su segunda patria: España.

“Toda la vida coincide para que las cosas pasen, nada es casual. Todo se engrana. Entonces tengo mi primera novia, pero no puedo ser libre y feliz donde estaba. Lo de New York no lo tomé porque era impuesto. Tenía las medallas y los renglones para recibir el cargo, pero traían a una muchachita, de unos 25 años en ese momento. Me iban a poner en un puesto que era usualmente de hombres mayores y yo era una niña muy joven. El maltrato laboral que ya recibía en general por ser mujer, porque era jefa de gente que me doblaba la edad, de gente mucho mayor y me daban por el culo. Si llego a un país como EEUU impuesta, a New York, a asumir un liderazgo, es que me iba a tocar peor”.

Se fue a España a hacer especializaciones. Corrían los años 90, y la internet era una herramienta que iba ganando terreno entre los estudiantes del mundo que estudiaban en Santiago de Compostela, por lo que decidió ofrecer un servicio de internet. “No había los CyberCafé, y yo monté uno cerca de la universidad. Compre 10 computadoras y vendía el servicio”.

Gaby, quien trabaja en el show business con nuevos artistas latinoamericanos, entregó su resumen mientras estaba de gira con alguno en Madrid, la llamaron de varias y eligió la más prestigiosa.

En lo más alto

El éxito de Castellanos ha sido exponencial. Bajo el concepto "todo lo que das es lo que recibes" fundó Socialphilia, una de las empresas más importante a nivel mundial dedicada a la publicidad y al marketing. Al ser consultada sobre sus principales logros habla del orgullo que siente que sus “niños”, como ella los llama a sus trabajadores, tengan una estabilidad económica. “Mis dos creativos más importantes se compraron casas en la playa, en el sur de España. Les darán a sus hijos lo que ellos no tuvieron por vivir en Madrid. La rotación de mi empresa es mínima porque la gente se siente feliz y esa estabilidad se la ofrezco a mis clientes”.

Gaby Castellano asegura que una de sus virtudes ha sido tener la capacidad creativa de ver cosas que los demás no ven. “Y si lo mezclas con la tecnología y con una visión a largo plazo se convierte en innovación”.

Docente por vocación

A Castellanos le apasiona la docencia, y sus redes sociales son muestra de ello. “No rentabilizo mis followers. Yo no vivo de ello, me dedico a educar por placer. Soy profesora de las más grandes universidades y lo hago por amor. Soy Docente de uno de los masters que tengo en educación”.

Destaca que como a ella no le enseñaron todo en la universidad, su forma de cambiar al mundo es enseñando. “Quiero mostrar las herramientas para enfrentar el mundo laboral que no las tienen al salir de la universidad”.

Sensibilidad por las causas nobles

Gaby defiende la libertad y la justicia. “Lucho porque no se engañe a la gente, lucho porque todos seamos libre e iguales. Por eso me lleva a luchar por espacios importantes como puede ser el LGBT por la mujer, donde considero que estamos en menos oportunidades que el resto de las personas. Soy una luchadora nata”.

En unos 10 años se ve como una señora “guay” (cool) con su cabello plateado, con corte de tendencia, liderando su agencia, pero más dedicada a la educación para dejarle a las siguientes generaciones todo lo que ha aprendido. “Seguir abonando el camino, para que sea más fácil. Seré una vieja divertida, cojonuda, en onda, que se viste guay. Y que si ya me importa un pito lo que piense la gente, me va a seguir importando menos. Seguiré divirtiéndome, siendo feliz, siendo Gaby Castellanos”.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
60592 votos

Las Más Leídas