MIAMI— El mundo de Lucía Quintana es de labios y navajas. Lo lleva tatuado en un brazo y es su compromiso profesional. Esta talentosa barbera combina la dulzura femenina y el rigor en el corte, destrezas que la han hecho popular en Miami.

Su amor por la barbería nació en la provincia de Cienfuegos, en el centro de Cuba, donde el barbero era hombre y la peluquera, mujer. Pero a pesar de los prejuicios y siendo muy joven agarró tijeras, cuchillas y navajas para arreglar a su abuelo.

Te puede interesar

Embed

“Alrededor de los 13 años tuve la primera experiencia en el mundo de la barbería. Mis padres me dicen ‘bueno, te toca hacer algo por tus abuelos. Escoge en qué los ayudas’. Y dije ‘quiero ayudarlos cortándoles el pelo y afeitándolos’. Le cortaba las uñas de los pies a mi abuela, me encargaba de la higiene y el cuidado. Ahí por primera vez afeité a mi abuelo. Entonces noté que me gustaba más trabajar la parte de hombres. Para mí eso era el comienzo. Después me di cuenta de que me gustó y empecé a estudiar y hacer cursos de estilista”, recordó.

Después de trabajar en la industria de la hotelería y el turismo en Cuba, llegó a Miami en 2015 y su pasión encontró un camino. “Cuando llegué aquí, al país de las oportunidades, alguien me preguntó ‘¿qué te gusta hacer?’ Yo enseguida dije ‘barbería’. Gracias a Dios todo se fue dando de una manera que nunca me aparté de esto. He logrado sentirme realizada, que es difícil”.

“Todos los días le doy gracias a Dios, porque cuántas personas no hay que no pueden hacer lo que aman. Eso les crea frustraciones, inseguridades. He sido bendecida por trabajar como barbera y hacer lo que me gusta desde que llegué”, sumó la cienfueguera, que se considera miamense también por su profunda conexión con la Ciudad del Sol.

Según su punto de vista, Miami “es la mejor ciudad del mundo. Amo donde nací, porque Cienfuegos es una ciudad bella, pero yo siento que Miami es mi casa. Al principio quería probar otras cosas, ir al norte, aprender bien inglés y después regresar. Pero me atrapó. Decía ‘me voy el mes que viene’ y nunca me fui. Ahora voy a otras ciudades en EEUU y de regreso, cuando veo el cartel de Miami, siento que llegué a mi casa”.

Arte en las manos

Desde el momento en el que Lucía agarra las cuchillas, las convierte en pinceles: diseña la imagen que el cliente quiere, y generalmente los sorprende por la frescura de sus cortes. Su meta es que cuando los hombres salgan de la barbería, sus estilos de cabello y barba sean su mejor tarjeta de presentación.

Por eso muchas figuras públicas le han confiado su imagen, y además de visitar la barbería donde trabaja, le piden que vaya a los sets de grabación o eventos. Algunos de sus clientes regulares son el productor musical Emilio Estefan, el periodista Enrique Acevedo, el influencer Alex Otaola, el actor Ricardo Becerra, el actor e influencer Carlos Montiel, el músico Juan Morelli, el cantante Mau Montaner, el diseñador y fotógrafo José Juan Blanco, entre otros.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCOImFRegwMo%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAC2emyZCfQJpA3l52pajikr1XDascjv9Dda2vQpHQhQfutc8WyuZCq4Q7YjROQnp87dyupNnP5rSXGszwl4QbgwOY3XqFQDAeeZA9LZBAZB3jPj123YEeJZB8XXcIkJeDKm6ffUbZAIUYZBAob5dW0nTkMdVSl9DAAZDZD
View this post on Instagram

A post shared by Lucia Barber (@lucia_cienf)

“Cuando me agradecen por mi trabajo siento una alegría doble. Siento, como estilista, que logré mi objetivo; pero como mujer también, porque es lo que ellos no esperan”, declaró la estilista, que cuenta con una clientela muy variada. Justamente eso le brinda “la oportunidad de conocer diferentes culturas”.

Sin embargo, llegar a este punto de reconocimiento le ha tomado algo de tiempo. Pero su precisión y delicadeza, tanto en los cortes de cabello y barba como en los tratamientos de belleza para los caballeros, le han hecho ganarse el respeto y el cariño de muchos.

Según apuntó, romper el hielo toma un poco de tiempo. “Ellos se sientan, me dan el beneficio de la duda, por educación muchas veces, pero cuando ven que logro hacer exactamente lo que ellos querían, siento esa doble satisfacción, personal y profesional”.

“A veces digo ‘¿me está pasando de verdad, es real?’ Lo que pasa con el trabajo de nosotros es que puedes ser buena, amar tu profesión, pero quienes llevan tu trabajo a otro nivel son las figuras públicas. Marca un antes y un después”.

Citó como ejemplo su trabajo en la imagen de Emilio Estefan. “Con Emilio me pasó una cosa curiosa. Él viene por una recomendación, porque no podía dejarse crecer la barba, nadie lo lograba. Alguien le dijo, si vas con ella, vas a tener barba. Y así fue. La asistente me llama un día y me dice ‘vamos a una sesión para la revista Hola. Increíblemente Emilio no quiere maquillista, te quiere a ti’. Me buscó para que lo peinara y le acomodara la barba. Entonces, cuando oyes ese tipo de comentarios, sabes que ha valido la pena el esfuerzo y la disciplina”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB9QMj-eA2iI%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAC6H162J9WdSqIQZB8Ny60Km280HufXGZCYpiZCwFVNfyT0HxZAKlEeoENnJGx9lIvV4cjJPx2ZCrkqkj7InmQZAI1ZCntI1KkiIvJFyXqjJPnYdTWsMncUArrHimEihD0et0Lx2MANhKC9cw5ctEJWPBZC8TjihdAZDZD
View this post on Instagram

A post shared by Lucia Barber (@lucia_cienf)

Este tipo de recomendaciones que van de boca en boca se extiende también al mundo de la salud. “Me pasa mucho con los médicos. He tenido a otros doctores que vienen porque han visto las fotos, porque ven mi trabajo en otras personas”.

A quienes desean entrar en el mundo de la barbería, recomienda “no tener miedo”, pues “no pueden sentir que nada es personal, tienes que sentirte segura de ti misma. Los primeros tiempos estamos sentadas porque otros están cortando el pelo, y es normal, los clientes no te conocen, no han visto tu trabajo, pero hay que atreverse y dar el primer paso”.

Y agregó que “ya las cosas han cambiado mucho y la figura femenina dentro de una barbería no es tan extraña como hace 10 años. De hecho, ya casi que es necesaria”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.98%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.32%
22562 votos

Las Más Leídas