MIAMI.- Si usted está pensando en salir este fin de semana en su bote para celebrar la fiesta de Independencia de los Estados Unidos, tome todas las precauciones del caso. La Guardia Costera, junto a otras agencias, puso en marcha la Operación Agua Seca o Dry Water, que está orientada a reducir los peligros de navegar bajo la influencia de alcohol o drogas.

Esta campaña nacional tiene lugar entre este viernes 3 de julio y el domingo 5 del mes en curso, teniendo en cuenta que, según el Cuerpo de Guardacostas, el consumo de alcohol sigue siendo el principal factor de muerte de personas que navegan por recreación y el principal contribuyente en los accidentes en el agua.

Te puede interesar

En el transcurso del fin de semana, los oficiales de la Guardia Costera y de otras fuerzas que se unen a esa iniciativa estarán cumpliendo labores de educación a pilotos y pasajeros de embarcaciones sobre los peligros que representa la navegación bajo la influencia de drogas o licores.

De acuerdo con el Cuerpo de Guardacostas, los oficiales también estarán en alerta máxima para aquellos que violen las leyes que regulan la navegación, con el fin de “retirar a los navegantes peligrosos de las vías fluviales”, según un comunicado de prensa de esa agencia en el sureste de los Estados Unidos.

La misión de la Operación Agua Seca u Operation Dry Water “es reducir la cantidad de accidentes y muertes relacionadas con el alcohol y las drogas a través de una mayor conciencia del navegante recreativo, fomentando un elemento disuasivo más fuerte y visible para el consumo de alcohol en el agua”, de acuerdo con el boletín informativo.

Desde el lanzamiento de esa campaña en 2009, un total de 4.095 operadores “no aptos” han sido retirados de las vías fluviales del país, con lo que, según la Guardia Costera, se pudieron evitar “consecuencias peligrosas y potencialmente trágicas”.

Los oficiales que han participado en esta campaña en años anteriores se han puesto en contacto con más de 1.5 millones de navegantes para darles información y aplicar la ley cuando ha sido necesario.

El consumo de alcohol durante la navegación no solo es peligroso para el operador del barco, sino también para los pasajeros que puede sufrir resbalones, caídas por la borda, lesiones o muertes que podrían haberse evitado si hubieran tomado la decisión de no beber, acorde con el Cuerpo de Guardacostas.

Cifras de 2019

En 2019, la Guardia Costera registró 4.168 accidentes que dejaron como saldo 613 muertes, 2.559 lesiones y aproximadamente 55 millones de dólares en daños a la propiedad, como resultado de accidentes de navegación recreativa.

La tasa de mortalidad fue de 5.2 muertes por 100.000 embarcaciones recreativas registradas, según las estadísticas oficiales.

Esa cifra representó una disminución del 1.9% con respecto a la tasa de mortalidad de 2018, que fue de 5.3 muertes por cada 100.000 embarcaciones recreativas.

En los accidentes que terminaron con resultados fatales, el 79% de las víctimas fallecieron ahogadas, mientras que el 86% de esas personas, de acuerdo con la información oficial, no llevaban chalecos salvavidas.

El consumo de alcohol es el principal factor que contribuye para que ocurran accidentes fatales de navegación. Otras causas son la falta de atención del operador, vigilancia inadecuada, inexperiencia y velocidad excesiva.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas