Embed

MIAMI.- El periodista Jorge Ramos afirmó a su llegada a Miami que estaría dispuesto a entrevistar una vez más al dictador venezolano Nicolás Maduro, luego de que el lunes el comunicador mexicano y su equipo periodístico estuvieron detenidos en el Palacio de Miraflores y más tarde fueron deportados de ese país por el malestar que le causaron al gobernante las preguntas del reconocido presentador de Univision.

Durante la entrevista, el periodista enseñó a Maduro unas imágenes que había grabado en las inmediaciones de Miraflores, en las que se puede ver a un grupo de personas buscando comida en un basurero, hecho que derivó en la interrupción abrupta del encuentro y la posterior retención del comunicador en un cuarto oscuro de la sede del Gobierno que se niega a abandonar el heredero del chavismo tras iniciar un nuevo mandato ilegítimo.

Te puede interesar

Ramos dijo a la prensa en el Aeropuerto Internacional de Miami que “no sintió miedo” porque “uno debe llenarse de paciencia en estos casos”, pero, aseguró, los equipos utilizados para la entrevista fueron “arrebatados de forma brusca” por agentes del régimen. “Lo que más me interesa es que se pueda conocer la entrevista porque había otras cámaras de ellos grabando en ese momento”.

Agregó que a pesar de que ninguno de los miembros de su equipo de trabajo fue golpeado, después de la suspensión intempestiva de la entrevista el periodista y sus acompañantes vivieron momentos de “mucha tensión”.

Frente a decenas de periodistas que además de esperar sus comentarios en relación a su detención en Venezuela, le expresaron su solidaridad por lo ocurrido, Ramos dijo que si Maduro “tiene pantalones” debe emitir o permitir que se difunda la entrevista. “Nos robó algo que el mundo quiere ver”.

Sostuvo que el hecho es una muestra de la “naturaleza dictatorial” de Maduro y la cúpula gobernante, y al respecto señaló que “si esto nos lo hacen a nosotros, imaginemos lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos”.

Ramos, junto a cuatro miembros de su equipo periodístico, estuvieron detenidos por dos horas y media, situación que generó una intensa campaña a través de los medios de comunicación y las redes sociales en demanda de la pronta liberación del comunicador que regresó a EEUU sin sus implementos de trabajo y tampoco su teléfono celular.

Aseveró que vio a un Maduro “fortalecido” luego de los hechos del pasado fin de semana en la frontera con Colombia, cuando no pudo ingresar la ayuda humanitaria enviada al pueblo venezolano por diferentes países, encabezados por los Estados Unidos.

Según el comunicador, el Palacio de Miraflores es una especie de “burbuja” en donde los chavistas quieren hacer “lo que les da la gana”, mientras que el resto del país muestra otra realidad con millones de venezolanos que no creen en la dictadura.

A pesar de los hechos, Ramos reafirmó que era "necesario llamar dictador a Maduro en el propio Palacio de Miraflores".

Ramos indicó que no esperaba ese comportamiento de Maduro, dado que otros medios internacionales lo habían entrevistado previo a su cita con el dictador, y recalcó que la molestía del gobernante se vio desde un principio.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas