MIAMI — La actriz y opositora cubana Iris Ruiz llegó con una visa humanitaria a Miami, acompañada de dos de sus seis hijos, para recibir atención médica especializada a su delicado estado de salud, punto de gravedad al cual se llegó producto de una serie de desatenciones y malas prácticas dentro del sistema de salud de la isla.

El doctor Alfredo J. Melgar, la recibió en su clínica en horas de la mañana para realizar una primera evaluación del caso, aunque aseguró que inminentemente va a requerir hospitalización.

Te puede interesar

“Desde el 2017, Iris Ruiz se estaba quejando de dolor abdominal y sangramientos continuos. Desde mi perspectiva se cometieron numerosas negligencias médicas en su caso. Al principio tenía un diagnóstico de posible hiperplasia endometrial, una condición que progresa al cáncer y no se hizo nada. En el 2019 fue a otro policlínico donde tampoco la atendieron correctamente, no hicieron los estudios correspondientes, solo hay un ultrasonido de muy mala calidad donde parece que sí estaba muy engrosado el útero pero tampoco procedieron, y le dijeron que, como ella es opositora, no tenía derecho a tener una atención médica adecuada”, dijo Melgar y denuncia que “El régimen utiliza dos métodos fundamentales, uno es el directo como en el caso de la dama de Blanco Xiomara Cruz, que le inyectaron diferentes bacterias, le dieron a inhalar gases en la cárcel de Ciego de Ávila y el otro método es éste: No hacer nada, dejar que los problemas de salud progresen, como un castigo extra, si son hipertensos no se tratan, si son diabéticos tampoco, si están sangrando como el caso de ella que tenía una hiperplasia glandular que puede haber progresado a un cáncer eso es una técnica común para eliminar a los disidentes. Es como más sofisticado, más sutil, que darle una paliza o matarlos en un a prisión esto es una muerte lenta”.

Embed

Después de una revisión inicial del expediente y algunas pruebas físicas, Melgar sostuvo: “Tiene mucho dolor abdominal, el abdomen está muy distendido y está sangrando. Yo temo lo peor. Contacté con el padre de la Ermita de la Caridad para ponerla en oración. Porque tienen que unirse las dos partes: la ciencia y el poder de Dios. El pronóstico, desgraciadamente, no es bueno, se puede tratar, puede ir a cirugía o a quimioterapia, pero no es bueno, porque puede replicarse y estas metástasis generalmente van a los pulmones, los huesos y el cerebro, si llega a ser un proceso maligno”.

“No podemos esperar, se han perdido cuatro años muy valiosos sin un diagnóstico”, Iris Ruiz, obtuvo la ayuda de distintas organizaciones para costear los procedimientos, en cuanto a la atención primaria, Melgar reconoce: “Yo no puedo cobrar, nosotros tenemos una deuda con ellos, con los fundadores del MSI, los que están presos, los que están en huelga de hambre, los que están dando la cara”. De igual manera se está creando un GoFundMe para que las personas puedan apoyar en dependencia de la duración del tratamiento. En un principio, los interesados pueden llamar al teléfono 305-2232-436.

En conversación con DIARIO LAS AMERICAS, Ruiz reconoció: “Me siento muy agradecida con todos los que hicieron esto posible, segura, y contenta de poder darle esperanza a mi familia… me tuvieron regulada (Le prohibían salir del país) como dos años. En Cuba te privan de todo, de tu libertad, de tu privacidad, se meten en todo, si tienes familia, con tus hijos, con tus padres, si tienes un problema de salud ellos intervienen directamente, cualquier situación que tengas en tu vida ellos la aprovechan. Cuba no es una potencia medica eso es un eufemismo, Cuba es una dictadura”.

Ruiz cierra por un momento los ojos, recordando: “En noviembre del 2020, en plena efervescencia del Movimiento San Isidro, de los acuartelados, teníamos un cerco policial en nuestra casa (Su esposo es Amaury Pacheco fundador del MSI) y, primeramente, salir con esa vigilancia era imposible. Tratamos de escondernos y salir escondidos, pero nos siguieron en motos al hospital materno. Cuando llegamos estaba la patrulla, yo tenía cita, pero la doctora dijo que no podía atenderme. Los agentes de la seguridad, al otro día nos dijeron que ellos podían llevarme al hospital, pero yo les dije que no. No puedo confiar en ellos. Mira el caso de Laura Pollán”.

No obstante, de su padecimiento, se muestra esperanzada de los pasos que ha dado la sociedad civil, de lo pasado y de lo futuro, del paro nacional el 11 de octubre, de la marcha del 20 de noviembre. “La cultura cívica, la cultura de la libertad de expresión allí nos enfocamos, trabajando sobre ella, en esa desprogramación donde está el miedo sembrado, así es como hemos ido ganado la confianza sin destruir nunca la memoria histórica. Los cubanos están locos por salir a la calle, y están tomando las precauciones para no ser reprimidos salvajemente como el 11 de julio”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
60551 votos

Las Más Leídas