MIAMI.- Existe bastante controversia alrededor del Sars Cov-2, el virus que causa la enfermedad de la COVID-19, o coronavirus. Mucho se habla de qué hacer para evitarlo sobre todo cuando los número se han disparado en el sur de Florida, donde se registran más de 2.000 casos al día. Pero se aborda muy poco el ángulo cómo prepararnos y cómo actuar si contraemos el virus y no tenemos que ingresar a un hospital.

¿Qué debemos hacer si contraemos el virus, cómo prepararnos? le pregunté al doctor Fernando Lora, que es un médico polémico que recomienda a sus pacientes "evitar los fármacos, no tomar azúcar, comer carne y escuchar más al cuerpo".

Te puede interesar

Según este cirujano, con más de 53 años de experiencia, "hay algo que nos está venciendo en esta batalla contra el coronavirus y es el miedo". Tener miedo “influye sobre nuestro sistema inmune y nos baja las defensas del organismo. Puede ser la causa de enfermedades muy graves”.

El miedo a lo desconocido es algo que ha aterrado al ser humano desde el principio de los tiempos. Por eso Lora trata de explicarnos con palabras sencillas qué es un virus.

"El virus necesita de nuestras células para poder vivir. Un virus fuera de una célula es como una espora y no sobrevive por mucho tiempo", argumentó.

Otra característica de los virus "es que no pueden entrar en las células con poca azúcar". Para apoderarse de nuestra células "necesita en sus espolones un compuesto glicoproteico. Si no tiene suficiente glucógeno no puede entrar a dominar una célula. Una vez que el virus ha penetrado, usa la energía y los recursos que hay allí dentro para multiplicarse y, de esa forma, le cambia el ADN a la célula huésped", explicó.

Es en ese momento cuando la célula se percata de que está tomada por un virus y trata de defenderse. La única forma que hay de hacerlo es cometer un suicidio. Es como si dijera: “Me muero para que muera el virus”, definió.

“Pues sí, el organismo busca la forma de sacar esas células enfermas de él. Trata de expelerlas y ¿cómo lo hace? En forma de tos o estornudo. Achisss!!!! Y comienzan a salir células tomadas por el virus, Achisss!!!! Si en ese momento hay alguien cerca de quien estornuda o moquea y recibe una dosis de saliva con la carga contaminante adecuada, se contamina”, explicó el doctor.

El miedo y el estrés

La idea de que el virus está por todos los lados aterra. Es una realidad estamos en medio de una pandemia. Pero el miedo, produce estrés. El estrés agudo es incluso bueno, nos permite reaccionar con rapidez para ponernos a salvo frente a un peligro. En un momento crítico seremos capaces de correr muy rápido o golpear a alguien muy fuerte.

Pero existe el estrés crónico. Este es muy dañino para el organismo ya que baja el sistema inmune. “Si una persona se pasa varias semanas con una gran preocupación o sufre una gran zozobra, le bajan sus defensas”, sostuvo.

“A veces tenemos estrés porque hemos cometido un error en el trabajo y no sabemos las consecuencias que va a tener en nuestro futuro inmediato. O estamos presionados por tratar de cumplir una tarea que nos toma varios días. Este estrés nos enferma. Por eso muchos estudiantes se resfrían durante los exámenes. En un período de miedo o zozobra el organismo produce cortisol, la hormona del estrés. Ella es la encargada de disminuir el sistema inmunológico”, aclaró.

“Yo mismo, recientemente, he practicado cirugías a pacientes con COVID-19 y no tengo miedo. Aunque sepa que me puedo contaminar no tengo miedo”, insistió el doctor, que tiene 77 años.

Estar listo para enfermar

La otra gran forma de prepararnos es reconocer que existe la posibilidad de enfermarnos y cuidar nuestro sistema inmunológico.

“En los actuales niveles de la pandemia lo aconsejable es portar las mascarillas, es la mejor forma de evitar el contagio”, subrayó.

Pero si nos contagiamos, “si somos personas sanas, hasta cierto punto, deberíamos darle la bienvenida a la enfermedad. Ya que el resultado de la lucha de nuestro organismo contra el virus será el fortalecimiento del sistema inmune. Lo dotará de anticuerpos esenciales para enfrentar futuras epidemias. Esa es la mejor vacuna”.

Fiebre

Tampoco nos debemos asustar cuando sintamos fiebre. “Indica que nuestro cuerpo está luchando contra un ataque foráneo y ha activado su primera linea de defensa. Hasta cierto punto, es una buena noticia”, explicó.

El doctor le aconseja a sus pacientes que no traten de bajar la temperatura con ninguna medicina. A no ser que se trate de un niño hasta los ocho años de edad. “Los niños no toleran mucho la fiebre y cuando alcanzan los 102 grados comienzan a delirar y puede afectarles las neuronas. Entonces, se le debe bajar la fiebre sin drogas, ni aspirinas, ni tylenol. Solo hay que friccionarle la piel para que le aumente la temperatura cutánea y pueda disipar el calor. Si la fiebre persiste, colocarle compresas de hielo en la ingle y en las axilas. O hacerle baños de agua a temperatura ambiente. Además debe tomar bastante agua. La fiebre en adultos es preocupante cuando alcanza los 103 grados”.

Una vez que sabemos que estamos contaminados, ¿qué tenemos que hacer?

“Lo primero es aislarnos para evitar contagiar a otras personas. Quedarnos en una habitación de la casa. Allí dentro no debemos usar mascarillas. Cuando estornudamos, tratamos de expeler el virus y contener lo que tratamos expulsar en nuestras propias narices no es saludable porque podemos inspirarlo de nuevo. El enfermo aislado debe usar servilletas desechables cuando estornude. Si necesita salir o alguien tiene que entrar a la habitación a ayudarle, ambos tienen que usar mascarillas”, recomendó.

Dormir

Algo fundamental para los contaminados es dormir. “Se debe dormir por lo menos ocho horas cada noche. Si la persona con virus no puede hacerlo, entonces, que se tome un valium de dos gramos para que se tranquilice y logre conciliar el sueño. Cuando duerma por dos días seguidos ocho o diez horas, se cura. Con ese descanso el organismo está conservando energías para combatir la enfermedad”.

¿Comer?

Para Lora es fundamental escuchar al cuerpo: “Una de las fronteras de defensa del organismo es el sistema digestivo y la piel. Muchas invasiones vienen a través del intestino. Por ello cuando enfermamos, no nos apetece comer porque nuestro organismo necesita concentrar todas sus energías en luchar donde se encuentre el virus y no debe perder tiempo procesando los alimentos”.

Pues nada, si se enferma, a no ser que su gravedad requiera ingreso hospitalario, aíslese, tómese un buen descanso, ingiera mucho líquido, no se atiborre de medicamentos y eche fuera todas las preocupaciones. Así se pondrá sano enseguida.

A la pregunta de por qué él recomienda no tomar medicamentos, el doctor Lora explicó: "Nadie conoce el virus, Hipócrates dijo: Lo primero que hay que hacer es no hacer daño, Primum non nocere. Lo que yo recomiendo es universal, por favor no tenga miedo”, concluyó.

cmenendez@diariolasamericas.com
@menendezpryce

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas