Embed

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope


MIAMI.- La imposición de multas y gravámenes a la propiedad por infracciones al alivio tributario a la propiedad, de hasta 50.000 dólares del valor por tasar, conocido como Homestead Exemption, alcanza cifras sin precedentes durante los dos primeros meses del año en Miami-Dade.

Así lo confirmó a DIARIO LAS AMÉRICAS el tasador de la propiedad del Gran Miami, Pedro García, al informar que “es la primera vez que se alcanza la cifra de 2,7 millones de dólares en penalidades” a propietarios durante los meses de enero y febrero.

Las cifras reveladas muestran que en el mes de enero las sanciones ascendieron a 1,586.457, mientras que en febrero el monto registrado fue 1,125.575. La suma de las dos cifras arroja 2,712.032 que, de acuerdo con García, es el valor más alto logrado durante los diez años pasados.

Con los números de los dos primeros meses del año en curso, teniendo en cuenta el reporte oficial, las infracciones de propietarios de viviendas en Miami-Dade llegaron a 125.402.949 dólares desde el año 2007. El mayor valor de multas se impuso en el año 2012 cuando se alcanzó la cifra de 23.991.193.

Solicitud

La exención homestead solo se otorga a los dueños de propiedades que vivan en las mismas, y es renovada de forma automática cada año. Dejan de ser elegibles a este beneficio aquellas personas que se mudan de la propiedad o la rentan, aquellos cuyos cónyuges ya reciben el beneficio en otra vivienda y la exención se retira cuando el solicitante original ha fallecido.

Acorde con los requisitos para obtener ese alivio fiscal, si el estatus del beneficiario ha cambiado el mismo debe reportar la nueva información a la oficina del tasador de la propiedad o de lo contrario estaría cometiendo un eventual fraude de evasión de impuestos.

Pedro Garcia
Pedro García, tasador de la propiedad de Miami-Dade.
Pedro García, tasador de la propiedad de Miami-Dade.

El pasado 1 de marzo venció el plazo para reclamar por primera vez el alivio tributario a una propiedad, aunque hay excepciones para solicitarla después de la fecha mencionada si ya era propietario y residía en el lugar antes del 1 de enero.

De cualquier manera, hay otras exenciones que suponen montos adicionales por disminuir del valor por tasar y podría reclamar, como puede ser por tercera edad, los viudos y viudas, las personas discapacitadas, los militares, los familiares de policías, rescatistas y bomberos fallecidos o heridos, entre otros.

“Es imprescindible residir en la propiedad por la que se quiere pedir la exención”, recalcó García.

Deberes

“Desafortunadamente, hay personas que reclaman la exención y luego alquilan la propiedad y no reportan que ya no viven allí, y por lo tanto incurren en una violación de la ley pensando que están burlándola para sacarle beneficio”, explicó el tasador de la propiedad de Miami-Dade.

También están los que alquilan una zona de la propiedad, los que añaden habitaciones, como los llamados efficiencies, reciben una remuneración y siguen reclamando el Homeasted Exemption, además de no pagar el impuesto por los ingresos.

Sorpresivamente, la mayor parte de los casos penados provienen de denuncias hechas por los vecinos.

“Puede ser un vecino que considera amigo pero un día se disgusta porque le estacionaron mal el carro o escuchó hablar mal de él desde el patio de su casa y manda una carta sin nombre a nuestra oficina presentando una denuncia”, dedujo.

Las penalidades son altas y vienen acompañadas de varios contratiempos. “Por ejemplo, un propietario infringe la ley por 10 años y se ahorra 10.000 dólares, pero un día lo descubren, o lo denuncian, y es probable que le deba al Gobierno condal entre 50.000 y 60.000 dólares”, argumentó García.

En ese caso, la persona que se ahorró 10.000 dólares tiene que pagar 5.000 de multa por el 50% que dejó de pagar, lo que elevaría la suma a 15.000. A esto se le agregaría un 15% de interés anual. O sea que en 10 años la deuda a pagar sería de 50 o 60.000 dólares.

“La propiedad no se pierde por impago de impuestos pero sí se le puede poner un gravamen, o lien, al título y si algún día quiere vender la propiedad, no recibirá el permiso de venta hasta que pague la deuda”, ilustró el tasador condal.

Luego recalcó que la ley es ciega y juzga por igual “a personas que incurrieron en la violación por desconocimiento que aquellas que dejaron de pagar sabiendo lo que hacían”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas