jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- El año que termina arroja para Miami un saldo ligeramente positivo. La ciudad cabecera del condado Miami-Dade despide 2017 con un nuevo alcalde, una Comisión renovada y la esperanza que las gestiones vayan a bien, a pesar de las diferencias que se perciben.

Atrás quedó la sonada crisis del zika en el verano anterior y las discrepancias que supusieron las medidas correctoras que ocasionaron daños a la economía local. Las cifras volvieron a relucir y el virus no arremetió contra Miami otra vez.

Comienzo

La mala nota comenzó tan temprano como en enero: el Censo Nacional calificaba a La Ciudad del Sol como el área metropolitana del país con mayor porcentaje de gasto del salario en alquiler.

El informe situaba al área metropolitana de Miami a la cabeza de la lista con 27% del salario empleado para alquilar una vivienda, seguida de Los Ángeles y Nueva York con el 25%, y San Francisco 24%.

El informe explicaba que hay ciudades, como San Francisco, donde el alquiler es más caro que en Miami, pero allí los salarios son mayores, y por lo tanto el porcentaje empleado es ligeramente menor.

Por ejemplo, el ingreso medio por familia en la ciudad californiana es 84.440 dólares al año, mientras Miami apenas supera la mitad de esa cifra con 43.000 dólares.

Por otra parte, la suspensión de la controvertida política de “pies secos, pies mojados” el 12 de enero, que otorgaba beneficios de residencia a los cubanos que “tocaran” tierra estadounidense, dejó atónito a una buena parte del exilio cubano en Miami.

Aire fresco

El Maratón de Miami cumplió 15 años y volvió a tener el mar, los rascacielos de la ciudad y South Beach por entorno.

“Comenzamos con 3.400 y ya contamos con más de 20.000. Eso demuestra cuánto ha crecido el maratón, a la par del crecimiento de Miami”, señaló el director de la carrera, Frankie Ruíz.

El certamen generó un impacto económico positivo de unos 52 millones de dólares para Miami y sus organizadores anticipan que esperan superar la cifra en su décima sexta edición, el 28 de enero.

Inmigrantes

En medio de una controvertida directiva del alcalde condal Carlos Giménez, quien el 26 de enero pidió a las autoridades carcelarias colaborar con las fuerzas de Inmigración, si detenía a un “infractor de la ley” y resultaba ser un indocumentado, el entonces alcalde Tomás Regalado y el comisionado Ken Russel convocaron al cuerpo legislativo municipal a “reafirmar su compromiso con la población más vulnerable de la ciudad, particularmente los inmigrantes indocumentados”.

De esta manera, la directiva de Giménez satisfacía la solicitud de la Casa Blanca de “condicionar ayudas federales a la colaboración con Inmigración”.

“Los inmigrantes, incluyendo a mi madre, construyeron esta ciudad, y no podemos darle la espalda”, señaló el comisionado Russell.

Congestión vehicular

Aun cuando las grandes ciudades del mundo padecen serios problemas de congestión vehicular, Miami podría estar a tiempo de mejorar su situación.

A la espera de una solución condal, como el llamado Smart Plan que supuestamente aliviaría ciertos corredores de tráfico y estimularía el uso del transporte público, Miami optó por consolidar la red del servicio gratuito de pequeños buses, los llamados trolleys, que cuenta con 10 rutas en la ciudad y más de cinco millones de usuarios al año.

Sin embargo, la firma especializada INRIX, que mide la cogestión de las vías vehiculares en más de 100 grandes ciudades del mundo, situó a Miami como la quinta peor del país, durante el año 2016, y décima del planeta en la indeseada lista.

Acorde al estudio, los miamenses emplean una media de 64,8 horas al año atascados en el tráfico, mientras los angelinos, en la ciudad californiana de Los Ángeles, que obtuvo el primer lugar en la indeseada lista, ocupan 104 horas.

¿Corrupción?

Fraudes internacionales, como los que sacuden a Odebrecht, Petrobras o la FIFA, fueron mencionados en Miami durante un simposio sobre lavado de dinero, en el mes de marzo, que pretendía abrir los ojos y evitar un escándalo similar en el sur de la Florida.

De esta manera, funcionarios federales y expertos litigantes instaron a banqueros en Miami a investigar más "profundo" en el historial de sus clientes y "rastrear" la procedencia del dinero.

Participantes del simposio, a cargo de la Asociación de Banqueros Internacionales de Florida (FIBA, en inglés), dijeron que el Departamento de Justicia estadounidense (DOJ) “tiene los ojos puestos en Latinoamérica y que los banqueros cada vez están más conscientes de ello”.

Sobrepoblación

Según un informe de American Institute of Architects, publicado en junio, el centro urbano de Miami reafirmaba su posición como la tercera mayor concentración de rascacielos en Estados Unidos, sólo después de Nueva York y Chicago.

A esto, sumábamos entonces el auge de las nuevas edificaciones financiadas por capital privado y el cuestionamiento de la infraestructura urbana, si estamos preparados para un auge de esta envergadura.

“Todas estas construcciones han sido coordinadas y sujetas a una tarifa de impacto que provee fondos para garantizar los servicios de policías, bomberos y alcantarillado”, entre otras prestaciones, aseguró el alcalde Regalado.

Sin embargo, el caos vehicular continúa creciendo. Las calles son las mismas de antes y la gran solución podría ser la anunciada construcción de un túnel, que conecte Brickell Avenue con Biscayne Boulevard.

Violencia

A pesar del perenne fantasma de la violencia con armas de fuego, sobre todo aquella que arremete contra jóvenes e incluso niños, Miami denotó una reducción de homicidios, aunque no suficientes, de 81 que fueron reportados en 2014 a 55 en los primeros 11 meses de 2017.

Jornadas de recaudación de armas de fuego, como el programa Gun Buy Back, que otorga 50 o 100 dólares, sin hacer una sola pregunta sobre el origen del armamento, podría ayudar a disminuir las cifras aún más.

Los robos y los asaltos también denotan una leve disminución y esto podría estar relacionado con la reducción del desempleo, que actualmente reporta 5% en la ciudad, y el aumento paulatino de la fuerza policíaca, que suma hoy más de 1.500 agentes del orden, “el más alto número registrado en la historia de Miami”, según las palabras de Regalado.

Crisis

El paso del huracán Irma por la costa suroccidental de la Florida provocó daños materiales y corte de fluido eléctrico en prácticamente toda la ciudad.

El alcalde Regalado habría regresado apresurado a Miami, de un viaje que realizaba a Argentina, para ocuparse de dirigir el plan de contingencia que prepararía a la ciudad para el eventual desastre y la posterior recogida de miles de toneladas de ramas y árboles que dejaron los fuertes vientos.

Regalado planteó la idea de demandar a la empresa de electricidad Florida Power & Light (FPL) porque, según sus palabras, tiene “licencia para matar” en la Florida y fue la causante de que el 95% de la ciudad de Miami quedara sin energía eléctrica, “por no realizar las podas preventivas de los árboles que, tras los fuertes vientos, cayeron sobre el tendido eléctrico”.

No obstante, la anunciada demanda no ha procedido hasta la fecha.

Elecciones

Aún antes de haber sido elegido alcalde, Francis Suárez era el escogido. Sin mayores adversarios, el hijo del primer alcalde cubano de Miami, Xavier Suárez, lograba el puesto de primer edil, el 6 de noviembre, con la aprobación del 85,81% del electorado.

Entretanto, la entrada de Joe Carollo en la contienda del distrito 3, que contaba con ocho aspirantes más, despertó ciertos capítulos de la historia reciente de Miami, cuando fue comisionado y alcalde de la ciudad.

Carollo, polémico para unos, sincero para otros, a quien sus detractores acusan de “aplicar tácticas para conseguir fines”, fue finalmente elegido comisionado en segunda vuelta, ante el desconocido Alfonso M. León, con sólo 15,12% de asistencia a las urnas.

Tras siete intentos, Manolo Reyes logró ser elegido comisionado. El nuevo representante del distrito 4, que antes tuvo al alcalde Suárez y al exalcalde Regalado por ediles, tiene entre sus primeras tareas el control del tráfico vehicular en zonas residenciales y el necesario incremento de las inversiones económicas.

Entre las primeras palabras de alcalde Suárez resaltó la necesidad de “acabar con las camaritas” en los semáforos que ponen multas. Un mes después, Suárez logró la necesaria aprobación de la Comisión municipal, tras varios intentos en administraciones pasadas, para eliminar el uso de las cámaras, a partir del 12 de febrero.

Ahora le toca al nuevo alcalde lidiar con la preocupante demanda del sindicato de bomberos y policías, a los que la Ciudad debe pagar unos 300 millones de dólares, según el fallo de un tribunal, por recortar sueldos y pensiones en 2009 para balancear el presupuesto.

“Tenemos que negociar eso cuidadosamente porque no creo que los empleados quieran llevar a la Ciudad a la bancarrota”, anticipó el alcalde Suárez.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas