sotalora@diariolasamericas.com

@sergiootalora

MIAMI.-Tal vez para los primeros meses del año entrante estén terminados los estudios para tres de los seis corredores que conforman el plan de transporte, conocido como el Smart Plan. Cada uno de dichos estudios cuesta 11 millones de dólares. Pero ya el alcalde del Condado Miami-Dade Carlos Giménez, en una entrevista para The Miami Herald, aseguró que no hay recursos financieros para construir vías férreas en tales corredores.

Por lo tanto, prefiere ser realista y ampliar rutas para que sean operadas por autobuses súper modernos, parecidos a vagones de tren, a un costo mucho menor que extender las rutas del metrorail hacia el sur o construir otras líneas del tren.

También dijo, en la misma entrevista, que en razón de los recortes en el presupuesto de la Nación propuestos por el presidente Trump, no sería probable que hubiera recursos federales para financiar los corredores. Por consiguiente la pregunta es si el Smart Plan, de la manera como se ha presentado, estaría a punto de morir o por lo menos en un preocupante estado de coma.

Está en desarrollo

Para seguir con el mismo simil, el presidente de la comisión del Condado Miami-Dade, Esteban Bovo, respondió, en entrevista para DIARIO LAS AMÉRICAS, que la opinión del alcalde “sería sólo la de un médico. Hay varios en la comisión y en quienes conforman el TPO (la organización encargada de desarrollar los planes de transporte del Condado) que piensan, incluido yo, que el Smart Plan es un proyecto que sigue en desarrollo. Estamos trabajando en la parte financiera con el fin de que podamos construir algunos corredores con vías férreas y otros con tecnologías distintas”.

Para Bovo, la directora ejecutiva del TPO, Aileen Bouclé, ha logrado conseguir más de 800 millones de dólares en nuevos fondos. Sacó del presupuesto actual del alcalde Giménez 360 millones de dólares, provenientes del impuesto del medio centavo [aprobado a través de referendo en 2002 para desarrollo del transporte público] y los reemplazó con dineros federales que ya tiene el Condado.

El estado de la Florida pone una suma equivalente y eso significa 720 millones de dólares “en nuevo dinero que se podría invertir en este momento”, precisó Bovo.

Dentro de las cuentas del presidente de la comisión, que también preside el TPO, se añaden 100 millones de dólares que tiene el CITT (el fideicomiso encargado de administrar los ingresos del medio centavo) en su cuenta de ahorros. Eso sumaría, por lo tanto, 920 millones de dólares.

“En septiembre tenemos que aprobar el presupuesto del Condado. Eso quiere decir, si afilamos un poco los lápices, que podría encontrar de pronto 50 millones de dólares en ese presupuesto, para llegar a 1.000 millones de dólares”, analizó Bovo, quien añadió que la propuesta de Giménez aumenta en 93 millones el presupuesto en comparación con el del año anterior.

Participación de la empresa privada

De acuerdo con el presidente de la comisión, “todavía hay bastantes movidas que se pueden hacer no sólo para desarrollar los corredores sino para operarlos y mantenerlos”.

Al respecto, planteó que aún no se ha hablado de la participación de los diferentes municipios por donde pasarían los nuevos corredores, ni de la empresa privadas, que ha demostrado interés en esos proyectos.

“Para no hablar de que el MDX [la autoridad de autopistas del Condado Miami-Dade] podría tener a su cargo el corredor este-oeste; que entidades como Brightline o Tri-Rail podrían desarrollar la línea del noreste o que el Turnpike estaría en capacidad de intervenir en el corredor de Kendall”, puntualizó Bovo.

Las opciones serían diversas. Además, sería factible que el CXS pudiera comprar la línea este-oeste y el sureste. La conclusión, entonces, es que “falta mucho por conversar antes de decir que hay cosas que no se pueden hacer”.

Bovo cree que para octubre o noviembre, habría ya disponibles 820 millones de dólares. “Esos fondos permitirían que hubiera ya un debate en la Comisión para escoger que corredor se haría”, agregó, y eso estaría dando la señal de que es mejor empezar proyecto por proyecto a esperar la financiación total de los seis corredores.

Congreso a la espera

Incluso el representante republicano Mario Díaz Balart, presidente del comité financiero de transporte, estaría esperando un proyecto del Condado para entregar dineros federales, según lo anunció Bovo.

Lo cierto es que una cosa es lo que pueda pensar el alcalde Giménez y otra la comisión o el TPO, al final las dos instancias que deciden qué se hará o no en materia de transporte.

Bovo es contundente: “no comparto la idea del alcalde de que los ferrocarriles es una modalidad de transporte del siglo XIX. Si estoy de acuerdo en que otras tecnologías pueden ser parte de la solución. Y la comisión y el TPO están de acuerdo conmigo”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario