MIAMI.- Una reciente investigación estatal descubrió que hubo negligencia a la hora de entregar permisos para la compra de armas en la Florida, todo porque había fallas a la hora de acceder al sistema donde se revisan los antecedentes.

Según la investigación, realizada por Tampa Bay Times, durante más de un año el estado de Florida no realizó verificaciones nacionales de antecedentes sobre decenas de miles de solicitudes de permisos de armas ocultas, lo que potencialmente permite que drogadictos o personas con enfermedades mentales porten armas de fuego en público.

Una investigación de la Oficina del Inspector General descubrió que en febrero de 2016 el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida dejó de usar una base de datos delictiva del FBI llamada NICS (National Instant Criminal Background Check System), que garantiza que los solicitantes que deseen portar un arma no tengan antecedentes descalificadores en otros estados. Un investigador descubrió que el empleado a cargo de las verificaciones de antecedentes no podía ingresar al sistema. El problema no se resolvió hasta que otro trabajador lo descubrió en marzo de 2017.

Durante ese tiempo, que coincidió con el tiroteo del 12 de junio de 2016 en el club nocturno Pulse que dejó 50 muertos, el estado vio un aumento sin precedentes en las solicitudes de permisos de armas ocultas. Hubo 134.000 solicitudes de permisos en el año fiscal que finalizó en junio de 2015. Los siguientes 12 meses batieron un récord, 245.000 solicitudes, que se volvieron a superar en 2017 cuando el departamento recibió 275.000 solicitudes.

Los empleados del departamento entrevistados para el informe llamaron a los controles de NICS "extremadamente importantes". Las licencias de armas ocultas "pueden haber sido emitidas a personas potencialmente inelegibles". Si salió no se llevaron a cabo, "esto podría causar vergüenza a la agencia", dijo el informe. El comisionado de Agricultura, Adam Putnam, ha convertido en una prioridad acelerar la emisión de permisos de armas ocultas desde que fue elegido en 2010.

En la actualidad hay 1,8 millones de titulares de permisos de armas ocultas en Florida. Ahora, el candidato republicano a gobernador de Florida promociona su expansión de permisos de portación de armas ocultas como uno de sus principales logros.

"La integridad del programa de licencias de nuestro departamento es nuestra más alta prioridad", dijo Aaron Keller, un portavoz del departamento, cuando se contactó el viernes. "Tan pronto como nos enteramos de que un empleado no revisó la información de descalificación no penal de los solicitantes, de inmediato lo despedimos, revisamos minuciosamente cada aplicación potencialmente afectada e implementamos salvaguardas para evitar que esto vuelva a ocurrir".

Sin embargo, Keller dijo que la base de datos de NICS se usa para "descalificaciones no penales" y durante este tiempo el departamento realizó verificaciones de antecedentes penales usando otras dos bases de datos, la base de datos del Centro de Información Criminal de Florida y la base de datos del Centro Nacional de Información Criminal.

Un informe del 5 de junio de 2017, obtenido por el Tampa Bay Times en una solicitud de registros, concluyó que la empleada a cargo de los antecedentes, Lisa Wilde, fue negligente.

El 7 de abril de 2016, 40 días después de que los registros muestran que el departamento dejó de usar la base de datos, Wilde informó al Departamento de Aplicación de la Ley de la Florida (FDLE, por sus siglas en inglés) que su conexión al sistema de verificación de antecedentes no funcionaba.

investigación sobre chequeos de antecedentes .png
Fragmento de la investigación sobre permisos de armas en la Florida.
Fragmento de la investigación sobre permisos de armas en la Florida.

Pero la investigación reveló que no hizo un seguimiento después de que continuó experimentando problemas y nunca volvió a acceder al sistema. En marzo de 2017, otro empleado se preguntó por qué el departamento no había recibido notificaciones de denegaciones recientemente, "lo cual era inusual".

El empleado se comunicó con FDLE, que maneja las apelaciones de denegaciones. FDLE respondió que no había recibido una apelación de un solicitante de armas ocultas desde septiembre de 2016, haciendo sonar las alarmas.

Aún no está claro por qué le tomó tanto tiempo a alguien darse cuenta de que las verificaciones de antecedentes no se completaron.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario