Embed

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- Nuevos aires de “separación” vuelven a soplar en la vasta zona de Kendall, en el suroeste del condado Miami-Dade, después de que dos “intentos” recientes, entre muchos otros del pasado, quedaron “archivados” tras una ordenanza de diciembre de 2017 que dejó en manos de todo el electorado la posibilidad de crear nuevos municipios en el Gran Miami.

Una nueva campaña con ese objetivo comenzó a ser promovida por el líder comunitario Cristhian Mancera y “varios empresarios del área”, quienes quieren –según la cabeza visible de la iniciativa– tener “un manejo directo de los impuestos que genera el vecindario y unos mejores servicios que los que hoy presta el Condado”, aunque son conscientes de que es “casi seguro” que la nueva ciudad traiga consigo un aumento en la carga impositiva a cada residente.

Entretanto, la visión de un líder comunitario cuestiona los alcances del proyecto “porque traería más impuestos y una nueva burocracia”, al tiempo que dos comisionados condales se pliegan a una “nueva legislación” que exige la recolección –en un término de 180 días– de un 20% de las firmas de residentes inscritos para votar en el área antes de darle su “bendición” y el consecuente impulso a este renovado propósito “independista”, que luego deber ir a las urnas en todo el condado.

El sector de Kendall se extiende sobre un área de 16.3 millas cuadradas y se encuentra en la zona adyacente al sur de Dadeland Mall, delimitado por las autovías Turnpike y US-1, entre el Snapper Creek Canal, al norte de SW 88 Street, y el Cutler Drain Canal en el sur.

Una nueva ciudad en Kendall

cristhian mancera kendall
Cristhian Mancera, promotor de la iniciativa en Kendall.
Cristhian Mancera, promotor de la iniciativa en Kendall.

Las palabras de Mancera suenan “llenas de optimismo”, como él mismo las describe. El proyecto que concibe con los empresarios Claudia Salazar y Juan Patrón busca convertir a Kendall en un municipio, que sería la número 35 de Miami-Dade, con una población aproximada de medio millón de habitantes, en dependencia de los límites que sean aprobados, lo que podría convertirla en una de las más pobladas del condado.

Mancera aseguró que el mejor ejemplo a seguir es Doral, erigida en municipio en el año 2003, “que era un área rodeada de basureros y hoy por hoy es una zona que ha surgido y nos enseña que es positivo tener un alcalde y un concejo municipal que se dediquen estrictamente a los intereses de sus residentes”.

Ante la pregunta ¿por qué tratar de separarse, en vez más de unir fuerzas y reclamar al Condado atención a lo que él estima está mal hecho?, Mancera respondió que desconoce por qué no hay una respuesta.

El promotor de la propuesta afirmó que no “descalifica” la gestión del alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, en lo que respecta a los servicios y atención que recibe actualmente la zona de Kendall “como un área no incorporada”, pero –subrayó– “esta parte del condado se encuentra estancada, con serios problemas de transporte y sin muchos lugares donde conseguir trabajo, y cuando la comunidad se ha quejado por estas situaciones, la respuesta del Condado ha sido que no hay presupuesto”.

Admitió que el paso siguiente requiere de una “campaña pedagógica” que costaría una suma de dinero que no tienen los impulsores de la iniciativa, “con el propósito de lograr que la gente se interese en darle su apoyo a la propuesta con sus firmas”.

Acorde con el procedimiento, los residentes deben reunirse durante al menos dos años con el fin de estudiar los pros y los contras en el proceso de creación de nuevas ciudades. Asimismo, se deben realizar los estudios pertinentes, debatir el tema en la Comisión del Condado y finalmente el proyecto debe someterse a una consulta popular en todo el Gran Miami, no solo en el área propuesta.

Uno de los puntos que podría generar controversia –que también reconoce Mancera– es la “casi segura posibilidad” de que sean incrementados los impuestos a los residentes de la proyectada ciudad. Sin embargo, desde su punto de vista, “hay gente que prefiere pagar un poco más si sabe que tendrá unos mejores servicios y unos impuestos bien manejados en su localidad”.

Mancera aportó a la entrevista el resultado de un estudio de la firma consultora PMG Associates, contratada por el Condado, en 2012, que recomendó que “todas las tierras dentro del límite de desarrollo urbano, que para la protección ambiental no sobrepasen el punto más allá del cual no puede haber desarrollo, sean convertidas en municipios finalmente”.

Sobre la posibilidad de que se genere una “nueva burocracia”, el promotor del proyecto explicó que ese es un aspecto “necesario”, dado que hay que crear puestos de trabajo en un nuevo ayuntamiento y posiblemente cuerpos de Policía y de bomberos, si no se contratan esos servicios con el Condado.

“Lo que pasa es que no ha habido la voluntad política de hacerlo porque hay empresarios que tienen toda la validez de decir que no les interesa porque no quieren pagar más impuestos, pero también están aquellos residentes que están fastidiados con la carente atención del Condado”, aseguró.

Otras miradas

Felix Lorenzo
El líder comunitario Félix Lorenzo.
El líder comunitario Félix Lorenzo.

DIARIO LAS AMÉRICAS consultó a los comisionados condales Joe Martínez y Javier D. Souto, cuyos distritos 10 y 11, respectivamente, tienen jurisdicción en Kendall. También hablamos con el activista comunitario Félix Lorenzo, quien hizo parte de uno de los denominados “consejos consultores municipales” (MAC), creado para la conversión de West Kendall en municipalidad, que no tuvo éxito hace un par de años.

El legislador Martínez, quien al regresar a la Comisión cumplió su promesa de campaña en el sentido de “ponerle freno” a dos “proyectos de ciudad en Kendall”, impulsados por su antecesor en el distrito 11 Juan Carlos Zapata, dijo que tiene “muy poco que decir, solo que si se recoge el 20% de las firmas, yo mismo llevaría ese proyecto a la Comisión”.

Martínez tiene claro que “aquí lo importante no es lo que yo quiera, sino lo que pidan los residentes y si eso es lo que quieren, yo los apoyaría en ese proceso”.

En ese mismo sentido se pronunció el comisionado Javier D. Souto, para quien “hace falta realizar un estudio serio y una consulta popular en alguna elección grande, para que así sepamos qué es lo que quiere el pueblo”.

Agregó que “yo nunca he tomado posición en estos casos, siempre respaldo que se haga lo que el pueblo quiera. Lo que si veo es cómo a la gente le van a tocar el bolsillo”.

En otra línea de opinión se manifestó el excandidato a la Comisión de Miami-Dade Félix Lorenzo. “Aquí lo que se quiere es crear una nueva capa de políticos para tener una nueva burocracia, con un proyecto que no es viable desde el punto de vista económico, financiero y social”, dijo.

Lorenzo integró el grupo MAC número 2, creado dentro del proceso de “separación” de West Kendall con el nombre de West End, y afirmó que si el Condado no presta unos buenos servicios, como algunas personas lo creen, lo pertinente es pedirle a los comisionados del área que “hagan valer el derecho de los residentes”, pero –insistió– “no hay porqué salir corriendo a crear una ciudad que solo obedece a intereses políticos”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las acciones emprendidas por Juan Guaidó y el Parlamento venezolano están en el camino correcto para generar un cambio político en Venezuela?

Las Más Leídas