jueves 1  de  diciembre 2022
Artes Plásticas

Viacrucis de los médicos cubanos, en muestra visual en Miami

El sábado 13 de agosto será la clausura de la exposición "La mano esclava", con un conversatorio donde habrá testimonios de médicos desde Cuba

Diario las Américas | GRETHEL DELGADO
Por GRETHEL DELGADO 12 de agosto de 2022 - 10:07

MIAMI— El sistema de salud de Cuba y la explotación de los médicos por parte del régimen de la isla han generado numerosas denuncias a instancias internacionales. Ahora, desde el arte, estos reclamos toman otra textura con la exposición La mano esclava, organizada por Outreach Aid to the Americas (OAA) y Umbrella Art Foundation (UAF) inaugurada el pasado 5 de agosto en Miami.

“Comunismo es esclavitud, y cada médico formado en ese sistema es para ellos, simplemente, una mano esclava”, se lee en la nota de la muestra de fotografía, que revela el fracaso de la “potencia médica comunista” y el uso de médicos como los “nuevos esclavos cubanos”. El equipo central que ha preparado la muestra de parte de Umbrella Art Foundation está integrado por Ana Olema (curaduría), Annelys Casanova (arte gráfico) y Diddier Santos (producción y documental). La exposición se puede ver en The Art Space: 729 SW 8th Street, Miami, FL 33130.

En charla con DIARIO LAS AMÉRICAS, Ana Olema abordó los detalles de la exposición.

¿Qué tal la acogida del público en la apertura?

La exposición abrió el viernes 5 de agosto, y el sábado tuvimos un gran evento, que fue la premiere del documental “Testigos”, que Diddier Santos realizó para el proyecto de Víctimas del Comunismo. El documental se basa en la historia de Yohana Arronte, una médico cubana que escapó, pero lo interesante es que desde lo personal va llevando a lo general. Muy emotivo. Ahí también participan el doctor Alfredo Melgar y la académica María Werlau.

El sábado tuvimos un conversatorio maravilloso donde también estuvieron otros médicos.

¿Cómo fue el proceso de investigación, búsqueda de testimonios y curaduría?

Ha sido un reto. Siempre nos preguntan: “¿Quiénes son los artistas?” El artista es la ciudadanía cubana que denuncia, que ha ido documentando con sus imágenes, con sus teléfonos, aún desde la precariedad, desde el anonimato. Varias de las imágenes fueron recibidas por un concurso que lanzamos. La ciudadanía se abocó a mandar imágenes, porque los artistas tienen un temor tremendo, el miedo de meterse con algo tan importante para la dictadura como lo es la medicina.

Nos preguntamos cómo usar esas imágenes y convertirlas en algo que trabaje dentro del universo artístico, desde la figura retórica. Ahí entramos en un concepto de curaduría creativa, donde se trabaja con estos elementos y se les da una vuelta, un giro, que los va llevando hacia las artes visuales.

Esta exhibición tiene un antecedente, que fue otra muestra hecha en 2021 en el museo de la OEA, El ropaje del silencio. Desde ese momento nos comenzamos a cuestionar cómo en el universo artístico la temática médica no estaba siendo abordada por los artistas. Esto tiene varias razones. Primero, porque el territorio de la salud, del hospital, de los policlínicos, es sagrado para el castrismo. Si algún artista o fotógrafo intenta hacer unas fotografías con una calidad profesional o con el tiempo necesario para no hacer unas fotos escurridizas o medio ocultas, esto es imposible. Sería castigado, censurado. Nuestra motivación fue el vacío de esta temática. Nos lanzamos con un pedido de la fundación Víctimas del Comunismo, que había tratado todo este tema, sobre todo el de las misiones médicas cubanas, la compra y venta de mano esclava.

La idea fue lograr una especie de experiencia inmersiva. Nos encontramos con la organización Outreach Aid to the Americas (OAA) y ellos nos invitaron a hacer algo más.

¿Qué podemos ver en La mano esclava?

Vas a encontrarte cosas como la obra “Es solo una portada”, donde, apelando a la ironía, ves en esa portada una serie de juegos donde la imagen muestra una realidad cruda, pero el enunciado vende una gloria de una potencia médica, que es un poco lo que vemos siempre. El mundo compra esta “potencia médica”, pero si te acercas lo suficiente puedes ver la realidad; es una especie de disonancia cognitiva.

La mano esclava-Cortesía/Ana Olema
Una de las piezas de la exhibición

Una de las piezas de la exhibición "La mano esclava".

Puedes encontrarte con otra obra como “Adorno floral”, a partir de una mujer cubana que tiene este rostro lleno de sarna, pues se ha extraído un patrón de una llaga, que se ha convertido en un adorno floral para una sábana. Cuando miras de lejos parece un adorno, y cuando te acercas es simplemente sarna.

Está “Departures”, donde ves uno de estos televisores que anuncian los vuelos en los aeropuertos, pero lo que estás viendo como tal son los nombres de los muertos por COVID y por negligencia médica en Cuba en general. Es muy fuerte porque es una especie de monumento.

También tenemos una serie de obras dedicadas a las misiones médicas. Son unos fotomontajes de Annelys Casanova, donde usando la estética de la propaganda soviética, denuncia el tema de las misiones.

Hay obras muy puntuales, pero todas nos llevan a esta experiencia inmersiva para el espectador.

¿Qué otras actividades planean hacer alrededor de la muestra?

El sábado 13 de agosto vamos a hacer la clausura y tendremos un conversatorio donde habrá testimonios desde dentro de Cuba y posiblemente hagamos algunos performances. Están todos invitados para que participen de la clausura. Es la oportunidad de ver las piezas y escuchar el conversatorio.

Vamos a tener afuera un camión con cuatro pantallas gigantes durante dos horas con mensajes y vídeos. Además, vamos a enviar 12.000 mensajes con ellos a personas que están en su base de datos. Un poco rozando con el activismo, tendremos megáfonos para que los asistentes puedan expresar su opinión.

Embed

https://twitter.com/VOC_Espanol/status/1554256161666244608

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar