MADRID.-El número de desempleados en España bajó por primera vez de los cuatro millones desde el inicio de la crisis económica, en 2008, con un total de 3,91 millones en el segundo trimestre de este año, según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La cifra, sin embargo, está todavía lejos de las registradas entre 2005 y 2007, antes de la crisis, cuando las personas sin trabajo no superaban los dos millones.

La tasa de desempleo se situó entre abril y junio de 2017 en el 17,22 por ciento, lo que supone un descenso de un punto y medio respecto al año anterior. En 2012 y 2013, los años más duros de la crisis económica en España, llegó a superar el 25 por ciento.

Entre abril y junio de este año, el desempleo registró el mayor descenso en un segundo trimestre desde que existen datos, un ocho por ciento (340.700 personas menos sin trabajo). En términos desestacionalizados, la variación trimestral fue del -5 por ciento.

En los últimos 12 meses, el desempleo disminuyó en 660.400 personas, lo que supone un descenso del 14,4 por ciento.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, se mostró "orgulloso" de los datos conocidos hoy aunque reconoció que el nivel de desempleo es todavía "intolerablemente alto" en España y que hay "cuestiones pendientes con la temporalidad" en el empleo.

Desde los principales sindicatos del país criticaron que el empleo que se está creando en el país es temporal y precario.

"España sigue encadenada a un modelo productivo basado en los servicios de bajo valor y un peso reducido de la industria, lo que nos condena a un empleo precario en lo contractual y de bajos salarios, con fluctuaciones estacionales e insuficientes para dar una oportunidad de empleo a las personas", expresó Comisiones Obreras.

El número de ocupados aumentó en el segundo trimestre del año en 375.000 personas respecto al periodo anterior (un dos por ciento), hasta un total de 18,8 millones. En términos desestacionalizados, la variación trimestral fue del 0,85 por ciento.

El empleo creció en 512.300 personas en los 12 últimos meses. La tasa anual es del 2,80 por ciento. Sin embargo, la población activa disminuyó en 148.000 personas, pese al leve repunte registrado en el segundo trimestre de este año.

El número de contratos temporales firmados fue considerablemente mayor que el de contratos fijos (255.900 frente a 93.600).

La ocupación aumentó principalmente en el sector de servicios (272.400 contratos más), a raíz de las contrataciones relacionadas con el turismo en Semana Santa y al principio de la campaña estival, en junio. En industria (65.700) y construcción (52.100) también subió y en agricultura descendió (15.200 menos).

El Gobierno español, del conservador Mariano Rajoy, prevé que la tasa de desempleo baje del 17 por ciento a final de año. Su objetivo es que hasta 2020 se cree todo el empleo destruido durante la grave crisis económica que golpeó al país desde 2008.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario