MADRID.- Una juez española dictó hoy orden de prisión incondicional sin fianza para el exvicepresidente del Gobierno regional catalán Oriol Junqueras y para 7 exconsejeros de su gabinete, acusados de los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en relación con el proceso independentista en Cataluña.

Además, la magistrada impuso una fianza de 50.000 euros al exconsejero de Empresa Santi Vila (quien dimitió antes de que el Parlamento regional declarase unilateralmente la independencia) para poder eludir la cárcel.

De este modo, la magistrada Carmen Lamela asume por completo la petición de la Fiscalía española y envía a la cárcel por riesgo de fuga y de reiteración delictiva a Junqueras y a los ocho exconsejeros que comparecieron hoy en la Audiencia Nacional española, según informaron fuentes judiciales.

Además de Junqueras, van a prisión los exconsejeros Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borràs (Gobernación), Raül Romeva (Asuntos Internacionales), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo), Joaquim Forn (Interior) y Vila (Empresa), este último hasta que presente la fianza.

La Fiscalía española también solicitó hoy que emita una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) contra el expresidente del Gobierno regional catalán Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros que no acudieron hoy a su citación por rebelión, sedición y malversación.

Según informaron fuentes jurídicas, la petición afectaría, aparte de a Puigdemont, a los exconsejeros Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura).

El fiscal pide que las órdenes se dirijan a las autoridades belgas al constar que los cinco han viajado a ese país.

Qué dicen los acusados

Según informan fuentes presentes en las declaraciones, los abogados de los exconsellers les han preguntado acerca de si hubo violencia en su actuación o les consta que haya existido durante la defensa del denominado 'procès' independentista. Estas preguntas pretenderían demostrar que no cometieron delito de rebelión, penado con hasta 30 años de cárcel.

Vila, posible candidato del PDeCat a la Presidencia de la Generalitat, ha matizado ante la magistrada que estuvo al lado de Puigdemont en todo momento y que abogó por el diálogo hasta el final. Hace siete días presentó su dimisión ante la negativa de Puigdemont a convocar elecciones.

Pasadas las doce del mediodía ha comenzado una vistilla conjunta tras la cual la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional decidirá las medidas cautelares a adoptar contra los investigados a tenor de la petición formulada por los fiscales del caso, Miguel Ángel Carballo y Pedro Rubira.

En el auto del pasado martes por el cual admitía a trámite la querella del Ministerio Público, Lamela dijo que existían factores para determinar la necesidad "de adoptar medidas cautelares de carácter real" ante la "gravedad y complejidad de los hechos aparentemente delictivos en este proceso", que, tal y como expone la Fiscalía en su querella, se remonta al 9 de noviembre de 2015, cuando arrancó el plan independentista en el Parlament.

El primero en llegar a la Audiencia Nacional ha sido Oriol Junqueras; tras él han llegado Raúl Romeva (Asuntos Internacionales), Carles Mundó (Justicia), Joaquim Forn (Interior), Jordi Turull (Presidencia), Dolors Bassa (Trabajo) y Meritxell Borràs (Gobernación). El último en hacerlo ha sido Vila, que a diferencia del resto, no ha recibido los aplausos ni la ovación de los miembros del PdeCat que les esperaban a la entrada de las dependencias judiciales.

FUENTE: dpa/Europa Press

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario