MADRID.- La Justicia española confirmó este viernes la prisión provisional para los líderes de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, encarcelados desde el 16 de octubre acusados de un supuesto delito de secesión.

Un tribunal de la Audiencia Nacional decidió, a petición de la Fiscalía, mantenerlos en prisión, a pesar de que las defensas habían solicitado su puesta en libertad alegando que ya no existe el riesgo de reincidencia, tras la proclamación de la independencia unilateral de Cataluña y la puesta en marcha de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno español para devolver a esa comunidad autónoma a la legalidad.

"Hemos alegado que las circunstancias en Cataluña han cambiado desde el momento en que su señoría acordó la prisión porque es conocido por todo el mundo que estando Jordi Sánchez en prisión se han sucedido una serie de hechos en los que él no ha tenido ninguna participación", señaló Jordi Pina, abogado de Sánchez.

A su juicio, "el escenario político es muy diferente, es un argumento que cae por su propio peso".

Consideró que lo ocurrido en las últimas semanas dificulta mucho "seguir manteniendo la tesis de que puede realizar alguna actuación de reiteración delictiva".

Los abogados alegaron también que no existe riesgo de fuga, puesto que sus defendidos se presentaron cuando fueron llamados a declarar, y destacaron que ambos se encontraban en prisión cuando el pasado 27 de octubre el Parlamento regional proclamó la república catalana.

El Parlamento regional catalán aprobó entonces esa declaración unilateral de independencia en un voto secreto, con el hemiciclo semivacío por ausencia de la oposición, sin alcanzar la mayoría de dos tercios que exige el reglamento de esa cámara y con la opinión jurídica de los letrados parlamentarios en contra.

En cuanto a la participación de su cliente el 20 de septiembre en el asedio por el que varios agentes de la Guardia Civil, que actuaban en calidad de policía judicial, permanecieron casi 24 horas encerrados en la Consejería de Economía catalana, los letrados aportaron grabaciones y material gráfico.

En esas imágenes, según las defensas, se muestra que Sánchez y Cuixart no impidieron la salida de la comitiva judicial, sino que, al contrario, la facilitaron.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela les envió a prisión al asignarles el papel de "promotores y directores" de ese asedio, con el que pretendían "impulsar y asegurar la celebración del referéndum ilegal de independencia y con ello la proclamación de una República catalana, independiente de España, contraviniendo con ello la Constitución".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario