Desde el pasado 17 de agosto es noticia la inminente llegada de un contingente de 497 médicos del régimen de Miguel Díaz-Canel a Italia. La información la dio a conocer el presidente de la región Calabria, Roberto Occhiuto: “Hoy por fin concluimos este acuerdo, escribiendo una hermosa página de cooperación entre el gobierno de Cuba, la empresa de servicios médicos de Cuba y mi estado. Decía antes con la embajadora, que tenemos una cosa en común, Cuba y Calabria, somos dos tierras resilientes y es lindo que se ayuden mutuamente. La mía es la región más pobre de Italia lamentablemente, con un servicio de salud que tiene tantos problemas, por eso es lindo que un país como Cuba ofrezca su aporte a una región que siempre mirará a su país con mucha gratitud y reconocimiento por lo que están haciendo por los ciudadanos calabreses”, declaró en un acto oficial realizado en la sede de la Embajada de Cuba en Italia, junto a la embajadora Mirta Granda.

Roberto Occhiuto expresó las típicas palabras de agradecimiento y solidaridad del ya conocido guion de la propaganda comunista. Pero ¿estamos ante un verdadero acuerdo de cooperación y solidaridad? Como Italia es un país democrático y la administración pública debe garantizar transparencia a sus ciudadanos, el Diario Las Américas tuvo acceso al documento titulado “Acuerdo Marco de Cooperación para la Prestación de Servicios Médicos y de Salud”, aprobado según decreto regional N° 87 de 17 de agosto de 2022, disponible en el Boletín Oficial núm. 177 de la Región de Calabria. A continuación, analizamos los detalles del acuerdo de interés público, firmado en Roma.

Te puede interesar

Por una parte, la “Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos, S.A.”, que se presenta con las siglas “CSMC, S.A.”, una empresa de capital íntegramente cubano y sede legal en La Habana, identificada con el número fiscal cubano (NIT) 30001869140, representada por Yamila Ramona de Armas Águila, en su calidad de “Presidenta de la Sociedad”, y por Víctor Ernesto Felipe Tamayo, en su calidad de "Vicepresidente de las Empresas”. Y, por la otra parte, el estado de Calabria, representado por su presidente, Dr. Roberto Occhiuto, a su vez Comisionado de Acta para la Salud Regional y la Emergencia Sanitaria.

Lo primero que salta a la vista es la forma como el político Roberto Occhiuto se expuso al firmar un contrato que beneficia a una dictadura de extrema izquierda e incluso promoverlo con todos los medios posibles, a pesar de ser un exponente del partido de centro derecha Forza Italia, dirigido por Silvio Berlusconi. Algo incomprensible según fuentes del propio partido que no supieron explicar la decisión de la firma de este acuerdo en plena carrera electoral hacia las generales del 25 de septiembre.

Es ampliamente conocido que la “Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos”, es una sociedad anónima controlada por el Ministerio de Salud Pública del régimen de Miguel Díaz-Canel, que en el 2011 asumió el negocio de la exportación de personal sanitario de Cuba y se presenta como una “Empresa de Servicios Médicos Internacionales”.

El acuerdo firmado con bombos y platillos prevé la llegada de 497 médicos cubanos, algo inédito para un país europeo, con un envío inicial de 137 médicos especialistas, en un período de ejecución de dos años. Vale recordar que, con la excusa de la pandemia COVID, los médicos cubanos tocaron suelo italiano por primera vez el 22 de marzo del 2020 en Crema (Lombardía), con una primera brigada de 52 personas; para luego llegar una segunda brigada el 13 de abril a Turín (Piemonte), con 38 personas. Los detalles de ambas operaciones son un secreto, pues fueron manejadas directamente por la Cancillería Italiana durante el estado de excepción creado como consecuencia de la emergencia sanitaria.

¿Pero son médicos de verdad? La “CSMC, S.A.” debe “garantizar que los trabajadores cubanos tengan las competencias y los títulos”. Pero ¿es posible confiar en un régimen dictatorial como el cubano? La respuesta nos la dio el presidente de la Federación Médica Venezolana, el Dr. Douglas León Natera: “estos extranjeros de origen cubano nunca presentaron sus credenciales en Venezuela y cuando logramos revisar al menos 100 expedientes que parecían credenciales, encontramos que no tenían título de médico. El nivel más alto de formación es el de técnico en salud, con estudios de hasta 3 años (en Venezuela la carrera de medicina tiene una duración de 6 años, nota del autor), y la mayoría eran carpinteros, taxistas y cultivadores de caña de azúcar, quienes habían hecho cursos rápidos de dos o tres meses de medicina simplificada y luego los enviaban a Venezuela”, advirtió.

Lo cierto es que con documento en manos podemos confirmar que cada médico le cuesta a la región de Calabria la suma total de 4.700 euros: si embargo, el médico cubano sólo recibe 1.200 euros al mes, pagados en Italia como “reembolso de gastos”, incluso “exente de impuestos” a pesar de ser un trabajo realizado en territorio italiano; y el valor restante de 3.500 euros será pagado directamente a las arcas del régimen en Cuba, mediante transferencia bancaria a nombre de “CSMC, S.A.”, en una cuenta en el “Banco Financiero Internacional”.

De esta forma, se confirma que el médico cubano solo recibirá el 25% del pago que la Región de Calabria pagará a la empresa estatal controlada por la dictadura. Cabe señalar que Cuba ha sido denunciada ante la Corte Penal Internacional y ante las Naciones Unidas por “trabajos forzados y esclavitud”: la ONG española Prisoners Defenders, en colaboración con el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), recogió 1.843 testimonios de ciudadanos cubanos que afirman que fueron obligados a trabajar en el exterior, confiscándoles luego el 80% de su salario básico (110 testimonios en 2019, 622 en 2021 y 1.111 en 2022).

Las llamadas “misiones médicas” son la mayor fuente de ingresos del exterior de Cuba: “en 2018 representó entre el 40% y el 50% de su balanza de pagos en el exterior”, se lee en el informe de Prisoners Defenders, que subraya que todo se hace bajo un sistema de coerción que incluye la confiscación de pasaportes en el extranjero, para evitar la deserción de los médicos; además de amenazas contra sus familias en la isla, violencia física e incluso acoso sexual.

En consecuencia, el acuerdo firmado por el presidente Roberto Occhiuto no solo ayuda a aumentar los recursos económicos de un régimen comunista violador de los derechos humanos, sino que también está destinado a apoyar un sistema de esclavitud y trata de personas ampliamente denunciado internacionalmente.

Pero no es todo, el Banco Financiero Internacional (BFI), la entidad financiera receptora del pago de servicios médicos de la Región está sancionada por Estados Unidos. “El BFI es un banco comercial controlado por militares de Cuba que se beneficia directamente de las transacciones financieras a expensas del pueblo cubano”, dijo el ex secretario de Estado Mike Pompeo, en un comunicado oficial difundido el 3 de enero de 2021. Una situación que evidentemente no es desconocida para los funcionarios de Calabria, dado que el artículo 4.8 del acuerdo establece que “en ningún caso se realizarán transferencias bancarias en dólares estadounidenses, ni se utilizarán bancos estadounidenses radicados en Estados Unidos”.

Una operación que al estado más pobre de Italia costará al menos 2,3 millones de euros anuales, si se alcanza la plantilla completa de 497 médicos. Esto sin mencionar el resto de las obligaciones de la Región de Calabria que incluyen: “los costos de transporte internacional y nacional; garantizar alojamiento, mobiliario y servicios (incluyendo electrodomésticos, utensilios de cocina, ropa blanca, agua, electricidad, internet, gas, teléfono, aire acondicionado y computadoras); seguro con cobertura de responsabilidad civil (necesario para el ejercicio de la profesión), así como todas las estructuras administrativas y logísticas necesarias”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.87%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.62%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26887 votos

Las Más Leídas