Todo el mundo ofrece fiestas de Nochevieja perfectas, el mejor local, la mejor compañía los mejores licores. Pero nadie te dice cómo debes comportarte, ni durante la cena, ni después al amanecer al bajarte de la ambulancia. Como el propósito de este columnista es hacer un mundo mejor –y acabar con el calentamiento de los periódicos-, hoy voy a ayudar en esta ardua tarea, después de horas de investigación científica en torno a unas botellas de Moët & Chandon y unas bolsas de confeti. A la luz de las conclusiones, aquí están mis consejos:

1. El primer brindis de Nochevieja es el único válido. Intenta decir algo solemne, como “¡por el Concilio de Trento!”, “¡por la Reina de Inglaterra”, o “ ¡por la raja de tu falta yo tuve un piñazo con un Seat Panda!”.

Te puede interesar

2. La corbata perfecta es cualquiera que no acapare más miradas que el escote de tu novia.

3. El panecillo que te corresponde es el que está al noreste, siempre y cuando mires desde el ángulo oblicuo de la tangente entre las agujas del reloj de la perpendicular de la órbita de las lunas de Saturno en días pares de años bisiestos.

4. En España la tradición es comer uvas a las doce de la noche del día 31. El español medio, por respeto a la tradición, antes y después de esa hora, se las bebe.

5. En Puerto Rico lanzan cubos de agua por la ventana en Nochevieja. Es una tradición que hace especialmente felices a los que festejan Fin de Año con un paseo por la calle a la misma hora.

6. Debido a las nuevas corrientes ideológicas, no saques bajo ninguna circunstancia a una chica a bailar. Da igual que sea tu mujer desde hace 50 años.

7. Aunque no estés en Puerto Rico, si alguien hecha hielo a la cerveza, arrójalo por el balcón. Es una tradición moldava, creo. Tíralo de todos modos y luego lo buscamos en la Wikipedia.

8. La etiqueta adecuada para el baile es la que va por dentro del vestido.

9. En la sobremesa es costumbre jugar al parchís en familia mientras se degustan los postres típicos navideños. Si de tu cubilete sale una peladilla, escupe inmediatamente el dado.

10. La única forma segura de abrir una botella de champán es con los dientes. Con los dientes del que esté sentado a tu derecha.

11. Enamórate en Nochevieja con toda la intensidad que consideres, pero procura no recordar nada al día siguiente. Si en la euforia apalabras una boda, procura no dar el paso definitivo: nunca firmes una fecha con el sacristán, aunque no tengas pareja y te parezca gracioso. Lo que se firma con un sacristán va a misa.

12. Si alguien se atraganta con mazapán, prueba a darle un polvorón. Si aún así no respira, dale agua. Si no drena, prueba con champán. Si no le baja y ves que todo eso empieza a solidificar, intenta moldearlo mientras llega el forense y vete buscando un abogado.

13. En un hombre, la ropa interior de color rojo no da buena suerte. Lo que da es vergüenza.

14. Si no eres capaz de acertar con el patrón de desbloqueo de tu teléfono en menos de trescientos intentos, prueba con tu móvil.

15. El Trivial es un juego de mesa muy divertido en el que gana el que más sabe de cultura general, es decir, el que sabe quién fue el maldito primer deportista de hockey sobre patines de origen etíope en ganar un mundial.

16. En Nochevieja, millones de personas en todo el mundo beberán cantidades ingentes de combinados “cuba libre”. La forma correcta de beber un Cuba Libre es exclamando al acabar un sonoro “¡Así sea!”.

17. Queda bien subir a Instagram una frase intensa en Fin de Año. Si tu onda es Alejandro Jodorowsky, Paulo Coelho y demás intelectuales del espíritu, mi consejo es que cojas cualquier cita de Ferrán Adriá y cambies “sardina” por “senda” y “langosta” por “energía”. Puedes probar con “una buena sardina es mejor que una mala langosta”.

18. Está de moda entre la gente adinerada pasar la Nochevieja en un crucero. Es igual que hacerlo en cualquier discoteca de moda: hay besugos por todas partes, todo el mundo parece estar flotando, y está lleno de tipos pálidos al borde de la náusea.

19. Cuanto más elegante es el vestido de las chicas, más diminuto es el bolso. Pero si eres un ladrón, cuídate: una mujer es capaz de llevar un kalashnikov dentro del bolso de Nochevieja aunque tenga el diámetro de un microbio joven.

20. Cada vez que alguien se hace selfie sacando morritos en la mesa, Dios mata a un gatito, y en Silicon Valley arrojan a un tuno por la ventana.

21. Los perros y mascostas en general, al entrar en el nuevo año, no sienten el mismo entusiasmo que tu. Trata de no sacarlos a bailar, sobre todo si tu mascota es un pez.

22. Las urgencias hospitalarias están colapsadas el día 31. De modo que si tienes previsto ir con el típico infarto inoportuno, haz el favor de quedarte en casa y no molestar a los borrachos que realmente lo necesitan.

23. Hay en los hospitales cada Nochevieja una cola específica para los que se han amputado un dedo mientras cortaban jamón. Los distinguirán porque tienen una mano con cuatro dedos y otra con seis –uno de ellos autónomo-. Cuando llegues a ella, evita a toda costa gritar en voz alta: “¿Quién es el último de la fila? ¡Que levante el dedo!”.

24. Si en la mesa hay marisco poco hecho, aparta los huevos.

25. Hay una costumbre muy elegante y distinguida en Nochevieja que es regalar una botella de champán caro a un columnista. (envíos a través de web@itxudiaz.com)

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas