Por @isaiaseblanco

Si bien la evolución de las tecnologías de la información catalizó la cultura del emprendimiento y renovación profesional en universitarios, adultos contemporáneos y visionarios de la tercera edad en toda Hispanoamérica, también ha servido como un importante impulso para la diversificación económica de una sociedad que comienza a dejar atrás el karma cultural relacionado con la “inversión de un negocio propio”.

Por otra parte, Instagram se ha convertido en el gran estimulante de un movimiento emprendedor en Latinoamérica que ve en la red social oportunidades de negocios y conexión con potenciales clientes a bajos costos.

Pero mucho antes de vender la ilusión del emprendimiento en la Web es fundamental sincerar que no se trata de un camino de rosas, ni tampoco apto para todo el mundo, porque la innovación en internet es un tema de personalidad y actitud más que de cualidades, ya que se requiere de un corazón de acero y una cabeza fría para mantener un ritmo de trabajo muy rápido en un entorno de constante cambio.

Precisamente en términos de visión de negocios, emprender un negocio desde casa no quiere decir un negocio “distendido, flexible y de a ratos”, sino todo lo contrario: un proyecto que requerirá horarios, dedicación, planificación, estructura organizacional y visión a futuro para poder hacerlo sostenible y autosustentable en el tiempo.

Ahora bien, una vez sincerada la realidad es momento de hablarle a las madres solteras, amas de casa, profesionales recién retirados por la jubilación o individuos que tras un “punto de no retorno” decidieron darle un giro a sus vidas con un nuevo proyecto de vida.

El gran punto a favor del emprendimiento desde casa es que se trata de una iniciativa de negocios con el menor costo de inversión-implementación posible [excepto los rubros artísticos o de fabricación casera] ya que lo único que se necesita es una computadora con conexión a Internet y un plan de negocios:

SetUp del ecosistema empresarial de emprendimiento en casa:

Es importante que el innovador entienda que su idea de negocios debe responder a un modelo de monetización para obtener ingresos y a un plan estratégico de operaciones para: analizar el mercado, segmentar la audiencia que desea atacar, definir el público objetivo al que se quiere dirigir y orquestar la tipología de mensaje para que se ‘venda’ su producto o servicio.

Las cinco ideas:

1. Servicios de consultoría profesional y asesoramiento en desarrollo humano: Acá es importante no caer en el lugar común del “coaching a distancia o terapeuta online”, sino que se trata de un área en la que el individuo se basa en su otrora experiencia laboral para potenciar habilidades técnico-estructurales de agencias de organizaciones vinculadas a su lugar de residencia.

2. Maquillaje, peluquería o manicura a distancia: Es interesante como mujeres emprendedoras crean redes de servicios estéticos a madres amas de casa o empresarias que no tienen tiempo para acudir a salones de belleza.

3. Fitness y entrenamiento físico personalizado: Instagram se ha convertido en una máquina de promoción de rutinas de ejercicios y dinámicas deportivas que ha abierto un gran marcado para que los profesionales de la gimnasia ofrezcan servicios personalizado a la medida de potenciales clientes.

4. En Europa el vertiginoso ritmo de vida que “le secuestra” el tiempo a padres de familia ha abierto un interesante campo de servicios de “encomiendas, recogida de paquetes, recibimiento de correspondencia, y otras actividades que no se pueden hacer por falta de tiempo; tales como traslado de niños a actividades deportivas o recreativas.

5. Por último la producción, desarrollo y mantenimiento de tiendas electrónicas ha emergido como un importante rubro en expansión en Florida, México, Panamá, y República Dominicana. Pero para abordar en éste rubro se requiere un avanzado conocimiento de diseño de interfaces, estándares HTML-CSS-JS y SEO [Search Engine Optimization para posicionar el producto en Google.

 

innovacion@isaiaseblanco.com
www.escueladeseo.com

Deja tu comentario: