Dos buenos amigos periodistas usan con frecuencia una frase, en su programa radial de alta sintonía en Miami : "de lo sublime a lo ridículo", como una forma común de manejar con facilidad y responsabilidad profesional sus variados segmentos de interés colectivo .

Ahora con su permiso lo usaré como una forma irónica, para responder la “dilatada inteligencia” de los autores de unos tuits, supuestamente partidarios de una adelantada precandidatura presidencial de un sector de la oposición y que dejan mucho que desear a ese respaldo.

Resulta que ahora para pretender ser candidato presidencial, según estos personajes, en Venezuela, además de ser inteligente, profesional universitario, políglota, valiente, manejar motos, ¡¡¡hay que comer chicharrón !!!Lo que faltaba !!

Creo que nuestros diputados a la AN tienen ahora una tarea más de tantas, que ocuparse de una enmienda constitucional para incluir, además de las ya existentes , todas estas nuevas sugerencias incluyendo la genial idea de “comer chicharrón”, símbolo del nuevo “pluralismo popular y democrático”.

Creo sin duda alguna que lograríamos una amplia revolución tecnológica, más allá de las alcanzadas en la actualidad por algunas empresas internacionales , y que seríamos los “pioneros” de la inclusión en el derecho constitucional, de la gastronomía preferida de los futuros presidente de cada país en sus respectivas leyes.

Ustedes se pueden imaginar a los colombianos incluyendo el “mondongo” , a los dominicanos su delicioso “asopao” de mariscos y a los brasileños su “feijoada” dominical, no digamos los cubanos con su “ropa vieja” y sus respectivos “moros y cristianos”, para citar unos simples ejemplos ilustrativos .

Creo que la profunda crisis moral, política, económica y humanitaria que nos afecta como tragedia permanente a los venezolanos, está tocando algunos en su sanidad mental , porque no hay otra explicación lógica que justifique tan descabellada propuesta.

Si fueron los infiltrados del G-2 , algunos de los grupos talibanes de internet o reales partidarios de la candidata o tarifados del régimen castro comunistas de Maduro , la conclusión es la misma están “locos e bolas”, o se fumaron las famosas “lumpias” de Aristóbulo ofrecidas a Chávez en su oportunidad.

Eximo de toda culpa a la candidata , y sus asesores políticos , víctimas de esta locura dimensional que escapa de sus manos y control.

Primero lo primero . ¿Como salir de este narco dictadura ? ¿Como propiciar el cambio de régimen y de modelo económico actual ? ¿Como recuperar la confianza perdida en la oposición por parte del pueblo venezolano, sumergido en una total indiferencia y anti parábolismo integral ? Estas interrogantes merecen respuestas inmediatas , en vez de pensar en “Comer Chicharrón con pelos”

La prelación política inmediata , no es comer chicharrón, requerimos para poder derrotar a la dictadura y salir de Maduro, no es seguir en la retórica repetitiva y divisionista de algunos líderes, sino dar un paso al frente con seriedad y responsabilidad política, deponiendo actitudes y agendas personales o grupales, y reorganizar la fuerza opositora, con una sola línea de acción estratégica y convergente, capaz de recuperar el espacio perdido en el seno del sufrido e espoliado pueblo de Venezuela. Impulsar la ayuda humanitaria es una necesidad urgente.

Hay que ser serio, responsables y coherentes con el ¡ Bravo Pueblo! venezolano no haciendo el triste papel de lo “sublime a lo ridículo”.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario