Recientemente una colega me preguntó: “Quisiera su opinión profesional. ¿Si su hija se fuera a aumentar los senos con implantes, cuál implante le recomendaría?”

Es importante saber que cada implante de senos tiene factores a favor y en contra. Los implantes se clasifican según la envoltura y el contenido. Hay envolturas lisas y corrugadas. El contenido puede ser de solución salina (agua con electrolitos en similar concentración a la del plasma), gel de silicón o un silicón firme llamado gummy bear.

Los de solución salina tienen la ventaja de que son los más económicos y si se escapa el contenido, no afecta la salud pues es simplemente agua con electrolitos. Con el pasar del tiempo esto implantes pueden desarrollar ranuras y desinflarse. Esto puede suceder en el 8 a 10% de los casos.

Cuando sucede, el paciente necesita una operación para extraer el implante desinflado y reemplazarlo por uno nuevo. Los fabricantes cubren el costo de la cirugía en los primeros 5 años y ofrecen un seguro aparte que cubre si se desinflan después de los 5 años.

Los implantes mamarios de gel de silicón han estado en el mercado desde principios de los años 1960. En la década de 1990 hubo una controversia importante que vinculó la migración de partículas en los implantes de gel de silicón a los ganglios linfáticos. Esto pudo ser la causa de enfermedades crónicas, artritis reumatoide, dolor en las articulaciones y otros padecimientos que los pacientes presentaron y llevó a que se suspendiera el uso de los implantes hasta que se realizaron más investigaciones. Estuvieron fuera del mercado durante aproximadamente dos años hasta que la FDA permitió su uso nuevamente. Tienen la ventaja de tener una consistencia similar al del seno normal y por eso son los favoritos de muchas personas. Sin embargo, las pacientes necesitan exámenes periódicos para ver que el implante no haya desarrollado ranuras y se haya salido el silicón. El costo de estos implantes es más alto que el de solución salina pero son más económicos que los Gummy Bear.

Para prevenir que la gelatina de silicón migrara a los ganglios linfáticos en caso de que se saliera de la envoltura, los fabricantes desarrollaron un silicón sólido que no migra a los ganglios linfáticos, por lo que se les ocurrió llamarlo Gummy Bear. Este implante tiende a ser más firme y proyectarse más, además de ser un poco más caro pero tiene menos efectos para la salud del paciente que los de silicón en gelatina.

Mi respuesta a la colega fue que la escogencia del tipo de implante depende de la prioridad y el presupuesto que tenga el paciente. Salino, más económico y menos riesgo a la salud. Silicón en gelatina, costo intermedio, consistencia más natural, pero requiere visitas periódicas al doctor. Silicón sólido es más firme, más costoso pero tiene menos efectos secundarios para la salud.

Si el gustó este tema o tiene alguno otro que le gustaría que escribiéramos, por favor déjenos saber a través de los medios sociales a https://www.facebook.com/Berajamed/ o Instagram/victorberaja.dr

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que leyes más estrictas sobre el control de armas evitarían masacres como la de Pittsburgh?

Las Más Leídas