En abril de 2019, el presidente Donald J. Trump, resolvió ponerle fin al acuerdo entre la Liga Mayor de Beisbol de EEUU y la Federación Cubana de ese deporte que permitía a los peloteros de la Isla firmar contratos, directamente, con los distintos equipos de Grandes Ligas. El convenio revocado, firmado en 2018, incluía el derecho de tal Federación a percibir “prima de traspaso” equivalente al 25%, de cualquier bonificación devengada por cada pelotero, una vez concretado su fichaje con equipo profesional de Estados Unidos.

La Major League Baseball, tiene con su equivalente de Japón, pacto similar al mencionado en primer término. Los peloteros japoneses no son elegibles como agentes libres sino después de sobrepasada determinada edad, pasantía de nueve años como jugadores y pago de su correspondiente “prima de traspaso”. Pero, en Japón, la beneficiaria de estas últimas es la referida liga, entidad totalmente controlada por particulares, mientras que la Federación cubana, por muy privada que se pretenda no es más que apéndice de la tiranía castrocomunista. De allí que, el pago de la “prima” en cuestión debe presumirse a favor del gobierno de Cuba y, por ende, en violación del famoso embargo o bloqueo, que pesa desde 1960.

Te puede interesar

En la revocatoria del señor Trump, además de esto último, privó la pésima reputación del gobierno castrocomunista en lo que se refiere al trato vejatorio que les dispensa a sus propios trabajadores en misiones en el extranjero. En un comunicado oficial, el alguna vez ministro de Economía de Cuba, Jose Luis Rodriguez, reportó que los ingresos en la Tesorería Pública por los servicios médicos prestados a terceros Estados, promedian los US $11.543 millones anuales. Lo que no dijo el alto funcionario, fue que tal suma es producto del robo descarado, de más de las tres cuartas partes de los salarios de los trabajadores cubanos que faenan costa afuera.

Cuando a comienzos de la llamada Revolución Bolivariana, se anunció la suscripción de un fementido “Acuerdo Integral de Cooperación” firmado con el gobierno de La Habana, este cronista, advirtió que sus cláusulas configuraban esclavitud contemporánea en perjuicio de los galenos cubanos, enviados a Venezuela (Cfr. “El Universal” 6 de noviembre de 2000, https://enopinion.tripod.com/esclavitud__venezuela.htm)

Carecía de sentido, acotamos en aquel momento, estigmatizar, de ninguna forma, ni a un solo trabajador-esclavo, víctima de tal trata. Lo pertinente era denunciar, como lo hicimos varias veces, la práctica que a la postre, ambos gobiernos felones, adoptaron como política de Estado.

Dos Relatorías Especiales de Naciones Unidas, la primera, sobre las Formas Contemporáneas de la Esclavitud y, la segunda, Sobre la Trata de Personas, tardaron 19 años -hasta noviembre de 2019, exactamente- en documentar lo que siempre estuvo a la vista. La consabida molicie de casi todo integrante del servicio exterior es historia que relataremos en otra oportunidad. https://spcommreports.ohchr.org/TMResultsBase/DownLoadPublicCommunicationFile?gId=24868

Más reciente, un juez federal afirmó la jurisdicción de los tribunales de Estados Unidos para dirimir la demanda que por alrededor de US $72 millones, intentó un grupo de trabajadores de la salud, cubanos, contra la Organización Panamericana de la Salud, OPS, por su presunto papel en la esclavización y tráfico humano entre 2013 y 2018. Las inmunidades del Derecho Público Internacional no amparan, a entes o personas, por sus participaciones en delitos atroces.

El mencionado ente multilateral, se prestó como “tapadera” o mamporrero, en “Mais Médicos” un programa tan espurio como el “Acuerdo Integral de Cooperación”, antes referido, por medio del cual se sometieron a la esclavitud más ominosa a alrededor de cinco mil trabajadores cubanos de la salud, enviados a Brasil.

La revocación del aludido acuerdo entre las Ligas Mayores de EE. UU y la Federación de Béisbol de Cuba, más la abominable práctica del gobierno de la Isla de convertir en mano esclava su propia fuerza laboral, me vienen a la memoria, ahora, que del “Campeonato Mundial de Béisbol Sub-23” que se celebra en México, desertaron -o más bien, se autoliberaron- 12 peloteros del seleccionado de Cuba. Pero las autoridades de esta última han descubierto que tales evasiones no fueron a causa de sus prácticas represivas, ni de su colosal fracaso económico, ni que sus ciudadanos no vislumbren futuro, ni a su impúdico esclavismo. Descubrieron, sencillamente, que el culpable de la mencionada estampida de peloteros es mister, Donald J. Trump. Lo de siempre, porque los culpables de todo lo malo, que ocurre en los regímenes narcocomunistas, son el Imperialismo y los imperialistas.

@omarestacio

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.36%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60008 votos

Las Más Leídas