Si la policía le detiene o arresta las decisiones inadecuadas que usted tome en ese momento pueden tener graves consecuencias en el desarrollo de los acontecimientos ulteriores.

Muy a menudo las personas, presas de las emociones y el deseo inmediato de justicia, se comportan de forma indebida ante un oficial de Policía. La falta de conocimientos sobre los derechos constitucionales puede causar que no los ejerza en el momento adecuado y por tanto ocasionar un efecto desvastador sobre las oportunidades que luego tendrá su abogado para defenderle.

¿Qué no debo hacer cuando me detiene un policía?

Cuando usted vea esas luces azules brillantes en el espejo retrovisor de su auto debe suponer que un oficial le va a interrogar. Si usted viene andando por la calle y un oficial se le acerca “por gusto” para hacerle unas preguntas o le quiere hacer un registro corporal, usted tiene que evitar estos cuatro errores comunes:

  • Luchar con el Agente.

Para nadie es secreto que existen policías que abusan de su autoridad. En las noticias se ven bastantes ejemplos de excesos policiales, de agentes que utilizan perfiles raciales para detener a sus víctimas, o sabemos sobre casos de acosos y otras conductas impropias. Si usted se encuentra con uno de estos agentes debe evitar una reacción inmediata, tanto física como verbal, por muy indignante que le parezca la situación.

Porque si usted se resiste a un arresto “injusto” o le responde de forma violenta a un policía que previamente le ha maltratado sólo servirá para ocultar la conducta ilícita cometida por el oficial. Y con su actitud puede servirle en bandeja de plata la coartada que necesita el agente para que usted sea enjuiciado por delitos que usted no ha cometido.

Si la policía sobrepasó sus límites, ya vendrá el momento para luchar. Su abogado criminalista podrá utilizar la conducta impropia del policía en su defesa y obtener, por ejemplo, la exclusión de pruebas ilegalmente obtenidas por el agente o lograr que los cargos sean desestimados.

También usted puede beneficiarse de las reclamaciones por daños y perjuicios por la violación de sus derechos civiles. Claro está, no estoy diciendo que usted no debe ejercer respetuosamente sus derechos constitucionales, pero repito reaccionar con violencia u hostilidad en ese momento podría tener un impacto negativo en su defensa y en las estrategias legales de su futuro caso.

  • Intentar “explicar” su versión de los hechos

De ver la televisión y las películas, ya sabe que tiene el derecho a permanecer en silencio cuando lo arrestan. Probablemente sabe que cualquier cosa que diga puede y va a ser usada en su contra en un tribunal de justicia. En ocasiones olvidamos esos derechos, uno piensa que si “solamente” le explica a los oficiales su versión de los hechos, ellos entenderán y su calvario terminará rápidamente, craso error.

Es comprensible que usted quiera explicar a la policía que "esto no es lo parece". Pero al hacerlo toma una decisión arriesgada. Cuanto más habla, más posibilidades tiene de decir algo que le implica o le lastima su defensa. Habrá un tiempo para contar su historia, pero no es en el momento de la detención. Nunca debe hablar con la policía antes de consultar con un abogado criminalista.

  • Acceder a un registro de su vehículo.

Si viene conduciendo su vehículo y es detenido para un control, el oficial puede hacer un registro de su coche sólo si pide su autorización. El asunto es que la policía no tiene derecho en absoluto de realizar una búsqueda en su auto en una parada de control de tráfico.

Por lo general un oficial sólo puede registrar su vehículo ante las siguientes situaciones:

  • El oficial tiene una orden de registro válida emitida por un juez.
  • El oficial tiene causa probable para creer que hay mercancía ilegal o contrabando en el vehículo como, por ejemplo, si huele a marihuana, ve una botella de cerveza abierta en el carro, un arma o drogas.

. Si usted es arrestado

  • Usted da consentimiento al registro.

Si usted autoriza el registro, cualquier cosa que el oficial encuentre en su carro, aunque no sea suya, puede y será utilizado contra usted. Al aceptar una búsqueda, le está dando innecesariamente a la policía y a los fiscales ventajas que van a utilizar en su contra. No importa el hecho previo al registro, su consentimiento significa que usted pierde las posibles defensas que pueden ser utilizadas para desmontar los cargos en su contra.

Por lo tanto, si un oficial le pregunta si puede realizar una búsqueda en su carro, incluso si un oficial demanda que usted consienta un registro, nunca de su consentimiento. Respetuosamente dígale que no y pida un abogado.

  • Tratar de representarse a sí mismo.

El sistema de justicia penal es un entorno peligroso para intentar ser un abogado amateur. El derecho penal es complejo, las reglas y procedimientos son complicados y sutiles y pueden cambiar rápidamente. Si intenta defenderse usted mismo, y no es abogado o no conoce sus derechos, lo más probable es que pierda. Si está pensando que podría ahorrar unos cuantos dólares siendo su propio abogado, primero hágase estas tres preguntas: ¿Cuánto vale su libertad? ¿Cuánto pagaría por estar más tiempo con tu familia? ¿Cuál es el valor monetario de su futuro?

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario