He oído decir a varios congresistas que defienden el paro que en Colombia hay una dictadura. Ellos se la adjudican al presidente Duque. Tenemos una dictadura; el dictador es el paro.

Nadie votó por el paro, no ha ganado ninguna elección y, sin embargo, pretende gobernar Colombia. No sé cuántos son, ni cuantos ciudadanos los respaldan, pero en una democracia se gobierna con los representantes elegidos por los ciudadanos. Puede y debe haber diálogos con la ciudadanía y espacios de participación ciudadana, pero no puede venir un paro a imponernos una agenda de gobierno. El paro, el dictador, ataca nuestra democracia.

Te puede interesar

El paro es el dictador que conculca los derechos de los colombianos. El paro ha decidido que quienes quieren trabajar no tienen derecho a hacerlo; bajo el paro se esconden las amenazas a los trabajadores, advirtiéndoles que tienen prohibido ir a sus puestos de trabajo. El paro, el dictador, viola el derecho a la libertad de manifestación y asociación; bloquean para que todos los ciudadanos participen de manera obligatoria en su manifestación.

El paro es el dictador cuyas medidas están generando pobreza en los hogares colombianos. El paro desaparece los empleos de miles de colombianos; el paro extermina miles de negocios colombianos. Al dictador no le duelen los 13 millones de litros de leche que diariamente tenemos que botar o los más de 11 millones de pollos muertos por hambre, ni le importan las cosechas represadas y perdidas de los campesinos, menos los 436 comercios vandalizados, ni los 889 bancos y cajeros destruidos, ni los más de 1.190 buses de transporte público atacados, ni las 236 estaciones de trasporte público vandalizadas…

El dictador del paro nos lleva al mismo destino que vive Venezuela. Allá ganaron para destruir el sistema productivo, aquí a punta de 3.107 bloqueos quieren destruirlo. El dictador decide qué puede o no circular por Colombia. El dictador del paro aborrece el libre comercio, y entonces arbitrariamente decide que los negocios exportadores tienen que ver cómo se les caen los contratos que con dificultad habían logrado en el exterior. El dictador dice que es para proteger la producción nacional e impide las exportaciones y no les cuenta a los colombianos que muchos productos se vuelven más caros. Al dictador hay que pasarle la lista de desaparecidos: empleos desaparecidos, negocios desaparecidos, riqueza desaparecida, oportunidades desaparecidas, salud desaparecida…

El paro dictador miente cuando incita a destruir, argumentando que no hay nada que perder. Como en Venezuela, luego de destruir el sistema productivo sólo quedará la pobreza; Colombia tiene mucha, 42%. Se proponen igualarnos en el 90% que tiene Venezuela. El paro ha incrementado el costo de la canasta básica de alimentación entre un 200% y 300%, haciendo más pobres a los pobres.

El paro dictador se siente por encima de la ley y viola derechos humanos de los ciudadanos: no pueden circular, no tienen seguridad. El dictador, además, legitima el uso de la violencia contra los ciudadanos. Miente diciendo que es la Policía; más de 12 mil manifestaciones y solo en 1.372 ha intervenido el Esmad y lo ha hecho porque la manifestación no es pacífica. Pretende el dictador que nadie pueda defender a la ciudadanía, exige que la Fuerza Pública sea retirada. Sabe el dictador que las fuerzas son la única defensa de los ciudadanos contra la criminalidad del vandalismo, del secuestro, la arbitrariedad. El dictador ha herido 1.222 uniformados, destruido 113 CAIs y 24 edificios de la Policía. El dictador asesina y hiere a nuestra Fuerza Pública, la acusa y la condena sin respetar ni la presunción de inocencia, ni el debido proceso. Todo un tirano es el paro.

Colombia no se dejará doblegar por la arrogancia y la violencia del dictador del paro. Para gobernar este país, tendrán que ganar las elecciones y encontrarán una barrera invencible de ciudadanos que una vez más decimos: no más violencia, no más bloqueos y que rechazamos los diálogos con quienes secuestran los derechos de los colombianos. Colombia libre, Colombia en democracia. ¡Abajo el dictador del paro!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.83%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.62%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.54%
40554 votos

Las Más Leídas