domingo 25  de  febrero 2024
OPINIÓN

En Cuba la mentira es otra manifestación del arte de su política de muerte

El sistema comunista imperante ha destruido la Casa Cuba y convertido en cenizas los sueños de fecunda prosperidad de muchas generaciones

Por Pbro Juan Lázaro Vélez González

Hace ya lamentablemente 64 años la nación cubana se desangra y muere no solamente moralmente hablando, sino en su misma esencia de ser Patria de todos, para convertirse en el imperio de una sola casta gobernante y violadora de todos los Derechos Humanos.

Una vez más y sin cansancio es urgentemente necesario ser voz de los que son privados de ella en la Isla de la muerte y al mismo tiempo cárcel de los inocentes presos políticos y de conciencia. Alzar la voz por tantos padres que sufren y se les rasga el corazón viendo no solamente ver a sus hijos llorar por el hambre infringido por la mediocridad de un sistema anacrónico y perverso en su esencia. También por el abrazo del último adiós, que sus hijos ofrecen al emigrar tras el sueño realizable en un país democrático y con libertad de oportunidades.

El sistema comunista imperante ha destruido la Casa Cuba y convertido en cenizas los sueños de fecunda prosperidad de muchas generaciones. Y eso no es perdonable en el juicio de la historia y tendrán que rendir cuentas por tantos crímenes de lesa humanidad.

Hijos de la Patria en ruina y decadente. Es hora de despertar la dignidad del No voy a ser cómplice de una dictadura que avasalla mi esencia y la de mi semejante y los pone de rodillas ante la miseria del hambre material y espiritual. Y satánicamente te dice: “Resiste con creatividad”. ¡Basta ya! de la resiliencia, que se convierte en tortura flagrante de tu única vida terrenal dada por el Altísimo para que sea vivida en libertad y dignidad. Permítete la cura de la metástasis provocada por la mentira política de un fututo mejor con reductores programas que nadie ve avanzar e igualmente de perversos que “la serie los juegos del hambre”. La liga de la paciencia no se puede estirar más, porque no hay más para dar, dice un buen amigo y hermano intelectual cubano y pinareño de alma y corazón.

Los hijos de la diáspora juntamente con los que viven en la Isla cárcel debemos despertar y renovar el corazón en la confianza de que es posible desde la fe la liberación y el cambio, que tanto deseamos. Que la Patria nos contemple orgullosa de saber obrar por el bien de nuestra Casa Cuba. Virgen de la Caridad Salva a tus hijos de tanto pesar y muerte. Intercede ante Jesucristo tu Hijo, para que se realice la renovación de la Nación en libertad de vivir en dignidad de hijos de Dios.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar