sábado 24  de  febrero 2024
OPINIÓN

En noviembre, los latinos deberían decirle NO a la izquierda radical

Desde que el presidente Trump asumió el cargo en enero del 2017, se ha podido observar el empoderamiento económico para la comunidad hispana
Diario las Américas | YALI NUÑEZ
Por YALI NUÑEZ

Este mes de noviembre, mi comunidad enfrenta una decisión crucial: pueden salir a votar por las políticas socialistas de las que tantos hispanos como yo huimos o pueden elegir cuatro años más con el presidente Trump, quien nos ha empoderado económicamente y lo haría una vez más.

En el transcurso de mi tiempo como directora de medios hispanos del Comité Nacional Republicano, un cargo que he desempeñado desde mayo de 2017, he visto de primera mano la implementación de políticas económicas que ayudan a los hispano-estadounidenses. También he presenciado el compromiso del RNC y la campaña Trump con el progreso de nuestra comunidad.

Desde que el presidente Trump asumió el cargo en enero del 2017, se ha podido observar el empoderamiento económico para la comunidad hispana. Previo a la pandemia de COVID-19 la cual interrumpió artificialmente el crecimiento económico de nuestro país, observamos una caída en la tasa de desempleo hispana que alcanzó un mínimo histórico de 3.9 por ciento en septiembre y un mínimo histórico en febrero. Adicionalmente, las empresas de propietarios hispanos se han beneficiado de la Ley de Empleos y Recortes de Impuestos del presidente, que incluyó la creación de Zonas de Oportunidad.

El compromiso del presidente Trump con el empoderamiento económico de nuestra comunidad también se ha hecho evidente en la negociación y firma del acuerdo de libre comercio USMCA. Este acuerdo comercial con México y Canadá aumenta el acceso de los empresarios hispanos a los mercados internacionales para sus productos y servicios. Más allá de la política comercial que prioriza el bienestar de nuestra comunidad, el presidente Trump también firmó la orden ejecutiva sobre la Iniciativa de Prosperidad Hispana para aumentar el acceso de nuestra comunidad a oportunidades tanto económicas como educativas.

En el RNC, me enorgullece ver a nuestra presidenta y a nuestro vicepresidente hablando directamente con nuestra comunidad hispana. Recientemente, también hemos organizado eventos comunitarios de recolección de alimentos y hemos ayudado a personas afectadas debido al impacto económico que provocó la pandemia de COVID-19.

Como una cubana-estadounidense que se fue de Cuba debido al régimen de Castro y ha logrado, en gran parte el sueño americano, distingo claramente la diferencia entre las políticas de mercado que han elevado a mi comunidad durante la administración Trump, y las políticas socialistas que propone la candidatura Biden-Harris.

En adición a una política doméstica fallida, en cuestiones de política exterior el exvicepresidente Biden ha señalado que volvería a la era de Obama-Biden, forjando vínculos diplomáticos más estrechos con el régimen comunista en Cuba; ignorando así la crisis actual en Venezuela y los abusos de derechos humanos en Nicaragua. Como cubana-estadounidense, me siento decepcionada con su enfoque en cuanto a este tema. El presidente Trump ha defendido los derechos humanos y los valores democráticos en el hemisferio occidental, él comprende el dolor de aquellos que han sido impactados negativamente por regímenes socialistas.

Los demócratas han tratado de explicarle al pueblo estadounidense por qué deberían votar por un cambio para los próximos cuatro años. Su mensaje es obsoleto, y sus posturas políticas son radicales e ineficaces; sería el camino equivocado para nuestro país. Necesitamos cuatro años más del presidente Trump y del vicepresidente Pence, quienes tendrán en cuenta los intereses de nuestra comunidad en casa y en el extranjero.

@YaliNunez

Directora de Medios Hispanos del Comité Nacional Republicano

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar