La biblioteca del Archivo General de la nación, en Washington DC, tiene entre sus exhibiciones un letrero de vidrio pintado, montado sobre una base de nogal, con la frase The buck stops here, que fue dicha por el presidente Harry S. Truman (1945-1953) y la hizo famosa, al tenerla en su escritorio en la Casa Blanca y utilizarla en innumerables ocasiones.

La locución significa más o menos “la responsabilidad es mía o está es la última parada”, que va en contraposición con "escurrir o pasar el bulto” que se interpreta generalmente como no asumir, no responder a los compromisos o evadirlos.

Te puede interesar

En su discurso de despedida al pueblo estadounidense, en enero de 1953, Truman dijo “el presidente, quienquiera que sea, tiene que hacer lo necesario para lograr un fin determinado. No puede pasar la responsabilidad a nadie. Ningún otro puede decidir por él porque este es su trabajo”, según recoge la página web de la institución federal.

Convencionalmente, un político de alto rango, que es acusado de incumplimiento de su deber en un momento de crisis nacional, debería asumir su responsabilidad y si estos hechos son lo suficientemente graves, no debería postularse a la presidencia de Estados Unidos.

Sin embargo, el hecho de que Donald Trump esté deshojando la margarita para anunciar si vuelve o no a la Casa Blanca, muestra claramente que en política hay matices, especialmente cuando se trata del expresidente.

La evidencia de los testigos durante las audiencias de la National Commission, que investiga los sucesos violentos del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de la nación, ha puesto en relieve que Trump no hizo nada para evitar que los manifestantes lanzaran el ataque, a pesar de pedidos para que interviniera y pusiera fin al caos.

El representante Adam Kinzinger (republicano de Illinois) dijo que Trump no sólo no intervino, sino que "decidió no actuar" durante las horas cruciales.

Trump por su parte, ha descrito la investigación del Congreso como “un tribunal canguro”, en referencia a un tribunal no oficial llevado a cabo para juzgar a alguien sin pruebas. Sus seguidores parecen estar de acuerdo con él.

Trump sigue confiando en que, si decide presentarse nuevamente, ganará la nominación republicana y vencerá a Joe Biden en 2024 para volver a la Casa Blanca en 2025.

Parece que cualquier cosa que surja de las audiencias será interpretada por sus adeptos como irrelevante o como una evidencia del sesgo demócrata.

Así, aunque las acusaciones contra Trump han aumentado desde que dijo que no aceptaba los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, ha mantenido un control férreo sobre su partido, disparando las interrogantes sobre si algún otro republicano dará un paso adelante para competir contra él.

Hay algunos que parecieran estar preparando el terreno discretamente.

Para muchos dentro del partido, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, podría ser el candidato republicano más probable para reemplazar a Trump, si éste no se presenta, aunque todavía insiste en que lo único que le preocupa es ser reelegido para su actual cargo.

El exvicepresidente Mike Pence, el exsecretario de Estado y exdirector de la CIA Mike Pompeo y la exgobernadora de Carolina del Sur y exembajadora ante Naciones Unidas Nikki Haley también cuentan como candidatos potenciales, aunque aún tampoco han declarado su interés.

Sin embargo, cualquier republicano que sueñe con la Casa Blanca ¿podría darse el lujo de desairar a Trump diciendo que se presentará como candidato en su contra? y ¿sería un suicidio político?

Incluso ante las crecientes acusaciones contra Trump relacionadas a su responsabilidad por acción u omisión en el asalto al Capitolio, no hay muchos republicanos con pretensiones presidenciales que lo quieran condenar.

Es por eso de que Trump tiene un control extraordinario sobre lo que sucede entre hoy y 2024, independientemente de las audiencias del 6 de enero.

Y por supuesto, si las elecciones de medio mandato dan a los republicanos una mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, entonces se cree que el impulso de Trump podría aumentar.

La política siempre implica un riesgo y tal vez la solución sea que los posibles candidatos republicanos no escurran más el bulto y asuman sus pretensiones políticas declarándose en contra de las aspiraciones de Trump por la Casa Blanca.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.66%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26435 votos

Las Más Leídas