Zendaya es el último producto de la escuela Disney, que ha fabricado tantos talentos multifacéticos. Desde Justin Timberlake y Ryan Gosling, pasando por Britney Spears, Miley Cyrus y Selena Gómez.

Los primeros retos en la carrera de estos talentos empiezan cuando termina su etapa en el canal de Disney: saberse manejar en el ambiente no es tarea fácil. A tan temprana edad son examinados bajo la lupa y cada decisión que tomen dictará para bien o para mal su destino.

Te puede interesar

En fin, muchos de ellos se pierden en las distracciones de la fama, algunos optan por salirse y dedicarse a una vida lejos de la industria y otros logran dar ese salto y moldear su imagen en un producto apto para todo público, sin olvidar su fanaticada. Así nace una nueva estrella, que si sigue navegando con éxito la galaxia Hollywoodiana llenará con ella cualquier tipo de pantalla por un largo tiempo.

Zendaya Coleman es un ejemplo. Tiene 22 años. Nació en Oakland, California, es cantante y actriz. Comenzó su carrera como bailarina y sus primeros pasos actorales dentro de Disney Channel los dio entre el 2010 y 2018. Primero interpretando el papel de Rocky Blue en Shake it Up y después coproduciendo la serie K.C. Undercover e interpretando el papel principal. En el 2019 Zendaya protagoniza su primera serie televisiva fuera de Disney: Euphoria, en HBO.

Sam Levinson, escritor y director, hijo del exitoso cineasta Barry Levinson (Wag the Dog, Toys, Rain Man) adaptó la serie israelí a la televisión americana. La serie se puede ver en su totalidad por HBO, producida por la casa independiente A24 en conjunto con HBO, el rapero Drake y el mismo Sam Levinson. Euphoria trata de la vida de un grupo de jóvenes en bachillerato lidiando con las consecuencias del uso desenfrenado de drogas, sexo, violencia y amor. Es la primera serie juvenil que produce el canal; misma casa de Sopranos, Sex & the City, The Wire y Game of Thrones.

Nos adentramos a la historia mediante la protagonista Rue Bennet (Zendaya) quien nos narra cómo llegaron cada uno de los personajes principales a donde están ahora y nos da a conocer el contexto del pasado y presente del elenco.

Rue Bennet es una adolescente adicta a las drogas con un vocabulario un poco avanzado para su edad. Vive con su mamá y su hermana menor, la cual presenció una sobredosis de Rue que casi le cuesta la vida. Con este rol, Zendaya acepta el reto de dar un gran salto de los personajes que representaba en Disney Channel.

La interpretación de personajes que sufren alguna adicción en la pantalla se ve desde hace muchos años, existen clichés y formas en las que muchos actores caen. Zendaya no es el caso. La actriz impresiona con su madurez y naturalidad en su interpretación. Zendaya se maneja con mucha seguridad al mismo tiempo que explora y va descubriendo el personaje de Rue. No la abandona nunca. Es fiel.

Zendaya acierta en no llevar su interpretación a algo espectacular, tampoco busca glorificar la vida desenfrenada de su personaje y esto es muy importante, ya que demuestra que está preparada para este tipo de papeles e ir moldeando su imagen viendo al futuro. Zendaya lleva la serie por las riendas, nos pasa del presente, al pasado, al futuro y no nos deja. Esta siempre allá y aquí, sirviendo como portavoz de este grupo de adolescentes, contándonos lo que sienten y piensan sin necesidad de buscar justificaciones. Es clara.

El estilo de la serie es ambicioso, algunas veces parece un video musical y se experimenta mucho con la cinematografía. Es una serie diferente que logra enmarcar el teenage angst de la generación. La serie cuenta la historia visceralmente con tintes exagerados y Zendaya es un aire que refresca la pantalla con su lenguaje corporal que encajan perfecto y hace buen contraste con todo el caos que sucede a su alrededor. Es balance.

Lo que no es exagerado es Zendaya y su interpretación. Siendo consciente del estilo en que la historia viene contada, se encarga de poner matices sin necesidad de hacer mucho. No le es necesario demostrarnos que puede ser una gran actriz, ella lo sabe y por eso se encarga solo de ser y estar presente. Es segura.

Su pasado como bailarina, la ayuda a ser consciente de cómo utilizar su cuerpo y esto pone matices en la forma como nos cuenta la historia. Cuando Rue se equivoca y falla en su vida, no los muestra con vulnerabilidad y honestidad, sin pedir perdón. Si bien su personaje tiene 17 años, habla de temas adultos como tal, mostrándole a su audiencia más joven lo importante que es encarar estos asuntos con seriedad, al mismo tiempo que le sugiere a los adultos como afrontar los llamados temas tabú con sus hijos. Es profunda.

Sin duda el papel de Rue Bennet le permite a Zendaya ponerse en muestra y sacar a la luz sus herramientas actorales. Es femenina y masculina, es seria e infantil, es descuidada y protectora, es mal criada y adulta. Lo sabe todo y nos muestra que no sabe nada. Es tan obvia cuando nos enseña los errores en que caen los demás, pero la verdad de lo que tiene en frente la atropella sin chance alguno. Rue está llena de contradicciones y Zendaya le pone color y gestos a cada una de ellas. Sabe usar su tamaño a favor y va saltando del drama a la comedia en segundos. Es multifacética.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario